July 1, 2019 / 9:24 AM / 2 months ago

Japón reinicia la caza comercial de ballenas después de más de 30 años

KUSHIRO, Japan (Reuters) - Cinco pequeños barcos zarparon el lunes en la primera cacería comercial de ballenas de Japón en más de tres décadas, un movimiento que ha despertado la condena mundial y el temor por el futuro de las ballenas.

Barcos balleneros antes de la reanudación de la caza comercial de ballenas en el puerto de Kushiro, Japón, el 1 de julio de 2019. REUTERS/Masashi Kato

Japón ha dicho durante mucho tiempo que pocas especies de ballenas están en peligro, y la noticia en diciembre de que abandonaba la Comisión Ballenera Internacional (CBI) para reanudar la caza fue la culminación de años de campañas por parte de los partidarios de la industria y el primer ministro, Shinzo Abe, cuya circunscripción electoral incluye a una ciudad que desde hace mucho tiempo se dedica a la caza de ballenas.

“Si tuviéramos más ballenas disponibles, las comeríamos más”, dijo Sachiko Sakai, una taxista de 66 años de edad en Kushiro, una ciudad portuaria en la zona más septentrional de la isla principal de Hokkaido, donde los barcos balleneros fueron despedidos del puerto en una breve ceremonia.

“Es parte de la cultura alimenticia de Japón”, dijo Sakai, añadiendo que de niña comía muchas ballenas. “El mundo se opone a matar ballenas, pero se puede decir lo mismo de muchos de los animales criados en tierra y matados para comer”.

Los barcos, a los que se unirán buques del puerto meridional de Shimonoseki, pasarán gran parte del verano cazando ballenas minke y ballenas picudas de Baird.

La tripulación con chalecos salvavidas naranjas tomó posiciones en las cubiertas mientras los buques de casco azul zarpaban de Kushiro, algunos con banderas rojas ondeando en los mástiles.

Japón comenzó a cazar ballenas para la investigación científica un año después de la prohibición de la caza comercial de ballenas en 1986, con el objetivo de recopilar lo que denominó datos poblacionales cruciales, y abandonó la caza comercial de ballenas en 1988.

Los críticos dijeron que el programa era simplemente una caza comercial de ballenas disfrazada, después de que la carne de los animales capturados terminara en los estantes de las tiendas y en los restaurantes.

La cuota de este año para la caza comercial de ballenas, incluyendo aliblancos, ballenas sei y ballenas de Bryde, es de 227, dijo la Agencia de Pesca. La cuota, que se fijará anualmente, es inferior a las 330 ballenas que Japón capturó en la Antártida hasta hace poco.

Los ecologistas dijeron que el inicio se retrasó hasta después de una cumbre de líderes de las principales economías del G20 que Japón acogió, pero los partidarios de la caza de ballenas lo han negado.

“Este es un triste día para la protección de las ballenas a nivel mundial”, dijo Nicola Beynon de Humane Society International.

Información de Elaine Lies y Masashi Kato; Traducido por Emma Pinedo

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below