June 16, 2019 / 8:58 AM / 2 months ago

Echando el cierre: el conflicto libio atrapa al sur de Túnez

BEN GUERDANE, Túnez (Reuters) - Fathi Mars gesticula con desesperación mientras habla en su establecimiento, entre mesas llenas de camisetas de colores brillantes y vaqueros.

Una comerciante exhibe ropa a la venta en el mercado "Souk Libya" en la ciudad de Ben Guerdane, cerca de la frontera con Libia, en Túnez, el 24 de mayo de 2019. REUTERS/Zoubeir Souissi

“Si la guerra continúa, cerraremos”, dijo el comerciante.

Es un estribillo habitual en Ben Guerdane. La ciudad del empobrecido sur de Túnez ha servido durante décadas como puerta de tráfico para mercancías, de contrabando o importadas, a una distancia de 35 kilómetros de la frontera con Libia.

Sin embargo, desde el derrocamiento de Muammar Gaddafi en 2011, el conflicto en el país vecino ha diezmado los negocios.

Alrededor de 700 tiendas han cerrado en los últimos ocho años ante la reducción de los suministros y la escalada de los precios, según una asociación de comerciantes locales. Restos esqueléticos de puestos jalonan las calles de la ciudad: armazones de metal oxidados y torcidos, que antaño antes estaban cargados de mercancías para la venta.

Las consecuencias financieras de la guerra de Libia son un nuevo revés para Túnez. El país norteafricano ayudó a inspirar los levantamientos árabes de primavera con su derrocamiento del autócrata Zine El-Abidine Ben Ali en 2011. Pero mientras los tunecinos ahora tienen democracia, su situación financiera es complicada.

La economía tunecina se contrajo un 13 por ciento entre 2017 y 2011, según datos del Banco Mundial, y el desempleo entre los jóvenes, que contribuyó a impulsar la revolución, sigue siendo uno de los más altos de la región, con una tasa de desempleo de alrededor del 35 por ciento.

Las medidas de austeridad, la alta inflación y el impacto en el turismo y la inversión extranjera de los frecuentes ataques de los militantes islamistas se han cobrado un alto precio, lo que ha provocado protestas en abril en la ciudad central de Sidi Bouzid, donde comenzó la revolución de 2011.

Libia solía actuar como una válvula de presión para la economía tunecina, un lugar donde miles de tunecinos iban a trabajar cada año y una fuente de bienes baratos que podían vender después en su país. Pero la violencia ha dañado el flujo de productos y personas.

AGRAVIOS LOCALES

El denominado “Zoco Libia” de Ben Guerdane, un laberinto de tiendas de ropa, televisores y microondas, algunas de ellas todavía en cajas con los nombres de empresas importadoras libias, ha estado bajo presión durante años. Sus problemas se agudizaron después de que Khalifa Haftar, el comandante de las fuerzas de Libia oriental, iniciara una ofensiva a principios de abril para arrebatar Trípoli a los soldados leales al Gobierno reconocido por la comunidad internacional.

Los combates anularon un acuerdo comercial entre Túnez y Libia que habría permitido a los viajeros importar bienes de consumo por valor de 10.000 dinares libios (7.140 dólares) a Túnez, reinstaurando los límites y las prohibiciones arbitrarias impuestas anteriormente a las importaciones por grupos armados y dirigentes que representaban al Estado libio, dijeron comerciantes y autoridades en la ciudad de Ben Guerdane.

Mientras los dirigentes elaboraban los detalles del acuerdo, estalló la guerra de Trípoli, poniendo en suspenso las conversaciones mientras las comunidades libias occidentales que controlaban las rutas comerciales se concentraban en la lucha.

“La gente de Ben Guerdane depende de lo que está ocurriendo al otro lado de la frontera”, dijo Fathi Abab, jefe del consejo municipal, que participó en las negociaciones comerciales. “Habíamos acordado un nuevo trato, pero estalló la guerra. No se ha implementado”.

Al carecer del desarrollo económico de las regiones turísticas del norte de Túnez, el sur del país es un lugar de reclutamiento popular para los militantes islamistas. En 2016, intentaron capturar a Ben Guerdane con la ayuda de yihadistas locales, pero se vieron frustrados por las fuerzas de seguridad tunecinas.

La mayoría de los adultos de la destartalada ciudad de 100.000 habitantes no tienen un trabajo regular, según un sindicato local, y sin los ingresos procedentes del comercio, las tensiones aumentan. Cuando Libia cerró el principal paso fronterizo de Ras Jdir para llegar al país durante más de dos meses el año pasado, los residentes de Ben Guerdane se manifestaron.

“Si las economías fronterizas se deterioran aún más sin la creación de medios de vida alternativos, habrá más protestas en las regiones fronterizas, como hemos visto repetidamente en los últimos años”, dijo Max Gallien, un politólogo que ha investigado el comercio transfronterizo y el contrabando en el norte de África.

“Se basan en un serio legado de agravios locales. Es importante tomarlos en serio”.

PASADOS DE MODA

A nivel regional, el recrudecimiento del conflicto en Libia amenaza con interrumpir el suministro de petróleo, aumentar la migración a través del Mediterráneo hacia Europa y frustrar los planes de la ONU de celebrar unas elecciones que pongan fin a la rivalidad entre las administraciones paralelas de Libia.

Túnez no es el único país que sufre económicamente. Egipto solía enviar trabajadores a Libia, mientras que sus vecinos del sur, Chad y Níger, también se han beneficiado en el pasado del comercio y el contrabando, según empresarios libios.

Tradicionalmente, los comerciantes tunecinos han podido explotar una lucrativa brecha entre los altos precios en el país, donde el gobierno ha estado aumentando los impuestos, y los bajos precios en Libia, donde se pagan pocos o ningún impuesto de importación sobre los bienes, mientras los alimentos y el combustible han sido fuertemente subvencionados.

Sin embargo, las importaciones de bienes en Túnez han estado en declive durante más de tres años mientras los grupos rivales en Libia luchan por la supremacía. Los grupos armados que controlan la frontera y las rutas comerciales han impuesto sus propias obligaciones o han prohibido los suministros.

El dinar libio, bajo la presión del conflicto, cayó en picado en 2017 en comparación con el mercado negro, lo que provocó un aumento de los precios y llevó al banco central a devaluar el tipo de cambio para las transacciones comerciales y privadas el año siguiente.

Los comerciantes en Ben Guerdane dijeron que el coste de importar artículos tales como alfombras y pantalones turcos hechos en China desde Libia se ha duplicado en los últimos tres años.

Los controles fronterizos tunecinos más estrictos, diseñados para mantener alejados a los militantes, también han afectado a las redes de contrabando de petróleo, al igual que una campaña de la empresa petrolera estatal de Libia, NOC, para detener el comercio ilícito de combustible. Además, el gobierno de Trípoli dejó de subvencionar alimentos el año pasado, lo que hizo menos rentable el contrabando de trigo y pasta.

Las importaciones de Libia a Túnez por vía terrestre cayeron a 3.500 toneladas en abril de este año, frente a las 4.188 toneladas de abril de 2010, según los datos de las aduanas tunecinas. Estas cifras no incluyen el gran volumen de mercancías que se introducen de contrabando a través de la frontera.

Otra medida de la caída del comercio es la casi reducción a la mitad del número de personas que viajan a través de la frontera a 101.978 en abril de 2019 a partir de abril de 2010, según las estadísticas tunecinas.

Los comerciantes de Túnez suelen hacer viajes de un día a Libia para hacer negocios.

En Ben Guerdane, Mars, el minorista de ropa, ha intentado sustituir los productos libios por productos importados de Turquía, China y otros países de Asia oriental, pero son más caros y no se ajustan al modelo “Zoco Libia”.

La última vez que recibió suministros de Libia fue hace dos años, señalando unos vaqueros sobre una mesa.

“No puedes venderlos porque están pasados de moda”, dijo.

Editing by Carmel Crimmins

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below