August 10, 2019 / 11:06 AM / 13 days ago

Tres maneras en que Walmart podría contribuir al control de armas

NUEVA YORK (Reuters Breakingviews) - La responsabilidad de poner freno a la epidemia de violencia armada en Estados Unidos recae sobre numerosos agentes. Políticos, propietarios de armas, vendedores, bancos e inversores desempeñan un papel en esta tarea, para la cual incluso los pequeños gestos pueden ser decisivos. Después de que un supermercado de la cadena Walmart en El Paso se convirtiera el sábado en el escenario de un tiroteo con múltiples víctimas, la compañía estadounidense, con un valor de mercado de 312.000 millones de dólares, podría aplicarse a ello.

FOTO DE ARCHIVO: Un hombre sostiene un cartel en el que se lee "Walmart, América te está observando" durante una protesta en la que los manifestantes entregaron una petición firmada por 300.000 ciudadanos instando a Walmart a que a detuviera la venta de armas de asalto y munición en todo el país, en Danbury, Connecticut, Estados Unidos, el 15 de enero de 2013. REUTERS/ Michelle McLoughlin

Walmart ya ha adoptado medidas considerables para restringir la venta de armas en sus supermercados. La compañía elevó el año pasado la edad mínima para comprarlas de 18 a 21 años y ya no ofrece armas de asalto ni cargadores de gran capacidad. No obstante, no parece que vaya a adoptar una prohibición total, lo cual no dejaría de ser una decisión audaz para el mayor grupo de distribución minorista del mundo por volumen de ventas. Sin embargo, hay tres cosas que sí podría hacer sin entrar en disputa con su necesidad de seguir siendo rentable.

En primer lugar, la cadena comercial dirigida por Doug McMillon podría pedir a los clientes que no traigan armas a sus tiendas, incluso aunque las leyes estatales les permitan hacerlo. Starbucks hizo una “propuesta cortés” a sus clientes en 2013 pidiéndoles -no exigiéndoles- que no entraran armados en sus locales. Levi Strauss, Chipotle y el rival de Walmart, la cadena estadounidense de grandes almacenes Target, han hecho peticiones similares a sus clientes, mientras que Costco Wholesale, que opera a la manera de un club privado, prohíbe portar armas a sus socios.

En segundo lugar, Walmart podría anunciar una revisión estratégica del impacto financiero que tiene sobre sus cuentas la venta de armas de fuego. Precisamente eso es lo que está haciendo la cadena de material deportivo Dick’s Sporting Goods, que retiró las armas de asalto de sus estantes en 2018, y ya ha concluido que las armas y la munición generan un volumen de ventas menor que otros tipos de productos deportivos. Además, la inversión en armas de fuego empieza a ser menos rentable. El fabricante de armas estadounidense Sturm, Ruger anunció la semana pasada que sus ventas durante el segundo trimestre se habían contraído un 25% con respecto al año anterior, provocando que sus acciones se hundieran un 19%.

Por último, si Walmart va seguir vendiendo armas de fuego, podría abrirse a la venta de armas provistas con una tecnología de seguridad que sólo permite que puedan ser disparadas por sus dueños. Eso es lo que hizo en noviembre el consejero delegado de Dick’s Sporting Goods, Ed Stack. Es cierto que tales armas aún no están disponibles en el mercado y que muchos partidarios de las armas dudan de su eficacia, pero un gesto de apoyo por parte del mayor minorista del mundo ayudaría a atraer capital para su desarrollo.

Es posible que ninguna de estas medidas habría cambiado nada en los tiroteos del pasado fin de semana. Problemas de mayor envergadura, como la incapacidad del Senado de Estados Unidos para aprobar leyes que obliguen a comprobar la ausencia de antecedentes penales a la hora de vender un arma, son mucho más perniciosos. Así y con todo, los pequeños gestos también cuentan. Walmart no puede solucionar este problema en solitario, pero definitivamente puede hacer algo más que quedarse de brazos cruzados.

En Twitter twitter.com/johnsfoley

CONTEXTO

- Walmart dijo el 5 de agosto que no había hecho ningún cambio en su política de venta de armas de fuego tras los dos tiroteos del pasado fin de semana, uno de los cuales tuvo lugar en uno de los establecimientos de la cadena estadounidense.

- El tiroteo del 3 de agosto en el Walmart de El Paso, Texas, dejó 22 muertos y otras dos decenas de heridos. Al día siguiente, un hombre armado mató a nueve personas en Ohio.

- Walmart dejó de vender fusiles de asalto en 2015 y elevó la edad mínima para la compra de armas de fuego de 18 a 21 años en 2018. - Las acciones del fabricante de armas de fuego estadounidense Sturm, Ruger cayeron un 19% el 1 de agosto después de que publicara una caída de sus ingresos por ventas en el segundo trimestre de un 25% en comparación con el mismo periodo del año anterior.

- La comprobación de la existencia de antecedentes penales para la venta de armas de fuego aumentó un 4% en el primer semestre de 2019, según datos del FBI.

Editado por Tom Buerkle y Amanda Gomez; Traducido por Darío Fernández en la redacción de Gdynia

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below