May 18, 2019 / 1:34 PM / 3 months ago

Cristina Fernández elige a político moderado como candidato presidencial en Argentina

BUENOS AIRES, 18 mayo (Reuters) - La exmandataria argentina Cristina Fernández de Kirchner anunció el sábado que será candidata a vicepresidenta de Alberto Fernández, quien fue su jefe de gabinete, lo que despejó una de las principales incógnitas de la política argentina antes de las elecciones de octubre.

IMAGEN DE ARCHIVO. La expresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner saluda a partidarios durante la presentación de su libro "Sinceramente" en la Feria del Libro de Buenos Aires. 9 de mayo de 2019. REUTERS/Agustín Marcarian

La decisión, que Cristina Fernández anunció en un video en redes sociales, sorprendió a la comunidad política, que esperaba que fuese candidata a la presidencia luego de consolidarse como favorita en las encuestas.

“Sí, no tengo dudas, la situación del pueblo y del país es dramática. Y esta fórmula que proponemos, estoy convencida que es la que mejor expresa lo que en estos momentos en Argentina se necesita”, dijo la expresidenta en un video con imágenes que la muestran en sus dos juras presidenciales en 2007 y 2011.

El peronista moderado Alberto Fernández, quien fue jefe de Gabinete del expresidente Néstor Kirchner y al comienzo del primer mandato de Cristina Fernández, puede atraer a votantes de centro que desconfían de las políticas populistas.

Una fuente de Unidad Ciudadana, el partido creado por la exmandataria, dijo que Alberto Fernández va a concitar el apoyo de gobernadores peronistas que se sentían más alejados de Cristina Fernández y, al mismo tiempo, ella mantendrá protagonismo.

“Que ella esté en la fórmula es imprescindible para que lo más granado del kirchnerismo entienda que ella no se borra”, dijo la fuente, que pidió no ser identificada.

La decisión se conoce cuando falta menos de un mes para el cierre de listas y días antes de que el martes Cristina Fernández deba sentarse como acusada frente a un tribunal federal, en un juicio por irregularidades en las obras públicas durante su mandato.

La expresidenta ha sido la principal oposición al presidente de centroderecha Mauricio Macri, quien no ha logrado que la tercera economía de América Latina salga de la recesión y supere una de las inflaciones más altas del mundo.

Tras los negativos resultados económicos y el fuerte ajuste fiscal del Gobierno, la imagen de Macri se desplomó en meses recientes, mientras que la intención de voto de Cristina Fernández aumentó.

“Enorme alegría de poder trabajar juntos para devolverle la dignidad a los millones de argentinos y argentinas que este gobierno ha sumido en la marginalidad y la pobreza”, escribió Alberto Fernández en su cuenta oficial de Twitter.

UNA ELECCIÓN INESPERADA

Con una larga trayectoria política junto al matrimonio Kirchner, Alberto Fernández dejó su cargo como jefe de Gabinete en 2008 y se volvió muy crítico de la entonces mandataria, pero recientemente se acercaron nuevamente y fungió como su jefe de campaña.

“Sorprende porque no era una jugada imaginada. Yo pensé que ella iba a ser candidata”, dijo Carlos Fara, asesor político y presidente de Carlos Fara & Asociados.

“Nadie se va a imaginar que está votando a Alberto sin pensar que está votando a Cristina. A los efectos del público es Alberto al Gobierno, Cristina al poder”, agregó Fara.

Los argentinos están convocados a votar en elecciones primarias obligatorias en agosto, pese a que algunos partidos acudan con una sola lista.

Las elecciones generales se realizarán el 27 de octubre y, de no haber un ganador que obtenga más del 45% de los votos, o el 40% más una diferencia de 10 puntos sobre el segundo, se realizará una segunda vuelta en noviembre.

“Si cada uno de nosotros (...) sale a convencer a aquel que hoy todavía está dudando, van a venir buenos tiempos”, dijo el sábado el diputado Máximo Kirchner, hijo de Néstor y Cristina Fernández y un referente importante de su partido, en un acto en Buenos Aires.

Fernández, quien gobernó el país durante ocho años en los que sus políticas populistas impulsaron el consumo interno y la ayuda a los sectores más vulnerables, también provoca un fuerte rechazo de un sector de los votantes por su poca apertura al diálogo.

La decisión de Cristina Fernández “apunta a captar a ese segmento más moderado que no aprueban la gestión de Macri exclusivamente por su gestión, no por un tema ideológico, y que tenía cierta resistencia a votar a Cristina”, dijo a Reuters Mariel Fornoni, de la consultora Management & Fit.

La fórmula también podría servir para sumar nuevos aliados en el peronismo, como el del exjefe de Gabinete Sergio Massa, quien el sábado se mostró abierto al diálogo con Alberto Fernández.

Reporte de Eliana Raszewski y Nicolás Misculin.; Editado por Javier López de Lérida

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below