September 4, 2019 / 12:46 PM / a month ago

A FONDO - Salvini, el "Capitán" que dirigió su barco contra las rocas

ROMA (Reuters) - En una reunión a puerta cerrada, los asesores de Matteo Salvini le dijeron al populista político italiano el 6 de agosto que estaba atrapado en un Gobierno de coalición improductivo y que debía derribarlo.

FOTO DE ARCHIVO: El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, de pie junto a un rifle durante el aniversario del Servicio Central de Operaciones de Seguridad (NOCS), un equipo SWAT de la Polizia di Stato en Roma, Italia, el 10 de octubre de 2018. REUTERS/Remo Casilli/File Photo

Al día siguiente, Salvini le dijo al primer ministro Giuseppe Conte que iba a rescindir la alianza de su partido, la Liga, con el Movimiento 5 Estrellas, al albergar la esperanza de que se celebraran unas elecciones que le devolvieran el poder como líder incuestionable de un nuevo gobierno.

El líder euroescéptico de la Liga, que ocupa un lugar destacado en las encuestas de opinión gracias a su férrea política en materia de inmigración, acababa de cometer un grave error de cálculo.

    El plan de Salvini se basaba en dos convicciones clave: que Conte renunciaría rápidamente, y que el Movimiento 5 Estrellas y el Partido Democrático, en la oposición, serían incapaces de enterrar su arraigada enemistad para unir fuerzas en su contra, según dijeron a Reuters cinco fuentes, entre ellas el responsable económico de la Liga, Claudio Borghi.

Pero Salvini se equivocó en ambos aspectos.

El que fuera un político dominante en Italia, conocido por sus seguidores como “El Capitán”, se encuentra ahora al borde de una travesía del desierto en la oposición, como mero espectador mientras el Cinco Estrellas y el Partido Democrático (PD), de centro-izquierda, forman un Gobierno sin él.

Pese a ser un maestro atrayendo a las masas con su retórica ardiente y su conocimiento de las redes sociales, la dramática caída de Salvini demuestra que carecía de un dominio similar de los entresijos de los pasillos del poder en Roma.

A pesar de la difícil experiencia de este verano, Salvini sigue siendo una potente fuerza política y podría resurgir, especialmente si el nuevo Gobierno de 5 Estrellas/PD resulta efímero.

Borghi dijo a Reuters que Salvini se había resistido a las presiones internas del partido para que empujara hacia unas elecciones, incluso del propio Borghi, pero que finalmente cedió en la reunión de agosto.

“Muchos de nosotros le decíamos que tenía que tumbar al Gobierno, aunque sabemos que había riesgos”, dice Borghi, que asistió a la reunión del 6 de agosto.

MALOS CONSEJOS

El complot de Salvini para deshacerse del Cinco Estrellas y conquistar el poder en solitario después de meses de disputas sobre las políticas económicas y las relaciones con la Unión Europea, empezó a ir mal desde el principio cuando Conte se negó a renunciar al poder.

Eso no era lo que Salvini esperaba. Una fuente de la Liga dijo que el número dos de Salvini, Giancarlo Giorgetti, una eminencia gris que lleva gran parte de la gestión del poder en la trastienda del partido, le había asegurado que Conte se marcharía.

Por el contrario, Conte, un catedrático de derecho que era desconocido antes de dirigir el Gobierno de coalición, demostró que no tenía intención de volver a la vida académica. En lugar de dimitir, exigió saber por qué quería Salvini derrocar al Gobierno y pidió un debate parlamentario transparente.

Debido a que el Parlamento se encontraba en receso durante las vacaciones de verano, primero era necesario convocar a los diputados para que regresaran de sus vacaciones, lo que les dio tiempo para idear un plan para frustrar las ambiciones de Salvini.

    “Con el fin de derrocar al Gobierno, debería haber retirado a los ministros de la Liga del gabinete en lugar de simplemente pedirle a Conte que renunciara”, dice Roberto Maroni, exministro del Interior y predecesor de Salvini como líder de la Liga.

    “Les dio a sus adversarios tiempo para negociar y crear un nuevo Gobierno.”

Mientras Conte aguantaba en su cargo, la Liga presentó una moción de censura contra su propio Gobierno, con la esperanza de derrocarlo tan pronto como el Parlamento se volviera a reunir el 12 de agosto.

Pero las maniobras de Salvini enfurecieron al Movimiento 5 Estrellas y a muchos legisladores del Partido Democrático, que regresaron decididos a frenar su carrera hacia unas elecciones anticipadas.

Se negaron incluso a programar la moción de censura de Salvini, dando prioridad al debate exigido por Conte.

“Salvini calculó mal el momento, quería una guerra relámpago pero terminó atrapado en las trincheras”, dice Francesco Galietti, que dirige Policy Sonar, una consultora de riesgos políticos en Roma.

TABÚ ELECTORAL

La táctica de agosto de Salvini no solo se equivocó en los tiempos porque el Parlamento estaba cerrado, sino también porque significaba que cualquier cita electoral habría interrumpido los preparativos para los cruciales presupuestos de 2020.

En Italia, la temporada presupuestaria es un proceso prolongado que ocupa el Parlamento desde principios de octubre hasta finales de año. La disolución de la asamblea durante este período es tan tabú que no se han celebrado elecciones en otoño desde 1919.

    Esto les dio a los oponentes de Salvini una excusa perfecta para resistir su intento de ir a las urnas. De esta forma, argumentaron que tenían que salvar a los italianos de un gran aumento del IVA que Roma había prometido a la Comisión Europea que promulgaría a menos que se pudieran encontrar ahorros alternativos en el presupuesto de 2020.

    Si Salvini hubiera realizado su maniobra inmediatamente después de un triunfo en las elecciones al Parlamento Europeo en mayo, cuando la Liga obtuvo el 34% de los votos, las elecciones nacionales podrían haberse celebrado en julio, evitando el riesgo de paralizar un presupuesto tan importante.

    “Salvini tuvo dos ventanas de oportunidad para ir a elecciones, justo después de las elecciones de la UE o a principios de 2020. Esta jugada de agosto fue un disparate”, dice Lorenzo Pregliasco, jefe de la firma de encuestas y análisis político YouTrend.

Sin embargo, Borghi cree que la opción de principios de 2020 ya no era viable porque Salvini se encontraba acorralado por una reforma presentada por el 5 Estrellas para reducir el número de congresistas.

El cambio, que debía ser aprobado en el Parlamento en septiembre, habría conducido a un largo proceso de redefinición de las circunscripciones electorales y a la celebración de un referéndum, lo que significa que el Parlamento no podría disolverse hasta dentro de dos años.

Borghi dice que la alianza con el 5 Estrellas se estaba rompiendo y que había frustraciones concretas con el ministro de Economía, Giovanni Tria, que no está afiliado a ninguno de los dos partidos gobernantes, pero mantenía a la Liga al margen de las decisiones políticas clave, dijo Borghi.

En este sentido, Borghi dice que Tria estaba haciendo caso omiso de las demandas de la Liga de grandes recortes de impuestos y en repetidas ocasiones asumió compromisos con Bruselas para establecer medidas de reducción del déficit que iban en contra de la política de la Liga.

Además, el líder del 5 Estrellas, Luigi Di Maio, había cambiado de táctica, pasando de enfrentarse a Bruselas junto con la Liga a apoyar a Tria en un intento de socavar el constante ascenso de la Liga en los sondeos de opinión.

“Le dije: ‘Matteo, tienes que deshacerte de Tria, o tienes que salir (del Gobierno)’”, dice Borghi a Reuters.

ENTRA LA VIEJA GUARDIA

    A pesar de la dudosa elección del momento, es posible que el ataque de Salvini no se haya producido de no ser por el decisivo regreso de dos figuras que se habían alejado de la escena política: el ex primer ministro del PD, Matteo Renzi, y el fundador del Cinco Estrellas, el comediante Beppe Grillo, de 71 años de edad.

    Salvini confiaba en que Di Maio, del Cinco Estrellas, y Nicola Zingaretti, dirigente del Partido Democrático, querían disputar las elecciones, en lugar de enterrar su amarga rivalidad y forjar una alianza improbable.

Pero cuando Salvini anunció que su coalición con el 5 Estrellas había muerto, Renzi dijo que las elecciones serían irresponsables y pidió un acuerdo con el 5 Estrellas - un giro de 180 grados de un político que siempre había sido un enemigo feroz del Movimiento.

Zingaretti inicialmente estuvo a favor de las elecciones, como Salvini esperaba, pero después se echó atrás y entró en las conversaciones de coalición con el 5 Estrellas porque temía una revuelta de los legisladores del PD que aún eran leales a Renzi, quien los había elegido como candidatos en las últimas elecciones.

    Una cadena similar de eventos tuvo lugar dentro del 5 Estrellas.

    Según un secretario de Estado del 5 Estrellas, Di Maio y la mayoría de los dirigentes del partido querían ir a las urnas después de que Salvini suspendiera la coalición.

“No creían que pudiéramos ganar, pero pensaban que podíamos aguantar bien, que Salvini no sería capaz de hacer lo que prometió, y que podríamos recuperarnos en un par de años”, dijo el político, que pidió que no se le nombrara.

    Grillo pensaba de otra manera.

El hombre que fundó el 5 Estrellas en 2009 no tenía intención de ver su creación destruida por Salvini en las urnas.

En un blog del 10 de agosto, sorprendiendo a todo el Movimiento, Grillo dijo que el 5 Estrellas tenía que sobrevivir a toda costa para salvar a Italia de los “nuevos bárbaros” representados por Salvini.

Slideshow (4 Images)

    Grillo todavía ejerce una gran influencia sobre los miembros del 5 Estrellas y es casi tabú oponerse a él. En otros mensajes continuó instando a una alianza con el PD a pesar de la reticencia de Di Maio, manteniendo la puerta cerrada a las esperanzas electorales de Salvini.

En una votación online celebrada el martes, el 79,3% de los partidarios del 5 Estrellas votaron a favor de unir fuerzas con el Partido Democrático, allanando el camino para que Conte completara el trabajo sobre un nuevo Gobierno de coalición que uniera a los antiguos enemigos políticos.

Al preguntarle en una entrevista de televisión el lunes si había cometido errores estratégicos, Salvini dijo: “Prefiero ser visto como ingenuo que como alguien que se aferra al poder.”

Información de Angelo Amante, Giuseppe Fonte y Crispian Balmer; traducido por Tomás Cobos en la redacción de Madrid

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below