for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up
Noticias sobre Varios

La cumbre de Bali, bajo presión para eliminar objetivos de 2020

NUSA DUA, Indonesia (Reuters) - Estados Unidos instó el lunes a los países reunidos en una cumbre de la ONU sobre cambio climático a eliminar cualquier objetivo de reducción drástica de las emisiones de gases de efecto invernadero por parte de las naciones ricas para 2020.

Slideshow ( 2 images )

La cumbre intenta delinear las pautas de un nuevo pacto climático para ralentizar el calentamiento global más allá del 2012, cuando expiran los objetivos del Protocolo de Kioto.

“Es prejuzgar lo que sería el resultado”, dijo el principal negociador estadounidense, Harlan Watson, sobre un texto borrador que sugiere que las naciones desarrolladas deberían recortar para 2020 las emisiones de gases invernadero, entre un 25 y un 40 por ciento por debajo de los niveles de 1990.

Las Naciones Unidas quieren que las conversaciones del 3 al 14 de diciembre en Bali, que reúnen a más de 10.000 participantes, sirvan para lanzar negociaciones sobre un nuevo tratado global sobre el clima a ser adoptado en una reunión de la ONU en Copenhague a finales de 2009.

“No queremos empezar con números”, formuló Watson en una conferencia de prensa respecto de la búsqueda de un nuevo pacto para combatir las crecientes temperaturas que podrían acarrear más inundaciones, sequías, derretir los glaciares del Himalaya y aumentar los niveles del mar.

Un nuevo pacto ampliaría el Protocolo de Kioto de la ONU, que obliga a 36 naciones industriales a reducir la emisiones en un 5 por ciento entre el 2008 y el 2012, principalmente de la quema de combustibles fósiles, con relación a los niveles de 1990.

Estados Unidos ha rechazado el pacto y países en vías de desarrollo dentro del mismo, como China e India, no tienen objetivos para cumplir entre 2008 y 2012.

Los delegados dijeron que Washington y Tokio discutieron fuertemente en las reuniones del lunes en contra de la mención de una serie de reducciones de emisiones a largo plazo en un texto borrador, que establece las pautas para cualquier negociación futura.

El borrador también se refiere a evidencia científica según la cual, para 2050, las emisiones deberían reducirse en al menos un 50 por ciento por debajo de los niveles de 2000, para revertir los peores impactos del calentamiento global.

Las naciones pobres quieren que las ricas se comprometan a los recortes más profundos.

“Los números aún están en el texto. Ha habido mucha presión para quitarlos”, aseguró un delegado que conocía en profundidad las negociaciones sobre el borrador. Corrigió una declaración efectuada más temprano, según la cual se los había eliminado.

Un total de 176 países que ratificaron el Protocolo de Kioto acordaron en agosto el objetivo de reducción del 25 al 40 por ciento de las emisiones como una guía no vinculante para las naciones desarrolladas.

“Esto es inaceptable”, dijo Hans Verolme, del grupo ecologista WWF, sobre los esfuerzos para eliminar los objetivos.

Verolme destacó que el Panel del Clima de la ONU, sobre cuyo trabajo se basó el rango del 25 al 40 por ciento, recibió el lunes el premio Nobel de la Paz en Oslo.

“Nuestra opinión sobre Kioto no ha cambiado”, aseveró Watson. El presidente George W. Bush se opone al protocolo, diciendo que dañaría la economía estadounidense y que excluye erróneamente del cumplimiento de objetivos para el 2008 al 2012 a las naciones en vías de desarrollo, como China, India y Brasil.

/Por Emma Graham-Harrison/.*.

Nuestros Estándares: Los principios Thomson Reuters.

for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up