August 25, 2019 / 9:43 AM / 2 months ago

La primera línea de las protestas en Hong Kong aboga por el uso de la violencia

HONG KONG (Reuters) - Pun se considera un pacífico estudiante de clase media de Hong Kong. Sin embargo, desde principios de junio ha estado levantando barricadas y lanzando ladrillos a la policía, arriesgando su propia libertad para luchar por la libertad de la ciudad, tal como él lo ve.

FOTO DE ARCHIVO: Unos manifestantes rompen la ventana de la Asamblea Legislativa en Hong Kong, el 1 de julio de 2019. REUTERS/Thomas Peter

En una de las ciudades más seguras del mundo, la idea de la violencia como una forma legítima de expresión política -mano a mano con la protesta pacífica- cada vez adquiere mayor peso en la estrategia de un movimiento sin líderes a favor de la democracia que ha puesto en jaque al Gobierno chino en Hong Kong desde hace 11 semanas.

“Sé que la violencia no se puede combatir con más violencia, pero a veces se necesita contundencia para atraer la atención del Gobierno y de otros”, dijo la semana pasada Pun, de 22 años de edad.

“He arrojado piedras, he actuado como escudo para otros con un paraguas, he ayudado a construir barricadas, a llevar suministros, a transportar a los heridos a una zona segura. También he sido aporreado por la policía. Poco a poco nos estamos acostumbrando a esta situación. No nos queda otra”, afirmó.

Las protestas en la antigua colonia británica estallaron a principios de junio por un proyecto de ley, ahora suspendido, que habría permitido extraditar a los sospechosos de haber cometido un delito a la China continental para su procesamiento.

Pero los manifestantes han ido ampliando gradualmente el rango de sus exigencias, hasta que el conflicto se ha convertido en un órdago directo al Gobierno central chino en defensa de la libertad de la región administrativa especial de Hong Kong.

Pese al aumento de los enfrentamientos violentos con la policía, los manifestantes mantienen cierta disciplina dentro del caos.

A menudo se ofrecen cascos y máscaras de gas a los transeúntes y se los protege con paraguas hasta que llegan a un lugar seguro. También se disponen ambulancias y camiones de bomberos, en caso de necesidad. Con excepción de algunos incidentes aislados, se ha respetado la propiedad privada.

Mantener la cortesía y garantizar la seguridad asegura que la facción más radical del movimiento conserve el apoyo de los manifestantes pacíficos.

Por otro lado, la naturaleza acéfala del movimiento ha permitido que cada facción siga su propia estrategia.

El domingo pasado, decenas de manifestantes entrevistados por Reuters se pronunciaron de forma diversa sobre la violencia, entre la aceptación y el desacuerdo. Sin embargo, casi todos dijeron que no condenarían a los manifestantes violentos.

“Cada uno tiene su propia manera de hacer las cosas, todo depende el resultado que se persiga. Lo acepto”, dijo Galen Ho, de 38 años, que marchaba con su esposa y su hijo de 7 años. Ho, que trabaja en el comercio minorista, dijo que abandona las manifestaciones antes de que se vuelvan violentas.

Un estudio realizado por investigadores de varias universidades de Hong Kong mediante 12 encuestas in situ entre los días 9 de junio y 4 de agosto concluyó que: “la mayoría de los participantes estuvieron de acuerdo en que `sólo se puede lograr el máximo impacto cuando la asamblea pacífica y las acciones de confrontación trabajan coordinadas’”.

También comprobó que el porcentaje de manifestantes que están de acuerdo o muy de acuerdo con la idea de que “el uso de la violencia por parte de los manifestantes es comprensible cuando el Gobierno no escucha” aumentó del 69% a más del 90% durante el verano.

Sólo un 1% estaba en desacuerdo o muy en desacuerdo, frente al 12,5% de junio.

Pero el apoyo funciona en ambos sentidos.

El domingo, cuando un grupo de manifestantes gritaba improperios frente a una comisaría de policía, un hombre les recordó que la manifestación de ese día debía ser pacífica, tras lo cual los aludidos retrocedieron rápidamente.

Slideshow (6 Images)

“Es nuestra manera de mostrar apoyo a los pacíficos a cambio del que ellos nos han estado brindando”, dijo Víctor, de 26 años.

La violencia se usa con fines tácticos, no con el simple fin de crear caos.

“Cada vez más gente acepta la idea de que habrá algo más de violencia durante un tiempo. Puede que no les guste, puede que no quieran ser parte de ello, pero no nos condenan. Estamos unidos como una sola fuerza”, afirmó Pun.

Información adicional de Tom Westbrook, Lukas Job, Julie Zhu, James Pomfret, Greg Torode y Anne Marie Roantree desde HONG KONG; Redactado por Marius Zaharia; Editado por Nick Macfie y Alex Richardson; Traducido por Darío Fernández en la redacción de Gdynia

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below