July 25, 2019 / 7:50 AM / a month ago

Sánchez se dirige a una segunda votación de investidura sin los apoyos necesarios

Por Andrei Khalip y Jose Elías Rodríguez

El candidato a la presidencia Pedro Sánchez durante el segudno día del debate de investidura, el 23 de julio de 2019. REUTERS/Sergio Pérez

MADRID (Reuters) - El presidente del Gobierno español en funciones se dirige a una previsible derrota en una segunda votación de investidura el jueves, elevando la probabilidad de tener que repetir las elecciones, después de que las negociaciones con Unidas Podemos encallaran.

Sánchez, que ganó las elecciones parlamentarias de abril pero no logró una mayoría, necesita que Podemos le apoye y al menos un partido más pequeño se abstenga para alcanzar la mayoría simple requerida para ser investido presidente del Gobierno.

A menos que haya una sorpresa de última hora, no parece que vaya a conseguirlo.

El estado de ánimo ha cambiado varias veces en los últimos días, ya que en varias ocasiones daba la impresión de que los socialistas de Sánchez y Podemos se acercaban a un acuerdo para posteriormente situarse al borde de la ruptura.

A pocas horas de la votación, el PSOE rechazó una nueva propuesta de Podemos, que renunciaba al Ministerio de Hacienda pero seguía manteniendo sus pretensiones sobre la cartera de Trabajo.

Después de una noche de filtraciones y críticas cruzadas, los portavoces de ambos concedían constantes entrevistas en cadenas de radio y televisión en lugar de negociar.

La vicepresidenta socialista en funciones y negociadora principal, Carmen Calvo, dijo a la Cadena Ser que Podemos no había querido negociar y había exigido demasiado poder dentro del gabinete.

“(Querían) entrar en un gobierno sin el más mínimo respeto a la posición electoral que teníamos los socialistas (..). El documento que ellos ponen en la mesa (..) era prácticamente trufar todo el Consejo de Ministros para tener un Gobierno en paralelo”, dijo Calvo.

Si Sánchez pierde la votación, España podría enfrentarse a sus cuartas elecciones en cuatro años, a menos que vuelva a intentar una investidura en septiembre, como sugirió la portavoz de Podemos Ione Belarra.

El país está teniendo problemas para acoplarse a un panorama político cada vez más polarizado y fragmentado.

Ione Belarra dijo en RNE que Podemos no apoyaría a Sánchez en la votación del jueves a menos que se cumplan sus condiciones sobre varios puestos gubernamentales, aunque continúan abiertos a negociar “hasta el último momento”.

ESTANCAMIENTO

Las negociaciones se estancaron en la cuestión de qué papel jugaría Podemos en un posible Gobierno de coalición, que sería el primero de España en la era moderna.

Belarra dijo que habría tiempo para seguir negociando hasta septiembre.

El debate del jueves comenzará a la 1:30 p.m. (1130 GMT) y se espera que la votación tenga lugar alrededor de las 2:25 p.m., y mucho podría cambiar antes de esa hora.

Sánchez perdió una primera votación de investidura el martes por 170 votos en contra, 124 a favor y 52 abstenciones, después de que Podemos se abstuviera y varios partidos independentistas regionales votaran en contra.

Para la votación del jueves, Esquerra Republicana de Cataluña y Bildu dijeron que se abstendrían y llamaron a la responsabilidad de PSOE y Podemos para evitar una repetición electoral.

Si es derrotado, Sánchez, que tiene poco apoyo entre los demás partidos, podría verse obligado a convocar elecciones en noviembre.

Fundado en 2014, el partido antiausteridad Podemos apoyó anteriormente a Sánchez para gobernar en minoría en la moción de censura que aupó al líder socialista al poder el año pasado cuando el anterior Gobierno de centro-derecha fue derrocado. Ahora están tratando de entrar en el Gobierno.

Podemos quiere responsabilidades en materia de política social, que probablemente incluyan límites al alquiler, un aumento del salario mínimo y un aumento generalizado del gasto social, así como cambios en las leyes laborales.

Los socialistas y Podemos están cerca en cuestiones políticas, pero difieren en el asunto de las ambiciones independentistas de Cataluña, que en 2017 provocó una gran crisis constitucional. Podemos ha apoyado anteriormente la celebración de un referéndum en Cataluña sobre su futura relación con España, algo que Sánchez descarta.

Tres meses de conversaciones a menudo enconadas entre las dos partes sugieren que, incluso si finalmente hubiera un Gobierno de coalición, podría ser vulnerable a divisiones similares.

Información adicional de Belén Carreño; Traducido por Emma Pinedo

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below