27 de febrero de 2013 / 9:44 / en 5 años

La economía sigue con tono contractivo, según el Banco de España

MADRID (Reuters) - La persistente debilidad de la demanda interna continuó arrastrando a la economía española en el primer trimestre del año, en su larga fase de contracción, dijo el miércoles el Banco de España.

La persistente debilidad de la demanda interna continuó arrastrado a la economía española en su larga fase de contracción en el primer trimestre del año, dijo el miércoles el Banco de España. Imagen de la sede del Banco de España en Sevilla el 21 de febrero. REUTERS/Marcelo del Pozo

“La escasa información relativa al primer trimestre de 2013 apunta, en líneas generales, a una prolongación del tono contractivo de la actividad, en un contexto de marcada atonía de la demanda interna”, indicó el boletín económica mensual que elabora la institución central.

El Banco de España recordó, basándose en las últimas cifras divulgadas por el INE, que la actividad económica del país habría registrado una contracción intertrimestral del 0,7 por ciento en el cuarto trimestre de 2012, tras la caída del 0,3 por ciento del trimestre anterior.

Según el Banco de España, el retroceso del PIB obedece a los débiles datos del último trimestre de 2012, caracterizado por una mayor contracción de la demanda nacional, solo parcialmente compensada por el mantenimiento de la trayectoria favorable del sector exterior.

En términos de tasas interanuales, el banco también recordó que el PIB habría disminuido un 1,8 por ciento en el cuarto trimestre. Como resultado de estas cifras, el PIB en 2012 habría caído un 1,4 por ciento en media anual.

Este jueves, el INE divulga los datos completos del PIB del cuarto trimestre de 2012.

LA ENCRUCIJADA: DÉFICIT VS CRECIMIENTO

España se enfrenta este año a un difícil reto: dar respaldo a su moribunda economía y perseverar en su política de rigor fiscal, como le exige Bruselas.

“Tenemos que combinar los esfuerzos fiscales, en una senda sensible, con las reformas estructurales que favorezcan el crecimiento”, dijo el martes el ministro de Economía, Luis de Guindos, durante una cumbre de Reuters con diversos líderes europeos.

Pese a que la Comisión Europea parece dispuesta a conceder más plazo a España para recortar su déficit fiscal, economistas creen que las bases del crecimiento están tan dañadas - sobre todo con un mercado laboral que acumula cerca de 6 millones de personas desempleadas - que será difícil volver a tasas sostenibles de crecimiento.

“La política de consolidación fiscal ha sido como el fármaco que ha aliviado una grave enfermedad, pero ha devastado otros órganos. Ahora es cuestión de buscar y acertar con las preferencias”, dijo un analista que pidió la confidencialidad.

Solo pocas horas antes de que la oficina española de Estadística haga oficial el PIB del cuarto trimestre de 2012 - de confirmarse el dato preliminar sería su segunda mayor caída desde 1970 - el presidente del Gobierno Mariano Rajoy, avanzó que el déficit del total de las administraciones públicas cayó el año pasado más de dos puntos porcentuales hasta el 6,7 por ciento del PIB, solo cuatro décimas por encima de la meta oficial.

“El dato es bueno porque (el déficit) pasa de una situación en que estaba aparentemente descontrolado y esta cifra refleja que sí es posible controlarlo”, dijo Nicolás López, director de análisis de M&G Valores.

Pero la otra cara de la moneda está relacionada con el crecimiento.

“El corolario de este historia es que el impacto que el ajuste presupuestario tiene sobre el crecimiento económico es superior al saneamiento financiero y de esto comenzamos a tener pruebas significativas”, dijo Emilio Ontiveros, presidente de Analistas Financieros Internacionales.

De hecho la ratio deuda/PIB se está acelerando en España en los últimos años.

Datos del Banco de España divulgados el pasado mes de diciembre revelaron que el volumen de la deuda pública de las administraciones públicas españolas alcanzó los 817.164 millones de euros en el tercer trimestre del año, frente a los 804.615 millones del conjunto del segundo trimestre.

Desde esta óptica, Ontiveros apuntó el beneficio que para el conjunto de la economía supondría una distribución temporal y sensata del calendario de consolidación fiscal.

Antes de que la CE se pronuncie en mayo sobre los nuevos plazos que eventualmente concederá a España para cumplir con sus objetivos se consolidación fiscal, el país debería reducir su déficit fiscal este año hasta el 4,5 por ciento del PIB al mismo tiempo que se estima una contracción del PIB del 0,5 por ciento.

Sin embargo, este escenario contrasta con la última batería de proyecciones macroeconómicas elaboras por Bruselas, que sitúan el déficit público español en el 6,7 por ciento y la contracción el PIB en el 1,4 por ciento en 2013.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below