February 26, 2020 / 1:00 PM / a month ago

Asustados y aburridos, los huéspedes del hotel de Tenerife se enfrentan al aislamiento

MADRID, 26 feb (Reuters) - “Es absolutamente horrible”, dice Lara Pennington, de 45 años, uno de los más de 700 huéspedes que el miércoles pasaban su segundo día de encierro en un hotel de cuatro estrellas en Tenerife después de que se detectaran en sus instalaciones cuatro casos de coronavirus en un grupo de turistas italianos.

Huéspedes con mascarillas miran por la ventana de una de las habitaciones del hotel H10 Costa Adeje Palace en Tenerife, donde permanecen aislados tras varios casos de coronavirus detectados en las instalaciones, el 26 de febrero de 2020. REUTERS/Borja Suárez

Venidos a pasar sus vacaciones desde Manchester, al noroeste de Inglaterra, junto a sus dos hijos pequeños y sus suegros, esta mujer británica apenas logró dormir, preocupada por la posibilidad de contagio después de que los ciudadanos italianos fueran enviados al hospital.

Pennington dijo a Reuters por teléfono que su familia permanece en sus habitaciones, a pesar de que las autoridades relajaron las restricciones el miércoles, permitiendo que las personas que no muestren ningún síntoma de la enfermedad vayan a la piscina y otras áreas comunes.

“Da mucho miedo porque todo el mundo está fuera, en la piscina, propagando el virus. No voy a bajar al restaurante, tuve que llamar para pedirles que nos trajeran comida a la habitación ahora que ha vuelto a abrir”, dijo.

Al igual que otros huéspedes a los que contactó Reuters por teléfono, se quejó de la falta de información.

La dirección del hotel dijo en un comunicado que está cooperando con las autoridades, declinando responder a ninguna petición de comentarios.

Los huéspedes deberán permanecer en el hotel durante 14 días, según informaron las autoridades insulares el miércoles, para evitar cualquier riesgo de propagación del coronavirus. Su situación recuerda a la de los pasajeros a bordo del crucero Diamond Princess, que pasó dos semanas en cuarentena frente a la ciudad japonesa de Yokohama, cerca de Tokio.

Según dijo Christopher Betts, otro ciudadano británico procedente de Leicestershire, en el centro de Inglaterra, él y su esposa han pasado el tiempo encerrados en su habitación viendo la televisión o navegando por Internet, después de que se les pidiera que permanezcan encerrados a pesar del sol. Esta mañana, el desayuno les fue servido en su habitación.

“Estamos bien, pero bastante aburridos. No podemos ir a ninguna parte, sólo a los restaurantes a tomar té o café”, dijo Betts. “Todo está muy tranquilo”.

Un video que el mismo Betts grabó y envió a Reuters muestra a los huéspedes disfrutando de su recién recuperada aunque relativa libertad, tomando el sol junto a la piscina tras el relajamiento de los protocolos, la mayoría de ellos con mascarillas puestas.

“MALA SUERTE”

Otro turista dijo a Reuters que no han sido informados de que su encierro durará dos semanas.

“Recibimos la información por teléfono o a través del personal que llama a nuestra puerta, pero no tenemos ni idea de cuánto tiempo vamos a permanecer aquí”, dijo Heidi, una ciudadana alemana. “El hotel es muy bonito. Nos gusta, pero lo cierto es que hemos tenido mala suerte con todo esto.”

Un grupo de 100 turistas que llegaron el lunes y no tuvieron contacto alguno con los ciudadanos italianos infectados podrá abandonar el hotel, según informaron las autoridades canarias el martes. Sin embargo, el miércoles seguía sin haber señales de que ninguno de ellos haya salido.

Puesto que se está restringiendo la libertad de las personas, el asunto está en manos de un juez, según informó el portavoz del juzgado de las Islas Canarias que se está ocupando del caso. El juez se encargará de dictaminar cada día si a algunos de los huéspedes del hotel se les permitirá salir.

El coronavirus puede propagarse a través de gotas en suspensión cuando una persona infectada tose, estornuda o respira, que pueden contaminar superficies como pomos de puertas y barandillas.

Una mujer mira desde la terraza del Hotel H10, en aislamiento después de que se haya confirmado la presencia de infectados de coronavirus en Adeje, en la isla española de Tenerife, España, el 25 de febrero de 2020. REUTERS/Borja Suárez

“Los huéspedes sin síntomas pueden llevar una vida normal dentro del hotel, con las medidas de prevención necesarias, mientras que los que presentan síntomas permanecerán aislados en sus habitaciones”, dijo la consejera de Sanidad del Gobierno canario, María Teresa Cruz Oval.

Stephen Griffin, experto en infecciones e inmunidad de la Universidad de Leeds, dijo que el mejor consejo para los huéspedes es minimizar el contacto entre ellos y permanecer en sus habitaciones tanto como sea posible.

“Al igual que la situación en los cruceros, los hoteles tienen numerosas áreas comunes, ascensores y puntos de acceso que podrían constituir un medio para la transmisión de la infección”, dijo.

Información de Inti Landauro, Jessica Jones y Emma Pinedo dese Madrid y Borja Suárez desde Tenerife; editado por Ingrid Melander; información adicional de Elena Rodriguez y Kate Kelland; escrito por Ingrid Melander; editado por Alex Richardson y Alison Williams; traducido por Darío Fernández y Michael Susin en la redacción de Gdansk

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below