July 14, 2019 / 8:48 AM / 3 months ago

Golpeadas y abusadas, las mujeres sudanesas llevan las cicatrices de su lucha por la libertad

JARTUM (Reuters) - Después de seis años en el extranjero, Khadija Saleh regresó a Sudán en marzo para unirse en las calles a los manifestantes que exigen cambios.

Khadija Saleh de 41 años, activista política y blogger posa para una fotografía en Jartum, Sudán. Después de seis años en el extranjero, Saleh regresó a su país de origen cuando las personas salieron a las calles exigiendo un cambio. Estaba en una protesta cerca del Ministerio de Defensa en Jartum el 3 de junio cuando las fuerzas de seguridad irrumpieron en el sitio. El área se había convertido en un centro de protestas contra el Gobierno. Saleh dijo que la golpearon con palos y que todavía lleva vendas en sus heridas. 28 de junio de 2019. REUTERS/Umit Bektas.

El 3 de junio estaba participando en una manifestación cerca del Ministerio de Defensa en Jartum cuando llegaron las fuerzas de seguridad. El área se había convertido en un centro de protestas contra el Gobierno.

Saleh dijo que fue golpeada con palos y que todavía cubre con vendas sus heridas.

“Regresé (a Sudán) desde un lugar más seguro porque quiero un futuro mejor para este país”, dijo la mujer de 41 años.

Las mujeres fueron una fuerza motora durante los meses de protestas contra los 30 años de gobierno del presidente Omar al-Bashir, antes de que fuera reemplazado por una junta militar en abril.

Pero las protestas no cesaron con el cambio, ya que los manifestantes exigían que los militares entregaran rápidamente el poder a la población civil, lo que provocó un enfrentamiento entre ambas facciones seguido de una represión.

Nahid Gabralla, activista de 53 años, dijo que fue golpeada y amenazada con ser violada durante la redada del 3 de junio.

“Sudán puede ser mejor”, dijo. “Mi hija merece vivir en un buen país (...) Lucharemos por un Sudán democrático, por un cambio real y por nuestros derechos”.

———————————————————————————————-

Para ver un ensayo fotográfico, clic en reut.rs/2NL40qt

———————————————————————————————-

INFORMES DE VIOLACIONES

Physicians for Human Rights, una ONG con sede en Estados Unidos que investiga casos de violación de derechos, citó a médicos locales que dijeron que las mujeres fueron despojadas de sus ropas y violadas, aunque la violencia sexual era difícil de cuantificar.

Las activistas locales citaron múltiples testimonios diciendo que los soldados exhibieron ropa interior femenina colgada en postes en representación de las mujeres que habían agredido sexualmente.

“Saben que si humillan a las mujeres, humillarán a toda la gente”, dijo la activista de 42 años Hadia Hasaballah. “Ninguna de las mujeres sudanesas dirá oficialmente que fue violada, por el estigma que ello supone”.

Reuters no pudo verificar de forma independiente los informes de violación. No fue posible contactar con un portavoz de la junta militar para recabar comentarios sobre la situación, si bien las autoridades ya habían negado con anterioridad las acusaciones.

El jefe de la Comisión de Derechos Humanos de Sudán, designado por la presidencia, dijo que había iniciado una investigación sobre las violaciones cometidas durante y después de la dispersión de la sentada, que condenó, aunque no aportó más detalles.

Bajo el gobierno de Bashir, las vidas de las mujeres estaban fuertemente controladas por los hombres. De acuerdo con las normas morales, una mujer podía ser arrestada por usar pantalones.

Por esa razón, Mahi Aba-Yazid, de 35 años, llevaba pantalones durante la sentada por el cambio. Sostiene que fue golpeada más duramente debido a la prenda que llevaba.

“Ya tenía un impacto de bala en mi brazo. Estaba sangrando, pero continuaron pegándome”, dijo.

Duha Mohmed, una estudiante de 23 años que escapó de la redada antes de regresar para ayudar a los heridos, dijo que también quiere una vida en la que pueda tomar sus propias decisiones.

“No quiero usar un pañuelo en la cabeza, pero no es mi elección. Quiero mi derecho a usar lo que quiero”, declaró.

Amel Tajeldin, de 41 años y madre de cuatro hijos, dijo que se turnaba con su esposo para cuidar a sus hijos.

“Mientras era su turno de cuidar a los niños, participé en las manifestaciones”, dijo.

Amel estuvo enseñando canciones a niños de la calle en una carpa improvisada en el lugar de la sentada. Durante la redada del 3 de junio, miembros de las paramilitares Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF, por sus siglas en inglés) les gritaron a ella y a otros manifestantes y les dijeron que huyeran. “Corrimos. Estábamos rodeados de soldados y policías”, dijo.

Sus brazos están ahora envueltos en vendas. “Mientras corríamos, nos golpearon. Usé mis manos para protegerme la cabeza, por eso tengo los dos brazos rotos”, dijo. “Los golpeados por la policía fuimos afortunados, los golpeados por miembros de las RSF resultaron brutalmente heridos”.

INVESTIGACIÓN

La junta militar reconoció que se cometieron excesos cuando se desalojó la sentada, y aseguró que hay abierta una investigación y que los responsables serán castigados.

Slideshow (6 Images)

Manal Farah, de 49 años, perdió a su hijo, un estudiante universitario de 22 años, en la represión. Según dijo, él insistió en ir a protestar aunque ella le pidió que se quedara en casa.

    “El objetivo del Gobierno es convencer a las madres de los revolucionarios para que impidan que sus hijos se unan a las revueltas. Pero no importa lo que les digamos, nunca se detendrán antes de lograr sus objetivos”, dijo Farah.

“Cuando empezó en la universidad, comenzó a preguntar por qué hay corrupción en Sudán. Dijo que debe haber un cambio, un nuevo Sudán (...) Rezo para que los sueños de mi hijo se hagan realidad”.

Reporte adicional y escrito por Lena Masri; editado en español por Carlos Serrano y Darío Fernández

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below