13 de noviembre de 2012 / 21:43 / en 5 años

Investigan a un comandante de EEUU en Afganistán por el caso Petraeus

WASHINGTON (Reuters) - El escándalo que involucra al ex director de la CIA David Petraeus se amplió el martes, cuando responsables de Defensa de Estados Unidos dijeron que estaban investigando mensajes “insinuantes” entre el general John Allen, principal comandante del país en Afganistán, y una mujer que está en el centro del escándalo.

El escándalo que involucra al ex director de la CIA David Petraeus se amplió el martes, cuando responsables de Defensa de Estados Unidos dijeron que estaban investigando mensajes "insinuantes" entre el general John Allen, principal comandante del país en Afganistán, y una mujer que está en el centro del escándalo. En la imagen de archivo, el general estadounidense John Allen, comandante de las fuerzas de la OTAN en Afganistán, durante una intervención en las celebraciones del Día de la Independencia en Kabul, el 4 de julio de 2012. REUTERS/Mohammad Ismail

Responsables del Departamento de Defensa dijeron que estaban revisando 30.000 páginas de correos electrónicos y otras comunicaciones entre Allen y Jill Kelley, una mujer de Florida cuyas quejas sobre mensajes de acoso llevaron a descubrir la relación de Petraeus con su biógrafa.

La revelación amenaza con hacer caer a otro de los grandes nombres del escalafón militar estadounidense tras la sorprendente renuncia de Petraeus la semana pasada y complica los esfuerzos de Barack Obama por poner fin a la guerra en Afganistán y reorganizar su equipo de seguridad nacional tras ser reelegido presidente.

Un alto cargo de Defensa dijo a Reuters que los correos electrónicos entre Allen y Kelley eran considerados potencialmente inapropiados debido a que eran de naturaleza “insinuante”, no porque cubrieran información sensible.

Allen ha negado que ambos mantuvieran una relación sexual, afirmaron fuentes bajo condición de anonimato.

El secretario de Defensa, Leon Panetta, dijo que Allen, un general de los Cuerpos de Marines de cuatro estrellas, permanecerá en su cargo por el momento y la Casa Blanca afirmó que Obama aún tiene fe en la capacidad de Allen para dirigir a las tropas estadounidenses en Afganistán.

Pero al ser consultado sobre cómo ve Obama el desarrollo del escándalo en momentos en que sus prioridades incluyen un inminente “abismo fiscal”, el secretario de Prensa, Jay Carney, dijo: “Ciertamente no diría que es bienvenido”.

Obama suspendió planes para trasladar a Allen a Europa, donde sería el comandante máximo de Estados Unidos y las fuerzas aliadas en la región.

COMUNICACIONES “INAPROPIADAS”

Las investigaciones plantearon interrogantes sobre cómo altos cargos estadounidenses en importantes cargos de seguridad nacional se permitían involucrarse a nivel tan personal con las mujeres.

Kelley, de 37 años, frecuenta círculos militares en Tampa, Florida, donde fue voluntaria en enlaces sociales en la Base de la Fuerza Aérea de MacDill, donde está el Comando Central estadounidense.

Ella y su marido, el cirujano Scott Kelley, se hicieron amigos de Petraeus cuando el militar estuvo destinado en esa base entre 2008 y 2010.

Sus quejas sobre correos electrónicos hostiles de Paula Broadwell, la mujer con la que Petraeus tuvo un relación extramatrimonial, iniciaron una investigación del FBI que finalmente reveló que el ahora ex director de la CIA podría haber tenido también relación con Broadwell.

Fuentes próximas a Petraeus afirman que no tuvo una relación romántica con Kelley, pero que Broadwell podría haberla considerado su rival.

Responsables manifestaron estar preocupados por el volumen de comunicaciones entre Allen y Kelley en los últimos dos años más que por la posibilidad de que hayan compartido material clasificado o que hayan tenido una relación fuera del matrimonio.

“Estamos preocupados por las comunicaciones inapropiadas. No vamos a especular sobre el contenido de estos documentos”, comentó un responsable.

Los detalles sobre el contenido de los correos electrónicos no fueron revelados.

El FBI trasladó el caso al Pentágono el domingo y Panetta ordenó al Inspector General del Departamento de Defensa que dirija la investigación. Panetta también informó a legisladores que supervisan asuntos militares.

Panetta había dicho antes que Petraeus hizo lo correcto al dimitir, pero que le entristecía ver el fin de la distinguida carrera del general ya retirado.

/Por David Alexander y Phil Stewart/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below