April 25, 2019 / 2:13 PM / 7 months ago

Cataluña: la crisis en el corazón de la elecciones españolas

Por Ingrid Melander y Joan Faus

En la imagen de archivo, el presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, habla a los medios en Estremera, España, 21 de mayo de 2018. REUTERS/Sergio Perez -/File Photo

TOLEDO/BARCELONA, España (Reuters) - Orgulloso de las banderas de España que ha traído al mítin de Vox en Toledo, José Antonio Corrales Sierra, un policía jubilado manchego, dice que dejará atrás al PP y votará al partido de extrema derecha empujado por cómo han lidiado con la crisis de Cataluña.

El impulso por la independencia de los líderes de la región fronteriza con Francia ha radicalizado parte del voto y ha dado como resultado, en gran medida, un adelanto de las elecciones generales.

Cataluña ha sido uno de los temas más recurrentes durante la campaña electoral, y se espera también que sea fundamental para que el votante se decante por un partido u otro en las urnas.

“Antes votaba al PP, pero no volveré a hacerlo, son unos traidores”, dijo Corrales Sierra, de 61 años, acusando al partido que gobernaba en el momento del intento de celebración del referéndum por la independencia, el 1 de octubre, de no haber estado a la altura para evitar una consulta ilegal.

Las palabras del pensionista sonaron rotundas, al igual que parecían decididas sus acciones, pero también parecían esconder grandes emociones por el debate de la identidad nacional que ha dividido más que nunca a los españoles. Un debate cuyas consecuencias la derecha española podría haber pasado por alto.

El adjetivo de “traidor” fue también uno de los que utilizó el líder del PP, Pablo Casado, para referirse a Pedro Sánchez por dialogar con los separatistas catalanes, cuando este siempre se ha opuesto a la independencia.

El cabeza de partido de Vox, Santiago Abascal, eligió el de “loco” para calificar al presidente y en el mitín que abrió en Toledo, entre cuyos seguidores se encontraba Corrales Sierra, dijo que la supervivencia de España como nación estaba en juego.

Albert Rivera, el número uno del partido de centro-derecha Ciudadanos, por otra parte, afirmaba que Sánchez quería “liquidar” España.

Las cosas están mucho más tranquilas en Cataluña de lo que lo estaban en octubre de 2017, pero la crisis puso patas arriba la política española.

En un año y medio, Vox ha pasado del anonimato a estar cerca de ser el primer partido de extrema derecha en conseguir representación parlamentaria en casi 40 años.

¿CATALUÑA O EL ESTADO ESPAÑOL?

Sin embargo, insistir tanto en el conflicto catalán puede llegar a ser contraproducente para VOX y el resto de partidos de derecha en unas elecciones que se prevé serán muy reñidas.

Buscando la atención mediática, Vox se personificó en la acusación popular del “procés” contra 12 líderes catalanes separaristas acusados de rebelión y sedición.

Pero las últimas encuestas electorales no sitúan el desafío independentista entre las principales preocupaciones de los españoles, por lo que podrían estar desaprovechando tiempo y energía en esta estrategia electoral.

El objetivo común de los tres partidos es el de formar un gobierno de coalición, y las encuestas de hace una semanas daban por hecho que pudiera darse dicho escenario, pero ahora todo está en el aire.

Los socialistas de Sánchez lideran las encuestas a día de hoy y, para Lluís Orriols, politólogo de la Universidad Carlos III de Madrid, ello se debe en gran parte a la posición que ha tomado la derecha respecto a Cataluña.

“Los tres partidos vieron una oportunidad en la banda derecha (...), pero han descuidado el centro, que los socialistas ocupa por defecto”, dijo Orriols.

¿QUÉ COALICIÓN?

Alcanzar la mayoría absoluta parece poco probable para Sánchez, y Cataluña podría ser un factor determinante para sumar votos.

El líder socialista espera poder gobernar en coalición con Podemos, el único partido que apoya rotundamente la celebración de un referéndum sobre el futuro de Cataluña.

Pero lo más seguro es que necesite otros apoyos para seguir en la Moncloa, y entre ellos podrían incluirse los partidos separatistas, aunque fueran los que desencadenaran un adelanto de las elecciones al no apoyar los Presupuestos.

La semana pasada, sin embargo, las posturas de los principales partidos independentistas catalanes, ERC y JxCat, se suavizaron. Ambos mostraron cierta disposición a apoyar a Sánchez y evitar así un gobierno de derecha del que pudiera formar parte Vox.

“No facilitaremos, ni por acción ni por omisión, un gobierno de extrema derecha en España”, dijo el líder del ERC, Oriol Junqueras, desde la cárcel de Madrid, donde se encuentra recluido desde que empezó el juicio del “procés”.

“Si queremos la república (catalana), el referéndum, es obvio que el mundo nos tiene que entender”.

Cataluña elige a 48 de los 350 diputados de España, y ERC y JxCat podrían sumar hasta 23 escaños, según una encuesta del CIS.

Con unos posibles resultados tan ajustados, el apoyo de Junqueras podría ser decisivo, aunque cualquier tipo de negociación entre Sánchez y los independentistas será larga y compleja.

Según las últimas encuestas, los socialistas y Ciudadanos también podrían sumar mayoría para formar una coalición bipartidista, pero cada vez parece menos probable que sumen apoyos.

Además de no coincidir en cómo tratar la crisis catalana, Sánchez ya dijo el martes que pactar con Ciudadanos no entraba en sus planes después de que Rivera anunciara públicamente en repetidas ocasiones que nunca pactaría con los socialistas.

Mientras tanto, en Ciutat Meridiana, el barrio más humilde de Barcelona, el debate sobre la independencia parece ser la menor de las preocupaciones de sus vecinos.

“Lo que me importa es tener un trabajo. Soy apolítico”, dijo Francisco Javier, un obrero de 41 años que añadió que la campaña electoral debería centrarse en preocupaciones más importantes, como el calentamiento global.

A la hora de acudir a las urnas el próximo domingo, dice que votará en blanco.

Información adicional de Sabela Ojea, Elena Rodriguez; Escrito por Ingrid Melander; editado en español por Sabela Ojea en la redacción de Madrid

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below