October 7, 2018 / 2:17 PM / 2 months ago

La crisis agrícola en India, un peligro para las ambiciones electorales de Modi

MUMBAI/NUEVA DELHI (Reuters) - La presión financiera sobre los agricultores de la India va a empeorar debido a los crecientes precios de los combustibles y al aumento de los costes de los fertilizantes, lo que representa un desafío para el primer ministro indio, Narendra Modi, de cara a las elecciones previstas para mayo.

En la imagen, cañones de agua tratan de dispersar a los agricultores durante una protesta en las afueras de Nueva Deli, el 2 de octubre de 2018. REUTERS/Stringer

El aumento en los precios de producción no podría haber llegado en peor momento para los agricultores, que ya estaban lidiando con una caída de los precios internos de los productos debido a las abundantes cosechas y los mayores rendimientos.

Sin embargo, el Gobierno tiene pocas opciones fáciles para responder a esta situación. Otros grandes productores mundiales se han quejado del apoyo estatal indio, y la caída de los precios mundiales de los productos agrícolas merma las perspectivas de exportación.

Los agricultores indios votaron abrumadoramente a Modi en 2014. Pero el descenso en las rentas rurales podría dañar ese apoyo el año que viene.

Miles de agricultores marcharon a Nueva Delhi el martes para exigir precios más altos para sus productos. La policía respondió con gases lacrimógenos y cañones de agua. Las protestas se suspendieron tras las conversaciones con las autoridades que tuvieron lugar el miércoles por la mañana.

Pero sus demandas y las de otros trabajadores agrícolas, que en conjunto representan aproximadamente la mitad de los 1.300 millones de habitantes de la India, no han desaparecido.

“Aunque hemos decidido poner fin a nuestra protesta, seguimos creyendo que el Gobierno no se toma en serio las preocupaciones de los agricultores”, dijo después de la marcha Anil Talan, secretario nacional del organismo de agricultores Bhartiya Kisan Union.

Los precios del diésel aumentaron un 26 por ciento este año, lo que hace que el arado, la cosecha y el transporte sean costosos para los 263 millones de agricultores de la India que usan en su mayor parte tractores diésel.

Junto con el aumento de los costes del diesel, los precios de importantes fertilizantes, como la potasa y el fosfato, han subido casi un 15 y un 17 por ciento, respectivamente, en un año, a medida que las compañías trasladan el incremento en los precios globales y el impacto de la débil rupia a los agricultores.

India, el segundo mayor productor mundial de alimentos básicos como el arroz y el trigo, importa todas sus necesidades de potasa y depende de suministros extranjeros para casi el 90 por ciento del fosfato que utiliza.

“Es un doble golpe para los agricultores que tienen que soportar el grueso de los precios más bajos de las cosechas y los mayores costes de producción”, dijo Devinder Sharma, un analista independiente de políticas de alimentos y comercio exterior, que dijo que esto explica “por qué se ha manifestado la ira de los agricultores”.

La demanda de diésel está aumentando a medida que los agricultores han comenzado a cosechar cultivos de verano. Después de arar, plantarán trigo y colza, los principales cultivos de invierno.

El representante de Bhartiya Kisan Union, Talan, dice que el Gobierno necesita apuntalar los precios de los productos básicos y controlar los costes de los agricultores para apoyar a la industria agrícola, que representa alrededor del 16 por ciento de la economía india.

CALCULANDO EL COSTE

“Debido a los precios más altos del diésel, necesito gastar casi un 20 por ciento más en la cosecha de soja, pero los precios de la soja se han desplomado este año”, dijo Uttam Jagdale, un agricultor de Pune, a unos 150 kilómetros al sur de Mumbai.

Nilesh Sable, un productor de caña de Sangli, en el estado occidental de Maharashtra, dijo que los precios de los fertilizantes aumentaban cada mes.

Las empresas de fertilizantes dicen que no tienen más remedio que trasladar al menos algunos costes adicionales debido a una fuerte caída en la rupia y un aumento del 20 por ciento en los precios internacionales de la potasa y el fosfato.

“Aun así, no estamos pasando toda la carga a los agricultores”, dijo un responsable de una empresa estatal de fertilizantes, que pidió no ser identificado en cumplimiento de las políticas gubernamentales.

La mayor eficiencia agrícola es en parte culpable. La agricultura mecanizada, las variedades de semillas de alto rendimiento y el mayor uso de pesticidas han impulsado las cosechas. La producción de la mayoría de los cultivos se ha disparado a niveles récord cada año.

La producción de legumbres en la India, como lentejas y frijoles, aumentó a 24,51 millones de toneladas hasta junio de 2018, frente a los 23,13 millones de toneladas de 12 meses antes.

Las importaciones de legumbres, como las lentejas de Canadá, Australia y Rusia, cayeron a 1,2 millones de toneladas en el año financiero hasta marzo de 2019, el nivel más bajo desde 2000/01 y muy por debajo de los 6,6 millones de toneladas importadas en 2016/17 tras dos años consecutivos de monzones que trajeron poca agua.

La abundancia se extiende a otros cultivos. Se prevé que India supere a Brasil como principal productor de azúcar del mundo en 2018/19, pero el aumento de la producción ha reducido los precios locales del azúcar en un 15 por ciento y ha dejado pérdidas en los ingenios azucareros.

En un intento por ayudar al sector, el Gobierno anunció medidas la semana pasada, como subsidios al transporte e incentivos para exportar al menos 5 millones de toneladas de azúcar. Brasil, Tailandia, Australia y otros productores rivales no tardaron en quejarse.

Los precios de las verduras, especialmente las cebollas, el repollo y los tomates, también han caído un 25 por ciento respecto al año pasado, en gran parte debido a la sobreproducción. Sin suficientes camiones refrigerados, el exceso de producción no se puede almacenar.

Los precios domésticos de la leche cayeron más del 25 por ciento en el último año, pero un exceso global ha hecho que las exportaciones indias no sean competitivas.

Harish Galipelli, jefe de materias primas y divisas de Inditrade Derivatives & Commodities en Mumbai, dijo que India necesitaba encontrar mercados en el extranjero para reducir sus reservas.

“Pero las exportaciones no serán fáciles, ya que los precios mundiales están deprimidos y no hay paridad de exportación para la mayoría de los productos básicos”, dijo.

información adicional de Promit Mukherjee; traducido por Tomás Cobos en la redacción de Madrid

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below