7 de diciembre de 2009 / 13:15 / hace 8 años

Un juez rechaza la hospitalización forzosa de Haidar

MADRID (Reuters) - Un juez rechazó el lunes que se hospitalice en contra de su voluntad a la activista saharaui Aminetu Haidar, que lleva 22 días en huelga de hambre en Lanzarote en protesta por no poder volver al Sáhara Occidental.

<p>El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel &Aacute;ngel Moratinos, se reuni&oacute; el lunes con representantes de los grupos parlamentarios para que adopten una posici&oacute;n com&uacute;n sobre Aminetu Haidar, la activista saharaui que lleva 22 d&iacute;as en huelga de hambre por no poder regresar al S&aacute;hara Occidental. En la foto, Aminatou Haidar es llevada en silla de rueda al servicio mientras contin&uacute;a con su huelga de hambre en el aeropuerto de Guacimeta, en Lanzarote, el 7 de diciembre de 2009. REUTERS/Borja Su&aacute;rez</p>

Haidar había renunciado esta mañana a la atención médica diaria que se le estaba prestando en el aeropuerto de Guacimeta, horas después de que la Delegación del Gobierno en Canarias solicitara a un juez que se la trasladara a un hospital para evaluar su estado y valorar una alimentación forzosa.

“No ha lugar al traslado forzoso de Aminetu Haidar a un centro sanitario para que se valore su estado de salud o para que sea sometida a tratamiento médico contra su voluntad”, dijo el magistrado Jerónimo Alonso, cuya decisión fue comunicada a los medios por el Tribunal Superior de Justicia de Canarias.

La activista saharaui, que fue expulsada por las autoridades marroquíes cuando intentaba volver a su casa en El Aaiún - capital de la antigua colonia española -, ha denunciado que el Gobierno español la está presionando para que abandone la huelga de hambre, en lugar de insistir a Marruecos para que la deje volver a su casa.

“Continuaré mi huelga de hambre hasta que haya solución. Si muero, será el Gobierno español quien deberá asumir las consecuencias jurídicas y morales”, dijo Haidar, de 43 años.

El viernes hubo un intento de que la activista volviera a El Aaiún, cuando el Ministerio español de Asuntos Exteriores le dijo que había un acuerdo con Marruecos. Aunque se subió a un avión, éste no llegó a despegar del aeropuerto canario y la plataforma de apoyo a la activista denunció que no había un acuerdo real con Marruecos, sino una simple autorización para un vuelo en el que no se informó de que iba Haidar.

<p>Un juez rechaz&oacute; el lunes que se hospitalice en contra de su voluntad a la activista saharaui Aminetu Haidar, que lleva 22 d&iacute;as en huelga de hambre en Lanzarote en protesta por no poder volver al S&aacute;hara Occidental. En la imagen, Haidar en silla de ruedas en Lanzarote el 7 de diciembre de 2009. REUTERS/Borja Su&aacute;rez</p>

RESPALDO POLÍTICO

El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, pidió el lunes a los grupos parlamentarios que adopten una posición común sobre Haidar, cuyo caso ha devuelto a las portadas la problemática del Sáhara Occidental.

El PSOE redactará una proposición de ley para que se inste al Gobierno a redoblar sus esfuerzos para solucionar el problema y pida a Haidar que vuelva a ingerir alimentos.

“Comprendemos su situación, entendemos que quiera seguir luchando, políticamente o como crea oportuno, pero la rogaríamos que no siguiera por la vía de la huelga de hambre porque es demoledora para su propio bienestar”, dijo el portavoz parlamentario socialista, José Antonio Alonso.

La proposición no de ley, que podría tratarse en el próximo pleno, también pide al Gobierno que le diga “a Marruecos que cumpla con sus compromisos de derecho internacional en torno al retorno de esta activista saharaui y que busque por los canales diplomáticos de rigor la complicidad, implicación, de Naciones Unidas”, agregó.

El Ministerio de Asuntos Exteriores dijo el lunes que había solicitado la colaboración del secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, y que el embajador de España ante la ONU estaba en contacto permanente con el enviado especial de Naciones Unidas para el Sahara Occidental, Christopher Ross.

Haidar ha acusado a los gobiernos español y marroquí de complicidad para empujarla hacia la muerte y de vulnerar la legalidad internacional, mientras que el Gobierno marroquí la acusa de estar “manipulada” por los servicios secretos de Argelia, país que ayuda al Frente Polisario, el movimiento que pide la independencia del Sáhara Occidental.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below