April 15, 2020 / 11:16 AM / a month ago

Médicos turcos se apresuran a volver al trabajo tras recuperarse del COVID-19

ESTAMBUL, 15 abr (Reuters) - En la unidad de cuidados intensivos de un hospital de Estambul, el epicentro del brote de coronavirus en Turquía, médicos y enfermeras se apresuran a cumplir con su deber de luchar contra la pandemia días después de haberse recuperado de la enfermedad.

Las gafas de la enfermera Dilara Fahrioglu se cubren con vapor después de atender a un paciente que sufre la enfermedad coronavirus (COVID-19) en una unidad de cuidados intensivos del Hospital Internacional Medicana en Estambul (Turquía), el 14 de abril de 2020. REUTERS/Umit Bektas

Ochenta y cinco trabajadores sanitarios en el Hospital Internacional Medicana, incluyendo 14 médicos, se han infectado con la enfermedad COVID-19, dijo el director médico Cetin Koksal a Reuters.

Sin embargo, cuando ha pasado poco más de un mes después de que Turquía registrara su primer caso de coronavirus, Koksal dijo que dos tercios del personal, incluidos ocho médicos, se han recuperado y han vuelto al trabajo, donde están siendo tratados unos 100 pacientes con coronavirus.

Trabajadores que acababan de salir de sus propias cuarentenas en este hospital privado dijeron que estaban orgullosos de su incansable trabajo a pesar del temor de contagiar a sus familias.

Uno de ellos es Nihal Yavuz, una enfermera de control de infecciones que con todo el atuendo de protección encima dijo que el personal estaba trabajando con dedicación a pesar de las preocupaciones.

“Nos aterroriza infectar a nuestras familias. Algunos nos mantenemos alejados de ellas”, dijo en la sala de cuidados intensivos del hospital, donde siete pacientes están con ventilación mecánica.

“Algunos de nosotros lo conseguimos. Yo también he tenido el coronavirus. Tuvimos que alejarnos de nuestras familias durante 14 días. Luego volvimos a trabajar después de recuperarnos. Estamos muy orgullosos de ejercer esta profesión”, dijo Yavuz.

El número de casos de coronavirus en Turquía ha aumentado por encima de los 65.000 desde que se informó del primer caso el 11 de marzo. Las autoridades dicen que el 60% de los infectados está en Estambul, una ciudad de 16 millones de habitantes.

El Gobierno ha suspendido todos los vuelos internacionales, restringiendo los viajes nacionales, cerrando escuelas, bares y cafés, y suspendiendo los servicios religiosos. También ha comenzado a imponer el confinamiento durante el fin de semana en las ciudades más grandes para frenar el brote, pero no ha llegado a imponer una orden de quedarse a casa a nivel nacional.

El personal médico ha estado trabajando cantidades sin precedentes de horas en Medicana, donde unos 20 médicos trabajan ahora los fines de semana, periodos normalmente tranquilos, según Koksal.

Los médicos “volvieron al trabajo tan pronto como volvieron a dar negativo, y comenzaron a tratar a los pacientes sin descanso”, dijo. “Son aún más valiosos para nosotros”.

Información adicional de Yesim Dikmen; escrito por Ece Toksabay; editado por Jonathan Spicer; traducido por Andrea Ariet en Gdansk

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below