April 16, 2020 / 10:52 AM / a month ago

La batalla europea por las mascarillas propicia un replanteamiento a largo plazo

FRÁNCFORT, 16 abr (Reuters) - Mientras continúa la carrera de los países por conseguir mascarillas para proteger a sus trabajadores sanitarios del coronavirus, los fabricantes alemanes y estadounidenses en Europa ven una oportunidad para enfrentarse de forma más permanente a los grandes competidores asiáticos y acercar la producción de mascarillas a sus países.

FOTO DE ARCHIVO: Las enfermeras del Centro Médico Montefiore Moses Division sostienen una protesta exigiendo máscaras N95 y otros equipos de protección personal (PPE) para manejar a los pacientes durante el brote de la enfermedad coronavirus (COVID-19) en el distrito del Bronx de la ciudad de Nueva York, Nueva York, EEUU, 2 de abril de 2020. REUTERS/Brendan Mcdermid/Archivo Foto

El tratamiento de un solo paciente con COVID-19 requiere el uso diario de unas 15 mascarillas denominadas N95, según las recomendaciones del Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC). Teniendo en cuenta que unos 700.000 europeos viven con la infección, esto se traduce en una necesidad diaria de unos 10 millones de mascarillas N95, o más de 3.800 millones al año.

Tanto las mascarillas de respiración N95 de alta resistencia, también conocidas como FFP2, como las mascarillas quirúrgicas más sencillas requieren un fino material sintético conocido como “meltblown” (un material no tejido) que se utiliza como filtro.

La empresa familiar alemana Innovatec GmbH & Co. KG, de propiedad familiar alemana, tiene previsto impulsar a mediados de junio la producción de este material, mientras que el grupo de embalaje estadounidense Berry Global y la empresa alemana Sandler AG, que no cotiza en bolsa, planean poner en marcha nuevas líneas de producción europeas para este producto filtrante en agosto.

A diferencia de muchos fabricantes que han entrado en el sector sanitario temporalmente para satisfacer el inesperado aumento de la demanda, Innovatec afirma que aspira a una producción a largo plazo, con el objetivo de aumentar la capacidad para fabricar “meltblown” de polipropileno y tener una producción adicional de 2.000 millones de mascarillas al año.

Debido al dominio de Asia en la producción de equipo de protección médica, las mascarillas no han sido hasta ahora un objetivo para Innovatec. Solo unas pocas de las líneas de producción de la empresa pueden ser adaptadas rápidamente para fabricar material que sirva para mascarillas sanitarias.

“Ahora muchos están buscando frenéticamente las materias primas”, dijo Daniel Krumme, director general de Innovatec.

Krumme ha readaptado dos máquinas, encargadas el año pasado para hacer productos de filtrado para clientes industriales, con el fin de producir componentes de máscaras. A partir de mediados de junio, crearán 2.000 toneladas de capacidad de producción anual adicional.

Sandler AG, con sede en Baviera, afirma que está invirtiendo en una línea de producción que hará “meltblown” para hasta 800 millones de mascarillas al año, aunque el inicio de la producción no se espera antes de agosto.

La empresa estadounidense Berry dijo que impulsaría la producción de máscaras N95 en Biesheim, Francia, también a partir de agosto, sirviendo a Europa y las regiones adyacentes. Al igual que Innovatec, Berry está desplazando su negocio, antes dedicado a clientes de filtrado de aire industrial, hacia las mascarillas médicas.

Innovatec dijo que probablemente añadirá otras 1.000 toneladas de producción anual de “meltblown” a partir de noviembre.

La competidora estadounidense Hollingsworth & Vose Co y la alemana Freudenberg SE, que no cotiza en bolsa, también fabrican “meltblown” en Europa y han dicho que están trabajando para aumentar la producción de materiales para mascarillas.

Empresas con sede en Europa, como Innovatec y Berry, cuentan con los compromisos del sector público para garantizar que la compra de producto local sobrevivirá a la pandemia.

“Creemos que los países reubicarán la producción de mascarillas dada la experiencia adquirida en esta crisis”, dijo Cedric Ballay, director general de Salud, Higiene y Especialidades de Berry para la región.

Información adicional de Andreas Rinke en Berlín, Joern Poltz en Múnich, Roxanne Liu en Pekín, traducido por Tomás Cobos

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below