November 18, 2011 / 9:40 AM / 7 years ago

El fin de la violencia de ETA impulsa a los independentistas

BILBAO (Reuters) - La izquierda ‘abertzale’ avanza con paso firme hacia las elecciones generales del domingo impulsada por el fin de la violencia de ETA, cuya agonía ya trastocó el panorama político del País Vasco en los comicios locales de mayo y ahora puede convertir por primera vez a los independentistas en la voz más representativa de esa comunidad autónoma en el Congreso de los Diputados.

La izquierda 'abertzale' avanza con paso firme hacia las elecciones generales del domingo impulsada por el fin de la violencia de ETA, cuya agonía ya trastocó el panorama político del País Vasco en los comicios locales de mayo y ahora puede convertir por primera vez a los independentistas en la voz más representativa de esa comunidad autónoma en el Congreso de los Diputados. En la imagen, un hombre con una bandera vasca durante una marcha a favor de los presos de ETA en San Sebastián el 17 de septiembre de 2011. REUTERS/Vincent West

Amaiur, la coalición que integra a sectores independentistas anteriormente apartados de las elecciones por sus vínculos con ETA, ganaría tres escaños, según el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), aunque otras previsiones le adjudican seis de los 18 diputados que saldrán electos en el País Vasco, lo que le permitiría formar grupo parlamentario propio y arrebatar por primera vez al Partido Nacionalista Vasco (PNV) su papel preponderante.

“El PNV se ha alejado de lo que es el contexto nacionalista”, dijo a Reuters Alberto, ingeniero de 55 años, al explicar por qué dará su voto a Amaiur y no al PNV, como en otras ocasiones.

“En el contexto actual, a raíz de los acontecimientos surgidos tras el comunicado de ETA, (Amaiur) facilitará a través de la representación en Madrid reivindicaciones que exigimos los vascos desde hace tiempo, como es el acercamientos de los presos”, añadió.

Las elecciones generales del domingo, que darán previsiblemente la mayoría absoluta en España al Partido Popular en un contexto económico difícil, son históricas en Euskadi, puesto que se producen por primera vez en ausencia de violencia después de que ETA pusiera fin hace un mes a sus más de cuatro décadas de actividad armada por la independencia del País Vasco.

El fin de la violencia beneficiará, según coinciden sondeos y analistas, a una izquierda ‘abertzale’ que en los dos últimos años ha seguido una estrategia de distanciamiento de ETA que se vio recompensada el pasado mayo con el logro de cotas de poder sin precedentes en los municipios vascos a través de la formación Bildu.

“En este momento, mientras en España se está hablando del paro y la economía, en el País Vasco (...) se está hablando también de Amaiur, de lo que significa Amaiur, paz o ETA, y ese es un debate que en un sector en Madrid se dirige más a ETA, pero que en el País Vasco no es igual. En el País Vasco, Amaiur se está posicionando como el partido de la paz”, dijo a Reuters Iván Redondo, de la consultoría política Redondo y asociados, con sede en Madrid.

Pese a haber sido también golpeado por la crisis económica y el desempleo, el País Vasco, con algo más de dos millones de habitantes, es la región más rica de España - con un PIB per cápita que supera los 31.000 euros - y un elevado grado de autonomía recogido en el Estatuto de Guernica de 1979.

Pero no es de economía, sino de esperanza, de lo que se habla en cualquier conversación estos días en Bilbao, donde hay expectación por comprobar si se da un empate técnico entre las cuatro fuerzas más representativas - PP, PSOE, PNV y Amaiur - y por ver qué ocurrirá en Madrid si ésta última, en torno a la cual se agrupa un colectivo muy heterogéneo -algunos de ellos sin experiencia política-, recaba un amplio apoyo a su proyecto soberanista.

“Espero que aprendan a gobernar, a construir más que a destruir (..) quiero creerlo y espero creérmelo pero es muy difícil, hay muchos rencores y muchos temores que no se han superado, hay mucho desencanto”, dice Pilar, una mujer de unos 45 años que cree que Amaiur puede beneficiarse esta vez del voto de jóvenes atraídos por un proyecto de corte izquierdista-soberanista.

Amaiur, a medio camino entre el nacionalismo ya representado por el PNV y las políticas de izquierdas que defienden otros partidos minoritarios, no tiene a primera vista mucho programa más allá del soberanista y de políticas como el acercamiento de presos de ETA a cárceles vascas.

“Parece una botella de cava que se ha abierto y sale todo disparado, después de mucho tiempo no pudiendo votar han recabado simpatías de gente de izquierda, no necesariamente de izquierda ‘abertzale’, incluso es posible que hayan pillado gente del 15-M, y eso va a caer sobre todo si insisten en política identitaria”, afirma José Antonio Pérez, guionista y bloguero vasco, al explicar por qué piensa que esta formación se desinflará tras el 20-N.

OBJETIVO: GOBIERNO VASCO

Pero es previsible que, de obtener un buen resultado en las urnas en esta ocasión y con el respaldo logrado por Bildu en más de un centenar de ayuntamientos en mayo pasado, Amaiur ponga los ojos en la Lehendakaritza, la presidencia del Gobierno vasco.

“Que se adelanten las autonómicas, desde lo que pasó el 22 de mayo, sería una cosa que entra dentro de lo racional (..) en el Parlamento de Vitoria se están tomando decisiones cuando una parte importante de la sociedad vasca no está representada”, dijo a Reuters Iñaki Antigüedad, cabeza de lista de Amaiur por Vizcaya.

“La foto del 20-N puede ser un aliciente más para que haya un adelanto electoral y un foro que esté identificado con el reparto social de las sensibilidades de este país”, añadió en una entrevista en la Universidad del País Vasco, donde da clases de Geología.

La cámara de Vitoria salida de las urnas en las elecciones autonómicas de 2009 no cuenta con representación de la izquierda ‘abertzale’, que no pudo presentarse a unos comicios que ganó por votos el PNV pero que dieron el Gobierno vasco por primera vez a un socialista, Patxi López, gracias a un acuerdo con el Partido Popular.

“Veo muy difícil que se pueda agotar la legislatura en el País Vasco porque (Amaiur) va a coger mucha fuerza y evidentemente a nadie le queda ninguna duda de que el principal objetivo de la izquierda ‘abertzale’ en este momento después del anuncio del cese definitivo de violencia es por una vía democrática conseguir la Lehendakaritza”, según Iván Redondo, analista político.

Si el debate generado por un eventual buen resultado electoral de Amaiur desemboca en una convocatoria de elecciones autonómicas anticipadas, lo que desde PP y PSE ven poco probable, habrá que ver si un PNV debilitado se suma al “frente nacionalista” que la izquierda ‘abertzale’ ha ofrecido a las fuerzas políticas soberanistas vascas y en el que ya están Eusko Alkartasuna, Aralar y Alternatiba.

“Si el PNV se acerca a Bildu, las bases del PNV se van a cabrear muchísimo, y las bases de Bildu se van a cabrear muchísimo (..) El PNV son tíos serios y Bildu es gente que no tiene experiencia en el ejercicio político y aunque tengan buenas ideas no han pisado taller político, eso es muy delicado, no vas con alguien incontrolado a formar un gobierno”, señala Pérez, periodista al frente del blog “Mi mesa cojea”.

Uno de esos “tipos serios” de que habla Pérez es Josu Erkoreka, número uno del PNV por Vitoria y uno de los mejores oradores del Congreso de los Diputados, que preguntado en una plaza de Bilbao por un posible acercamiento de su partido a Amaiur - hoy visto como un rival en las urnas - tras el 20-N responde: “Podemos llegar a compartir argumentos, pero no somos partidarios de ningún frente”.

EL PASO POR LA CONVIVENCIA

El camino hacia el futuro del País Vasco pasa inevitablemente por Madrid, en los pasillos del Congreso y en el trato que el nuevo Gobierno, previsiblemente del PP y presidido por Mariano Rajoy, dé a los llamados nacionalismos periféricos.

También está por ver qué harán los representantes de Amaiur en Madrid, donde dicen que no irán “a gritar “Gora Euskadi Askatatuta” (Viva Euskadi libre) ni a patalear”, afirma Antigüedad.

“Iremos a confrontar proyectos de forma democrática, a buscar complicidades, pero no a estar todo el día allí porque nada de lo que pueda meterse en el registro va a salir aceptado por el bipartidismo (PP-PSOE)”, señala este partidario de no correr demasiado en una legislatura en la que no ve posible que se aborde una consulta soberanista en la región.

Rajoy se ha limitado a decir que no está dispuesto a hablar con ETA, pero tanto su medido discurso el día que la banda armada anunció el cese de su actividad como las palabras de dirigentes del PP vasco hacen pensar que se abre un nuevo tiempo de diálogo político.

“Si tienen que estar en el Congreso (..), esperemos que trabajen porque nunca más ETA vuelva a recuperar las armas”, dijo a Reuters Marisa Arrúe, número dos del PP por Vizcaya y amenazada por ETA en el pasado.

“Hay que mirar al futuro (..) prefiero no acordarme de todo lo mal que lo hemos pasado en estos años y pensar en las generaciones futuras. Pensando en el futuro, aunque sea un trago duro, lo tendremos que pasar”, dijo cuando se le preguntó por la posibilidad de encontrarse a representantes de la izquierda ‘abertzale’ en el Parlamento.

Hacia ese futuro de convivencia en libertad aún por escribir mira también Carmen Torres, periodista y escritora cuyo marido fue asesinado por ETA y que se desmarca de asociaciones de víctimas que exigen el perdón de la izquierda ‘abertzale’ y de la banda armada antes de dejar atrás décadas de sufrimiento.

“ETA lo ha dejado y ya está, y no vamos a pedir como los medievales que se pongan de rodillas”, dijo a Reuters.

“Es una situación nueva y Bildu también ha ayudado mucho aquí, puede que el jabón utilizado no sea el que le guste a todo el mundo, pero sin duda ha servido para limpiar”, concluye.

/Por Inmaculada Sanz y Arantza Goyoaga/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below