3 de noviembre de 2012 / 16:33 / en 5 años

Israel: Tres tanques sirios entran en el Golán desmilitarizado

BEIRUT/JERUSALÉN (Reuters) - Tres tanques sirios entraron el sábado en la zona desmilitarizada en los Altos del Golán, situados entre Siria e Israel, dijo una portavoz militar israelí, al tiempo que los rebeldes sirios atacaron un aeropuerto militar en un intento por asegurar un corredor estratégico norte-sur.

Tres tanques sirios entraron el sábado en la zona desmilitarizada en los Altos del Golán, situados entre Siria e Israel, dijo una portavoz militar israelí, al tiempo que los rebeldes sirios atacaron un aeropuerto militar en un intento por asegurar un corredor estratégico norte-sur. En la imagen del 2 de noviembre se puede ver un tanque del Ejército sirio en la zona de Jan el Asal tras unos choques con combatientes del Ejército Libre de Siria cerca de la ciudad de Alepo. REUTERS/George Ourfalian

“Las Fuerzas de Defensa de Israel han presentado una queja ante la fuerza de la ONU en la zona”, dijo la portavoz, que no tenía más información sobre a dónde se dirigían los tanques.

Medios israelíes dijeron que los tanques estaban participando en los combates en el pueblo de Bir Ayam, en Siria, contra los rebeldes que tratan de derrocar al presidente Bashar el Asad.

Israel está técnicamente en guerra con Siria, pero ha adoptado una postura de precaución respecto al levantamiento en su vecino árabe.

En septiembre unos morteros sirios cayeron sobre territorio israelí, lo que llevó a sus autoridades a presentar otra queja ante la misión de observadores de la ONU que supervisa la tregua entre los dos países.

Israel capturó los Altos del Golán junto con Gaza y Cisjordania en la Guerra de los Seis Días de 1967. En 1981 se los anexionó, en una decisión que no ha sido reconocida internacionalmente.

CORREDOR NORTE-SUR

Rebeldes sirios atacaron un aeropuerto militar en el norte del país en un intento por separar Alepo, la mayor ciudad de Siria, de la capital, Damasco, y asegurar un corredor estratégico norte-sur.

Las fuerzas de Asad parecen estar abrumadas, con menos soldados sobre el terreno, y han tratado de limitar los avances rebeldes con su poder de fuego muy superior, cada vez más desde el aire y especialmente en áreas de Alepo y Damasco.

Sin embargo, y tras 19 meses de conflicto, los rebeldes han ganado el control del norte rural y los cruces fronterizos hacia Turquía y ahora buscan separar Alepo del centro de poder de Asad en Damasco.

En el exterior, los divididos grupos de oposición a Asad intentarán nuevamente formar un frente unido en una reunión que comenzará el domingo en Qatar para buscar el respeto internacional y mejores armas con las que cambiar la situación en los campos de batalla y derrocar al mandatario sirio.

Combatientes del Frente Islamista Para Liberar a Siria dijeron que lanzaron el ataque contra el aeropuerto militar de Taftanaz en la provincia de Idlib el sábado por la mañana usando lanzacohetes y al menos tres tanques.

El Gobierno ha usado Taftanaz para reabastecer de combustible a helicópteros de guerra y aviones de combate que han bombardeado aldeas cercanas.

“Todos los aviones que bombardean Idlib despegan desde ese aeropuerto y también, si lo liberamos, la carretera entre Alepo e Idlib estará abierta y segura”, afirmó un rebeldes de la brigada Sukur al Sham.

“Hemos logrado destruir un helicóptero y varias baterías antiaéreas y estamos usando tanques para bombardear la base”, declaró a Reuters por teléfono desde el lugar.

Cazas sirios atacaron la aldea cercana de Bennish en represalia, dijo el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, con sede en Reino Unido.

Se informó de otros enfrentamientos en la provincia oriental de Deir al-Zor y en las afueras de Damasco.

La revuelta contra Asad comenzó como manifestaciones pacíficas que pedían más libertades y democracia, pero ha degenerado en una guerra abierta contra la maquinaria militar que desató contra los manifestantes.

La intervención diplomática ha sido infructuosa debido a que las grandes potencias mundiales y regionales no se ponen de acuerdo sobre cómo acabar con el conflicto.

Cerca de 32.000 personas han muerto en estos meses, lo que convierte al levantamiento sirio en el más sangriento entre las revueltas árabes que derrocaron a los líderes en Túnez, Egipto, Libia y Yemen desde comienzos del año pasado.

El derramamiento de sangre ha continuado pese a un intento de cese del fuego propuesto por el enviado conjunto de la ONU y de la Liga Árabe, Lajdar Brahimi, con ocasión de la festividad musulmana de Eid al Adha el mes pasado.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below