6 de diciembre de 2012 / 11:44 / en 5 años

El tifón Bopha mata a 379 personas y barre refugios en Filipinas

NUEVO BATÁN, Filipinas (Reuters) - Los servicios de rescate buscaban el jueves entre el barro, los escombros y los árboles caídos a supervivientes del paso de un poderoso tifón en el sur de Filipinas que mató a casi 400 personas y dejó casi la misma cifra de desaparecidos.

Los servicios de rescate encontraron el jueves con vida a un hombre de 54 años que sobrevivió dos días a base de cocos después de que un poderoso tifón destrozara el sur de Filipinas, matando a 342 personas y dejando cientos de desaparecidos. Imagen del 6 de diciembre de uno de los supervivientes, Carlos Agang, en la camilla en la que fue trasladado tras ser rescatado en el pueblo de Nuevo Batán, en la provincia del Valle de Compostela, en el sur de Filipinas. REUTERS/Stringer

El tifón Bopha, con vientos de hasta 120 kilómetros por hora y rachas de hasta 150 kph, se desplazaba con dirección oeste-noroeste en el centro de Filipinas y se esperaba que el viernes llegara al mar de China Oriental, después de destrozar la isla de Mindanao, rica en recursos naturales.

La Agencia Nacional de Desastres indicó que 379 personas perdieron la vida después de que Bopha desatara aluviones e inundaciones junto a la costa y en localidades costeras y mineras del interior en las provincias del Valle de Compostela y Davao Oriental.

El número de muertos podría aumentar, puesto que los responsables gubernamentales en estas provincias han informado de un gran número de desaparecidos.

“Es la primera vez que un tifón del tipo tres cruza nuestra provincia”, declaró el gobernador del Valle de Compostela, Arturo Uy.

“Evacuamos a la gente de las riberas y las costas, pero las inundaciones y los fuertes vientos golpearon no solo las riberas, sino también lugares en los que los ciudadanos se suponía que estaban seguros”, agregó.

El gobernador afirmó que solo en su provincia hay casi 600 desaparecidos y explicó que un edificio, un centro sanitario y un tribunal cubierto en Nuevo Batán en el que se refugiaron los vecinos fueron arrasados por el agua y el barro.

Alrededor de 20 tifones golpean Filipinas cada año, y suelen causar muertos. Hace casi un año, el tifón Washi mató a 1.500 personas en Mindanao, aunque la mayoría tocan tierra más al norte.

SUPERVIVIENTES

Los rescatadores sacaron con vida a un hombre de 54 años que sobrevivió dos días a base de cocos.

Un grupo de voluntarios llevó a Carlos Agang a un lugar seguro después de encontrarlo con la camiseta rota, una pierna fracturada y varios golpes, agarrándose a una roca en un río en el pueblo de Nuevo Batán, en el valle de Compostela, la provincia más perjudicada por el paso del tifón Botha.

“No me lo puedo creer. No esperaba ver a gente sobrevivir durante dos días después de ser barridos por inundaciones y barrio”, dijo a Reuters el bombero voluntario Mark Roman Jumilla.

“Durante dos días, sobrevivió a base de cocos y agua. Perdió a su familia cuando las aguas barrieron un refugio temporal al que había acudido con su familia”, agregó.

Los rescatadores también encontraron a una mujer embarazada en la otra ribera del río con su hijo de un año después de escapar de la inundación que arrasó su casa.

“Pasó tan rápido. El agua llegó corriendo hacia nosotros cuando dejábamos la casa para ir a un lugar más seguro”, dijo a Reuters Lenlen Medrano, de 23 años, cuando estaba siendo transportada en camilla por unos soldados.

“Recé mucho una y otra vez hasta que nos encontramos en la orilla”, agregó.

Un fotógrafo de Reuters vio cuatro cadáveres cerca del lugar en el que Agang fue rescatado. La corriente era muy fuerte, lo que dificultaba la tarea de los servicios de rescate.

El secretario de Medio Ambiente, Ramon Paje, dijo que la minería a pequeña escala es parcialmente responsable del desastre, y añadió que funcionarios del Valle de Compostela dieron permisos incluso a pesar de que el Gobierno nacional no permitía la minería a pequeña escala en la zona.

PETICIÓN DE AYUDA

La Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Roja hizo un llamamiento urgente pidiendo 3,7 millones de euros con los que ayudar a alimentar y dar refugio a 50.000 personas en las zonas más golpeadas del sur de Mindanao. Casi 200.000 personas se encuentran en refugios, la mayoría tras perder sus casas.

El general Ariel Bernardo, al frente de una división del Ejército, dijo que un buque de la Armada iba a llevar comida, agua y otros bienes a tres localidades costeras aisladas al hundirse los puentes, dañarse las carreteras y cortarse la luz.

El Partido Comunista de las Filipinas emitió un comunicado en el que ordenó a la guerrilla maoísta que suspenda sus ataques al Ejército y ayude en las tareas de rescate.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below