August 7, 2019 / 6:16 AM / 4 months ago

La visita prevista de Trump a El Paso motiva un debate sobre su retórica

EL PASO, EEUU (Reuters) - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, visitará el miércoles la ciudad texana de El Paso, donde la población mayormente hispana ha sido enajenada por su retórica sobre una “invasión” de inmigrantes, luego de una masacre que dejó 22 muertos.

Imagen de archivo del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, hablando sobre los tiroteos en El Paso y Dayton en la Casa Blanca en Washington, Estados Unidos. 5 de agosto, 2019. REUTERS/Leah Millis

El Paso está en la primera línea de la campaña del gobierno de Trump para detener el flujo de migrantes a través de la frontera entre México y Estados Unidos. El presidente dijo en enero que era una de las “ciudades más peligrosas” de Estados Unidos antes de que se construyera un muro.

Pero el alcalde de El Paso, Dee Margo, y algunos residentes dijeron que le darían la bienvenida, mientras la ciudad sigue de duelo por la masacre del sábado en una concurrida tienda Walmart que habría tenido motivaciones raciales contra los hispanos.

“Esta no es una visita política”, dijo Margo. “Es el presidente de Estados Unidos. Entonces, en esa calidad, cumpliré con mis obligaciones como alcalde de El Paso de reunirme con el presidente y discutir cuáles son las necesidades de esta comunidad”.

Activistas, que se reunieron para una vigilia por las víctimas el lunes por la noche, culparon en parte al presidente por el derramamiento de sangre.

“Él es cómplice de esta violencia y de todo el terror que estamos viendo”, dijo a Reuters Rachel Cheek, una activista de 26 años.

La Casa Blanca confirmó el martes que Trump visitará El Paso y Dayton, en Ohio, donde nueve personas murieron en otro tiroteo en la noche del sábado.

En un discurso el lunes, Trump dijo que los estadounidenses deben “condenar el racismo, la intolerancia y el supremacismo blanco”. Propuso una mayor vigilancia de internet, reformas al sistema de salud mental y un uso más extendido de la pena de muerte luego de los tiroteos del fin de semana.

James Peinado, latino y líder del capítulo local del grupo en favor de la posesión de armas Open Carry Texas, dijo que considera que la visita del presidente es “extremadamente apropiada”, aunque espera que Trump aproveche la ocasión para usar un lenguaje más diplomático mientras El Paso sigue conmovido por la masacre.

El exlegislador de Texas Beto O’Rourke, nativo de El Paso y quien busca la nominación presidencial demócrata para 2020, dijo el lunes al presidente que se mantenga lejos de la ciudad.

“Este presidente, que ayudó a crear el odio que hizo posible la tragedia del sábado, no debería venir a El Paso”, dijo O’Rourke en Twitter. “No necesitamos más división. Necesitamos sanar. Él no tiene lugar aquí”, agregó.

En la vigilia del lunes en Casa Carmelita, un santuario para los inmigrantes que sirve como punto de encuentro, la gente habló sobre el despligue de militares en la frontera, la deportación de solicitantes de asilo y la separación de niños de sus familias.

Algunos dijeron que sus acciones y palabras han alentado a los supremacistas blancos. “Antes, estas cosas estaban ocultas. El supremacismo blanco. La violencia contra las minorías”, dijo Ana Morales, de 34 años.

Información de Julio-Cesar Chavez y Daniel Trotta en El Paso. Información adicional de Brendan O'Brien en Chicago; Escrito por Bill Tarrant; Editado en español por Javier López de Lérida y Ricardo Figueroa

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below