March 3, 2019 / 1:34 PM / 9 months ago

Al borde de la derrota en Siria, Estado Islámico desata explosivos y coches bomba

CERCA DE BAGHOUZ, Siria (Reuters) - El Estado de Islámico (IS por sus siglas en inglés) lanzó coches bomba y atacantes suicidas contra las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF por sus siglas en inglés) que atacaron Baghouz, en un último esfuerzo por evitar la derrota en su último bastión en el territorio, dijeron el domingo combatientes de las fuerzas respaldadas por Estados Unidos.

Un combatiente de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF) dispara una ametralladora junto a un muro cerca de Baghouz, Siria, en una imagen tomada de un vídeo de ANHA emitido el 2 de marzo de 2019. ANHA/ReutersTV via REUTERS

Recuperar la aldea en el este de Siria será un hito en los esfuerzos internacionales por hacer retroceder a los yihadistas, cuyo “califato” llegó a cubrir aproximadamente un tercio de Siria e Irak en su apogeo en 2014.

Pero se acepta universalmente que el grupo, que ha estado en retirada territorial desde entonces y que sufrió sus mayores derrotas en 2017, seguirá siendo una amenaza de seguridad como fuerza insurgente con células durmientes en algunas zonas desoladas de territorio.

El SDF había dicho que esperaba una “batalla decisiva” el domingo después de avanzar gradualmente durante 18 horas para evitar las minas terrestres sembradas por el Estado Islámico, cuyos combatientes también están utilizando túneles subterráneos para realizar emboscadas y luego desaparecer.

Al mediodía, sin embargo, no había señales de que la batalla hubiera terminado, y un portavoz de la coalición internacional liderada por Estados Unidos que apoya al SDF dijo que el ritmo del avance había disminuido.

“Los combatientes de ISIS han estado usando chalecos suicidas y coches bomba para frenar la ofensiva de la SDF y esconderse de los ataques de la Coalición en el área de Baghuz”, dijo el coronel Sean Ryan a Reuters.

“Todavía tienen civiles y también están atando los túneles con IED”, dijo, refiriéndose a dispositivos explosivos improvisados.

La SDF había estimado que varios centenares de insurgentes de IS estaban dentro de Baghouz, en su mayoría extranjeros, y la coalición los ha descrito como los militantes “más endurecidos”. Pero Ryan dijo que los escondites bajo tierra hacían difícil determinar los números actuales.

Desde una posición a unos 3 km de la línea del frente el domingo por la tarde, los aviones de combate y los golpes de artillería se podían escuchar en lo alto mientras emergían columnas de humo sobre Baghouz.

Un comandante de la SDF en la zona dijo a Reuters que IS había enviado vehículos cargados de explosivos para hacer avanzar a los combatientes la noche anterior. Añadió que los ataques aéreos destruyeron a dos de ellos, y que el SDF disparó a un tercero para detonarlo.

Los yihadistas también bombardearon la fuerza que se aproximaba.

Sinjar Shammar, del YPG kurdo que encabeza la coalición SDF, resultó herido cuando la metralla de un proyectil golpeó el vehículo blindado que conducía.

“Mi compañero fue enviado al hospital. Perdió la pierna”, dijo Shammar, de 22 años, mientras le vendaban el brazo en un punto de primeros auxilios.

“(Pero) la moral es alta (en la línea del frente). Regresaré con los camaradas en nada... si Dios quiere, triunfaremos”.

CALIFATO MARCHITO

Después de declarar un califato moderno a lo largo de grandes franjas de territorio que había conquistado en las ofensivas en Siria y el vecino Irak, IS atrajo a miles de extranjeros a vivir bajo su gobierno y defender su reino.

Pero su rápida expansión también atrajo a una gran variedad de enemigos, tanto locales como internacionales, que comenzaron a deshacer su sueño. A medida que el territorio de IS se marchitaba, miles de combatientes, seguidores y civiles se retiraron a Baghouz, un pequeño grupo de aldeas y tierras de cultivo a lo largo del río Éufrates.

Durante las últimas semanas, se marcharon a mayor ritmo de lo esperado coincidiendo con el asalto final. Un comandante de la SDF dijo a Reuters el jueves que muchas de las personas que abandonaban el enclave se habían refugiado bajo tierra en cuevas y túneles.

Después de sacar a los civiles restantes, el SDF reanudó su asalto el viernes por la noche. No ha descartado la posibilidad de que algunos militantes se hayan escapado, ocultos entre los civiles.

El comandante en jefe del SDF dijo el jueves que su fuerza declararía la victoria dentro de una semana. Más tarde, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, le contradijo al afirmar que el SDF había retomado el 100 por ciento del territorio que llegó a estar en manos de IS.

Washington tiene alrededor de 2.000 soldados en Siria, principalmente para respaldar el SDF contra el IS. Trump anunció en diciembre que los retiraría a todos, pero la Casa Blanca tuvo que rectificar parcialmente el mes pasado y dijo que unos 400 soldados permanecerían en el país.

Escrito por Stephen Kalin; Editado por Tom Perry y Mark Heinrich

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below