16 de noviembre de 2012 / 16:33 / en 5 años

Israel dice que no quiere guerra mientras reúne tropas y tanques

JERUSALÉN (Reuters) - Israel reunía tanques y tropas frente a Gaza y el Ejército dijo el viernes que ha llamado a 16.000 reservistas, signos de una posible invasión inminente del enclave palestino tras 48 horas de ataques aéreos.

Israel reunía tanques y tropas frente a Gaza y el Ejército dijo el viernes que ha llamado a 16.000 reservistas, signos de una posible invasión inminente del enclave palestino tras 48 horas de ataques aéreos. En la imagen, soldados israelíes preparan transportes blindados de tropas cerca de la frontera con la Franja de Gaza, el 16 de noviembre de 2012. REUTERS/Ronen Zvulun

Aviones de combate, naves no tripuladas y helicópteros parecieron desviar su atención de los lugares donde se sospecha que los palestinos disparan cohetes hacia la frontera norte de Gaza, donde sus bombas crearon pasillos de incursión despejando minas de tierras o arsenales de guerrillas.

La movilización es de todo menos secreta y los detalles subidos a medios sociales por el Ejército israelí parecen una clara advertencia a los islamistas de Hamás que gobiernan Gaza para forzar una tregua.

“No es nuestra intención ir a la guerra, y confiamos en que esta operación no llevará un minuto más de lo necesario”, dijo el presidente israelí, Shimon Peres.

Desde que luchó en 2006 contra las guerrillas libanesas de Hezbolá hasta quedar en tablas, Israel ha refinado el entrenamiento de sus tropas regulares y podría organizar una invasión por tierra con poco tiempo.

Las declaraciones públicas del primer ministro, Benjamin Netanyahu, sugieren que una escalada similar tiene la aprobación preliminar del gabinete.

Entre las unidades ya acuarteladas frente a Gaza está la brigada israelí de paracaidistas, cuyo comandante, el coronel Amir Baram, dijo el mes pasado que al planear las tácticas estudió las escaramuzas de la Primera Guerra Mundial entre las fuerzas británicas y los turcos otomanos.

El ministro de Defensa, Ehud Barak, dijo al Channel 2 que si sus tropas recibieran orden de intervenir, “tendrán que ir casa por casa, y entonces necesitaremos las lecciones del pasado”.

RIESGO DE CRISIS

Entre esas lecciones aprendidas está el que los empobrecidos 1,7 millones de habitantes de Gaza son vulnerables a las crisis humanitarias, lo que podría suponer una controversia internacional para Israel.

Desde la última guerra en Gaza en 2008 y 2009, el Ejército dice que ha asignado a parte de sus regimientos “oficiales de ayuda” que hablan árabe para dirigir a los civiles palestinos lejos del peligro.

A juzgar por el ritmo de las ofensivas anteriores en Líbano y Gaza, podría llevar varios días más entrenar y equipar a los reservistas israelíes para intervenir.

El Ejército declinó dar detalles sobre dónde servirían los reservistas, pero los medios locales indicaron que se ha incluido personal de unidades de retaguardia que hacen sonar las sirenas durante ataques de cohetes desde Gaza y asesoran a la población sobre dónde guarecerse.

Los reservistas convocados el viernes forman parte del total de 30.000 que ha autorizado a reclutar el Ministerio de Defensa.

La escala de la posible movilización hizo que un comentarista en la Radio del Ejército israelí bromeara en antena sobre que tantos soldados corrían el riesgo de “tropezarse unos con otros” en Gaza.

“CALMA PARA EL SUR”

Yossi Peled, ex general y ministro retirado hace poco del gabinete del partido conservador Likud, al que pertenece Netanyahu, dijo que Israel no aspira a derrocar a Hamás ni aplastar sus guerrillas en batallas de “victoria”.

“Calma para el sur (de Israel), ese es el objetivo de la operación”, dijo a la televisión pública, refiriéndose a los años de salvas esporádicas de cohetes y morteros por parte de Hamás y otras facciones de Gaza que han surgido en las últimas dos semanas.

Aunque al menos 340 de los misiles se han disparado desde el estallido violento del miércoles, los israelíes dicen que han hecho avances estratégicos sobre el terreno al destruir unos 20 cohetes Fajr con alcance de 75 kilómetros, capaces de golpear el interior de Israel.

“Puede que les queden unos pocos, pero ya no es la amenaza que era”, dijo una fuente de seguridad, a pesar de que Hamás y sus aliados lograron disparar cohetes sobre Tel Aviv y Jerusalén el viernes, sin causar daños ni víctimas.

Ambas ciudades estaban antes lejos del alcance del armamento palestino.

/Por Dan Williams/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below