March 27, 2019 / 10:56 AM / 5 months ago

May podría ofrecer su cargo para desatascar el Brexit

Por Guy Faulconbridge y Andrew MacAskill

La primera ministra británica Theresa May sale de Downing Street en Londres, Reino Unido, 25 de marzo de 2019. REUTERS / Henry Nicholls

LONDRES (Reuters) - La primera ministra británica, Theresa May, podría anunciar el miércoles una fecha para dejar su cargo a cambio de lograr que se ratifique su plan para el Brexit, dos veces derrotado en el Parlamento, mientras la Cámara Baja busca un consenso entre una lista de opciones propuestas por los diputados.

Pese a que la crisis británica del Brexit de los últimos tres años se encuentra en la recta final, todavía no se sabe cómo, cuándo o incluso si abandonará la Unión Europea, aunque May confía en que su acuerdo con Bruselas se vuelva a votar esta semana.

En un contexto de frenética agitación en la política británica, los diputados han arrebatado al Gobierno el control del Brexit por un día, para realizar una serie de votaciones “indicativas” (no vinculantes) sobre la salida de la UE. Entre las opciones propuestas, se encuentran unas relaciones más estrechas con la UE tras la escisión, un Brexit sin acuerdo o la revocación del proceso.

A falta de dos días para la fecha prevista inicialmente para la salida (el 29 de marzo), algunos de los euroescépticos rebeldes más influyentes que apoyan el Brexit, como Jacob Rees-Mogg, han aceptado a regañadientes apoyar el acuerdo de May.

Para May, el coste de este apoyo puede ser su cargo.

La mandataria podría anunciar la fecha de su partida en un encuentro con diputados del Partido Conservador durante una reunión de la Comisión 1922 en Westminster, alrededor de las 1700 GMT.

Antes, los diputados debatirán qué tipo de divorcio con la UE debería elegir la quinta economía más grande del mundo. Votarán a las 1900 GMT en una papeleta que contendrá tantas propuestas como deseen. Los resultados serán anunciados después de las 2100 GMT.

“La primera ministra podría obtener un acuerdo el jueves o el viernes”, dijo Oliver Letwin, exministro conservador que lideró la maniobra -poco habitual- para darle el poder al Parlamento. “Si lo logra, nadie sería más feliz que yo”.

“Sin embargo, si eso no sucede y llegamos al lunes, y una o más proposiciones obtienen un respaldo mayoritario en la Cámara de los Comunes, entonces tendremos que trabajar con el Gobierno para que las implemente”.

La incertidumbre en torno a Brexit, el cambio político y económico más importante del Reino Unido desde la Segunda Guerra Mundial, mantiene en vilo a aliados e inversores.

Los detractores temen que el Brexit divida a Occidente en su pugna con la heterodoxa presidencia de Donald Trump en EEUU y la creciente asertividad de Rusia y China.

¿DESENLACE DEL BREXIT?

Los partidarios dicen que si bien el divorcio puede traer cierta inestabilidad a corto plazo, a largo plazo permitirá que el Reino Unido prospere si se libera de un proyecto condenado, en su opinión, al fracaso.

El acuerdo de May, que pretende salvar la brecha social del referéndum de 2016 al abandonar las estructuras formales de la UE y al mismo tiempo preservar los lazos en materia de economía y seguridad, fue derrotado en el Parlamento por un margen 149 votos el 12 de marzo y por 230 votos el 15 de enero.

Está por ver si habrá alguna mayoría en el intento del Parlamento de buscar una alternativa. Entre las opciones que se votarán también se encuentra una consulta pública sobre el tema o un pacto mejorado al estilo de Noruega.

Los partidarios del Brexit temen que el divorcio en sí esté en riesgo. El Gobierno podría tratar de ignorar las votaciones, aunque si el acuerdo de May fracasa, la convocatoria de unas elecciones anticipadas podría ser la única forma de evitar la propuesta alternativa del Parlamento.

May todavía confía en que se apruebe su acuerdo, cerrado con la UE en noviembre tras más de dos años de negociación.

Para ello, May necesita que se sumen a su propuesta al menos 75 legisladores más: decenas de rebeldes en su Partido Conservador, algunos del Partido Laborista de la oposición y el Partido Unionista Democrático de Irlanda del Norte (DUP, por sus siglas en inglés), del que depende la mayoría parlamentaria del Gobierno.

“Ahora estoy dispuesto a apoyar el acuerdo (de May) si el DUP lo hace”, escribió Rees-Mogg en el Daily Mail. “Los números en el Parlamento dejan claro que todos los demás resultados posibles son peores y que es necesario aceptar una realidad incómoda”.

Escrito por Guy Faulconbridge; traducido por Tomás Cobos en la redacción de Madrid

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below