July 13, 2019 / 9:22 AM / in a month

Las nuevas start-ups europeas recorren un largo y sinuoso camino hacia un futuro autónomo

OXFORD, England (Reuters) - Lejos de las soleadas y anchas calles de Phoenix, donde los taxis autopropulsados de Waymo ejercen su oficio, un puñado de nuevas empresas europeas están desarrollando coches sin conductor para navegar por las congestionadas, caóticas y lluviosas carreteras en distintas ciudades europeas.

Startups como Oxbotica, FiveAI y Wayve, que están probando coches en Reino Unido, dicen que el viejo continente es una propuesta única con peculiaridades y desafíos que Waymo, del gigante tecnológico Alphabet, Uber, Aurora y otros todavía no han roto.

Operando con un presupuesto relativamente bajo que el de sus rivales estadounidenses, las startups europeas dicen que se han visto forzadas a ser creativas y a centrarse en tecnologías más baratas y adaptadas que podrían hacer frente a un fuerte aguacero en una concurrida calle londinense.

“Un coche entrenado para conducir por las carreteras de Arizona no va a sobrevivir en las calles de Croydon. Es un entorno totalmente diferente”, dijo Alex van Someren, inversor de capital riesgo de Amadeus Capital, que tiene una participación en FiveAI.

Las empresas emergentes esperan que, al desarrollar sistemas y software que funcionen en las circunstancias más difíciles, se encuentren en una posición privilegiada cuando las acaudaladas empresas estadounidenses se expandan a nuevas regiones para capitalizar el futuro de los automóviles autónomos.

Según el Boston Consulting Group (BCG), se espera que la era de los vehículos de alta tecnología conectados genere alrededor de 150.000 millones de dólares de nuevas ganancias para el sector del automóvil en 2035, centrándose en la carrera que la tecnología se convierta en un sector potencialmente lucrativo.

Algunos inversores estiman que una quinta parte de las ventas de automóviles nuevos en el mundo serán vehículos autopropulsados para el año 2030.

Aunque es probable que sólo un puñado de nuevas empresas sobrevivan, los inversores han invertido 70.000 millones de dólares de inversión privada desde 2014 en más de 3.400 empresas de todo el mundo dedicadas a la “nueva movilidad”, que van desde la conducción autónoma a la conducción en motocicleta, pasando por los scooters eléctricos y el aprendizaje a máquina, según BCG.

CON UN PRESUPUESTO AJUSTADO

En la ciudad universitaria inglesa de Oxford, Paul Newman fundó la empresa de robótica y autonomía Oxbotica para desarrollar un software de “autonomía universal” que pudiera venderse a cualquier fabricante de automóviles, operador de flotas, empresa de reparto o empresa de transporte.

La compañía ha estado probando su software en un Ford Mondeo coronado con una gran variedad de cámaras y sensores en las concurridas calles de la ciudad, conduciendo por el mismo circuito, bajando por la calle principal y pasando por el pub Red Lion, cinco veces al día durante tres meses.

La repetición de diferentes circuitos una y otra vez con su flota de automóviles le da a la compañía una línea base para medir su progreso, y en áreas difíciles permite que el software genere nuevos datos relevantes para un lugar específico, dijo Newman.

“Las negociaciones que uno tiene que hacer con ciclistas y estudiantes universitarios en las primeras horas de la madrugada -en calles que, francamente, fueron diseñadas para ponis- en estas ciudades europeas es un poco diferente”, dijo.

La empresa planea ahora abrir oficinas en Norteamérica y China, y tiene como objetivo lanzar un servicio de taxi en 2021 en Londres en rutas específicas - con la presencia de un conductor de seguridad - como parte de un consorcio que trabaja con la compañía de taxis Addison Lee.

Los ensayos públicos en carretera de Oxbotica destinan gran cantidad de mano de obra y son costosos, lo que demuestra la magnitud del reto al que se enfrentan las empresas que aspiran a hacer frente a Waymo y Uber con un presupuesto ajustado.

Un vehículo de pasajeros es visto viajando autónomamente usando el software de Oxbotica durante una prueba en carreteras públicas en Oxford, Reino Unido, el 27 de junio de 2019. REUTERS/Toby Melville

LA LLUVIA DETIENE EL JUEGO

Las empresas emergentes estadounidenses pueden beneficiarse de una financiación generosa, pero los europeos argumentan que el enorme déficit de financiación -junto con las necesidades regionales particulares- les ha empujado a encontrar formas más baratas de llenar las lagunas tecnológicas.

Lidar, por ejemplo, la tecnología de pulso láser que se utiliza ampliamente en los automóviles autónomos de Estados Unidos, lucha por dibujar una imagen precisa del entorno de un vehículo una vez que llueve, niebla o nieve, por lo que los desarrolladores en Europa están probando distintas herramientas.

“Los retos que tenemos que resolver aquí son sutilmente diferentes y eso requiere un conjunto diferente de sensores.... y un mayor énfasis en el procesamiento de imágenes y vídeo, el uso de técnicas visuales para la localización”, dijo Stan Boland, fundador y CEO de FiveAI,

“El deterioro del lidar bajo la lluvia es bastante horrible”, dijo Boland.

FiveAI inició este año pruebas de carretera en los distritos de Bromley y Croydon en Londres y espera lanzar pruebas de pasajeros en 2020. Su objetivo a largo plazo es operar una flota de vehículos autónomos para complementar el transporte público.

Mientras que Newman y Boland, de Oxbotica, sostienen que el Lidar tiene un papel que desempeñar -junto a otros sensores y cámaras- Wayve, una empresa de conducción autónoma con sede en la ciudad universitaria de Cambridge, insiste en que la tecnología láser es innecesaria.

El cofundador de Wayve, Amar Shah, dijo que las recientes mejoras significan que ahora se pueden obtener estimaciones en profundidad usando sólo cámaras, y que eso sería mucho más barato y más fiable cuando se trata de producir automóviles autónomos en masa.

Dijo que Wayve buscará asociaciones en un futuro cercano con fabricantes de automóviles, proveedores y cualquier otro organismo como los reguladores involucrados en el desarrollo de un futuro sin conductores. También se desentendió de la idea de que compañías como Waymo y Cruise representarían una seria amenaza con su gran peso financiero.

“Han pasado diez años en Phoenix, Arizona y apenas pueden salir de allí, así que ¿cómo pueden venir a Europa?

“AUTONOMÍA CONGELADA”

Sin embargo, los analistas y consultores pintan un futuro dominado por compañías como Uber y Waymo con flotas masivas que ofrecen suscripciones mensuales baratas para vehículos AUTÓNOMOS a la carta. Pero la plena autonomía podría estar aún a años de distancia.

“Desde la primera idea de que esto sucedería con bastante rapidez, ahora ha llegado el parón de la autonomía”, dijo Arthur Kipferler, socio de la consultora automotriz Berylls Strategy Advisors.

Los retos a los que se enfrenta la tecnología se pusieron de manifiesto cuando un peatón fue asesinado en marzo de 2018 por un coche que estaba siendo probado por Uber. El incidente causó una interrupción temporal del programa de desarrollo de Uber.

“Cuando uno pone los pies en el suelo y realiza una prueba de conducción en vehículos autónomos, ya sea en San Francisco o en China, en entornos urbanos complejos y desconocidos, todavía les falta mucho para alcanzar la plena autonomía”, dijo Deborah Orida, directora global de renta variable activa de la Junta de Inversiones del Plan de Pensiones de Canadá, que ha invertido en las start-ups de Aurora y Zoox.

Sensores y otra tecnología de guiado se ven en un vehículo de pasajeros que se utiliza para viajar de forma autónoma utilizando el software de Oxbotica durante una prueba en carreteras públicas en Oxford, Reino Unido, el 27 de junio de 2019. REUTERS/Toby Melville

Para las empresas europeas emergentes, la cautela de los inversores ante las promesas de una autonomía única podría ser una oportunidad para vender su mensaje.

“Si quieres un negocio, creo que necesitas ir a donde sea más fácil, hacerlo bastante rápido y luego escalar, aprender e ir al siguiente nivel de dificultad”, dijo Kipferler de Berylls.

Información de Helen Reid y Eric Onstad; editado por David Clarke; Traducido por Andrea Ariet en la redacción de Gdynia

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below