18 de noviembre de 2007 / 11:06 / en 10 años

Temor por las ballenas jorobadas tras zarpar una flota japonesa

TOKIO (Reuters) - Una flota ballenera japonesa zarpó el domingo en una expedición que según los ecologistas pretende cazar por primera vez ballenas jorobadas, una especie favorita entre los turistas.

<p>Una flota ballenera japonesa zarp&oacute; el domingo en una expedici&oacute;n que seg&uacute;n los ecologistas pretende cazar por primera vez ballenas jorobadas, una especie favorita entre los turistas. En la imagen, el Nisshin Maru, un ballenero japon&eacute;s, abandona el 18 de noviembre el puerto de Shimonoseki. REUTERS/Greenpeace/Handout</p>

Una flota de embarcaciones encabezada por el Nisshin Maru, de 8.000 toneladas, partió alrededor del mediodía del puerto de Shimonoseki, en el suroeste de Japón, para navegar por el océano Antártico. Los operadores aseguran que el propósito de la travesía es realizar investigaciones.

El grupo ecologista Greenpeace afirmó que la misión de la flota es cazar ballenas con fines comerciales, y agregó que su embarcación Esperanza se encontraba frente a las costas de Japón, a la espera de poder interceptar las naves en los próximos días y exigir que regresen a puerto.

Japón, que asegura que la caza de ballenas es una tradición cultural, abandonó la actividad con propósitos comerciales en virtud de una moratoria internacional en 1986, pero al año siguiente inició lo que califica como investigaciones científicas en torno a la especie.

“Aunque somos objeto de tácticas malintencionadas de bloqueo por grupos ecologistas, tenemos que continuar con esto en el futuro”, dijo a la agencia Kyodo News Hajime Ishikawa, líder del equipo investigador.

Greenpeace aseguró que si la flota no cumple con la demanda de regresar, el Esperanza seguirá a la expedición para protestar por la caza de ballenas.

“Claramente se trata de caza comercial de ballenas disfrazada y el objetivo del Gobierno japonés es reanudar la caza comercial”, dijo a Reuters por teléfono a bordo del Esperanza Karli Thomas, líder de la expedición del grupo activista.

“Existe una moratoria contra de la caza de ballenas, y eso ha de reforzarse”, agregó.

La carne de ballena termina en supermercados y restaurantes japoneses, pero la preferencia está disminuyendo por lo que aún es considerado como una exquisitez.

La flota pretende capturar unas 850 ballenas de minke, que Japón dice son lo suficientemente abundantes como para cazarlas, además de unas 50 rorcuales comunes, que los ecologistas aseguran están en peligro, y 50 jorobadas, que son las favoritas de los observadores de ballenas por su comportamiento juguetón en el agua.

/Por Naomi Tajitsu/.*.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below