July 7, 2019 / 8:13 AM / 3 months ago

Análisis India: Modi se enfrenta a una compleja crisis de confianza

MUMBAI (Reuters Breakingviews) - El segundo mandato de Narendra Modi se empleará en hacer frente a algunas de las consecuencias imprevistas de su primer mandato. La campaña anticorrupción del primer ministro indio contribuyó en gran medida a que su partido Bharatiya Janata consiguiera otros cinco años en el poder. También castigó a los magnates y dañó la inversión privada. Una crisis de confianza se cierne ahora sobre la economía indica, que mueve 3 billones de dólares al año.

El primer ministro indio, Narendra Modi, se dirige a sus seguidores tras los resultados de las elecciones, en la sede del Partido Popular Indio (BJP), en Nueva Delhi, India, el 23 de mayo de 2019. REUTERS/Adnan Abidi - RC1517F2F950

Muchos ejecutivos aplaudieron los esfuerzos de Modi para limpiar la India corporativa. Entre otras medidas, se han hecho esfuerzos para que Londres extradite al barón de la cerveza Vijay Mallya de Londres con el fin de que se enfrente a acusaciones de fraude en su país, al tiempo que se ha impedido que los fundadores de otras empresas en quiebra, entre ellos Naresh Goyal de Jet Airways,, se vayan a otros países. El problema es que la ruptura del íntimo nexo entre banqueros, políticos y magnates también está causando daño.

El crecimiento en la India se ralentizó hasta el 5,8% en el último trimestre, su ritmo más débil en cinco años. Y la realidad puede ser peor: Arvind Subramanian, el principal asesor económico de Modi hasta el año pasado, publicó un estudio a principios de junio en el que decía que el PIB del país estaba probablemente sobreestimado en 2,5 puntos porcentuales en dos años fiscales recientes, uno de ellos antes de que Modi tomara posesión del cargo. El Gobierno defendió su metodología, pero tras una polémica similar sobre las cifras de desempleo, existe una creciente percepción de que los datos están siendo utilizados políticamente. 

Las grandes empresas están conteniendo la actividad. Las nuevas propuestas de inversión están en su punto más bajo en 14 años, y ascienden a solo 9,5 billones de rupias (138.000 millones de dólares) en las últimas cuentas anuales, según el Centro de Supervisión de la Economía de la India (Centre for Monitoring the Indian Economy). Otro indicador de la inversión privada también sigue mostrando debilidad: el crédito bancario bruto concedido a la industria creció sólo un 6,4% en mayo con respecto al año anterior, casi la mitad de la tasa registrada cuando Modi llegó al poder por primera vez.

Los consumidores también están nerviosos. Las ventas de vehículos de pasajeros cayeron un 17% en abril, a menos de 250.000, su peor caída mensual en más de siete años, según una patronal del sector. El aumento de los costes de los seguros en aplicación de las nuevas normas es una de las razones, según Capital Economics. Otro es probablemente el endurecimiento del crédito.

TRES PILARES

Los temores provienen de las grietas en los tres pilares del sistema financiero de la India: los bancos estatales, los privados y los prestamistas en la sombra. Todos ellos han sufrido por diferentes cuestiones en los últimos cinco años, lo que, en última instancia, ha dificultado el flujo de dinero tanto a las empresas como a los particulares. 

Los bancos estatales, que representan más de dos tercios de los activos, fueron los primeros en verse expuestos. En 2015, los reguladores les obligaron a reconocer la deuda incobrable que tenían. La decisión atrapó a muchos de los magnates ricos de la India, que habían estado enmascarando la morosidad pidiendo más dinero prestado. Este planteamiento condujo a un aumento de la morosidad, hasta el 9,3% en marzo, según el Banco de la Reserva de la India. Aunque el número está disminuyendo, sigue siendo demasiado alto. 

Le siguieron los bancos en la sombra, que dependen de la financiación a corto plazo de los mercados monetarios y similares, en lugar de los depósitos. Se les permitió expandirse rápidamente a medida que los prestamistas convencionales cortaban el crédito, en un movimiento percibido como una forma de privatizar sigilosamente el sector.

Sin embargo, la caída de Infrastructure Leasing and Financial Services en septiembre ha sido en gran medida la causa del cierre de los grifos de estas fuentes de liquidez. El grupo, muy apalancado, incumplió un pago de su deuda, que ahora asciende a 14.000 millones de dólares, ya que los bancos y los fondos de inversión se volvieron más estrictos a la hora de refinanciar préstamos. 

Uday Kotak, el banquero más rico de Asia, fue nombrado por el Gobierno para resolver el problema. Sin embargo, ha habido muy pocas señales de progreso en la obtención de compradores para los activos de IL&FS en carreteras y energía. Mientras tanto, se están notando los efectos dominó. Otro prestamista alternativo, Dewan Housing Finance Corp, también está luchando para amortizar sus deudas.

Tampoco las instituciones financieras privadas están al 100%. Han rodado cabezas en Axis Bank, ICICI Bank, y Yes Bank tras la presentación de informes inadecuados de morosidad o de acusaciones de préstamos inapropiados. Un nuevo equipo directivo es solo una parte de la solución. Yes Bank, por ejemplo, está expuesto a prestamistas en la sombra debilitados y de repente parece que está justo de capital. Sus acciones han caído casi un 40% desde el comienzo del año y varios miembros del consejo de administración han dimitido.

PASOS VALIENTES

Kotak dice que India necesita dar “pasos valientes para reformar el sector financiero”. No faltan idea en el sector privado, desde comprar préstamos tóxicos a los bancos para ayudar a inyectarles nuevo capital hasta dar a los magnates una mayor libertad de acción para adquirir grandes bancos. Un nuevo régimen de quiebras ha ayudado, pero se necesita más. 

Sin embargo, la mejor manera de aumentar la confianza sería abordar de forma exhaustiva los problemas de los bancos controlados por el Estado, dada su posición dominante. Se les asignarán nuevos fondos en el presupuesto anual del viernes, según artículos de medios de comunicación indios, pero es poco probable que una mayor capitalización cambie los ánimos. En 2017 se les dio un salvavidas de 2,1 billones de rupias, o 30.000 millones de dólares.

Nueva Delhi también está presionando para que se combinen los bancos a fin de que haya menos entidades pero más fuertes. State Bank of India se ha fusionado con varias filiales, y Bank of Baroda se ha aliado con rivales más pequeños como Dena Bank y Vijaya Bank. Por muy lógicas que sean las concentraciones, tampoco han alterado mucho las actitudes, sobre todo porque persisten los riesgos de repetir los errores cometidos en el pasado.

Por ello, la mejora de la gobernanza tendría un mayor impacto. Los bancos estatales funcionarán mejor si son capaces de nombrar a sus propios primeros ejecutivos, si ofrecen incentivos y salarios competitivos para la alta dirección, y se liberan del largo brazo de las agencias de investigación de la India. Romper los vínculos con el Estado es la mejor manera de lograr estos resultados.

Raghuram Rajan, exgobernador del Banco de Reserva de Nueva Delhi, dice que aunque algunos prestamistas privados se metieron en problemas, Nueva Delhi debería privatizar uno o dos bancos estatales y ver qué diferencia hay. Una comisión creada anteriormente por el banco central sugería que el Estado podría transferir una parte o la totalidad de sus acciones a una sociedad holding como Temasek de Singapur y permitir que los prestamistas recibieran el mismo trato que los del sector privado. Vale la pena intentar cualquiera de las dos opciones.

Como parte de los esfuerzos para erradicar la corrupción, Modi obligó a los burócratas y banqueros a destapar el fraude y las malas prácticas crediticias. Ahora es el momento de que demuestre a India Inc. que tomará medidas igualmente audaces para volver a poner el sistema financiero en el camino correcto.

(La autora es columnista de Reuters Breakingviews. Las opiniones vertidas en esta columna son responsabilidad exclusiva de su autora)

traducido por Tomás Cobos en la redacción de Madrid

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below