September 22, 2018 / 12:15 PM / 3 months ago

Del Congo a un club de baloncesto griego, el viaje de un joven migrante

SALÓNICA, Grecia (Reuters) - Huyó de los disturbios de la República del Congo con un balón de baloncesto y una muda de ropa, nada más. Ahora, Christ Wamba, de 17 años, entrena en un club de baloncesto profesional en Europa.

Foto del jugador de baloncesto congoleño Christ Wamba entrenando con su club en Salónica, el 13 de septiembre de 2018. REUTERS/Alkis Konstantinidis

Wamba se aferró a su balón durante su recorrido a través del norte de África, pero tuvo que lanzarlo al mar cuando cruzaba desde Turquía a Grecia. Ahora entrena en el club Aris, uno de los más importantes del país, mientras espera que se procese su solicitud de asilo.

“No tenía calzado para jugar baloncesto”, dijo Wamba, una figura imponente con aspecto juvenil y cabello decolorado, sobre la vida en el Congo, una nación asolada por la pobreza a pesar de sus ricas reservas petroleras.

“A veces jugué descalzo, con los pies sangrando”, recuerda mientras sostiene una pelota con sus piernas, que son demasiado largas para la cama que ocupa en una habitación proporcionada por una agencia de refugiados de la ONU.

Cuando Wamba llegó a Grecia en marzo de 2016, sus perspectivas, al igual que las de miles de solicitantes de asilo que languidecían en las islas de Grecia, eran sombrías. Pero la tecnología cambió su vida.

Después de pasar varios meses en Lesbos, creó un perfil en Athlenda, una empresa descrita por su fundador Lazaros Papadopoulos, un exjugador de baloncesto de la selección de Grecia, como “un LinkedIn para atletas” que reúne a jugadores, clubes, entrenadores y cazatalentos.

Rápidamente fue descubierto por Aris. “Me gustó desde el primer momento porque vi su pasión. Y cuando veo talento, un niño tratando de hacer lo que sea necesario para jugar, no puedo dejar de emocionarme”, dijo Papadopoulos, que se convirtió en mentor de Wamba. “Tiene todo para tener éxito”.

UNA OPORTUNIDAD

En África, donde el fútbol es el deporte más popular, Wamba era demasiado alto para jugar. Compró su primer balón de baloncesto con unas monedas que eran para comer y aprendió mirando videos de la NBA y tratando de imitar a sus ídolos, Kevin Durant y Kobe Bryant.

Huyó de su país en 2015 cuando estalló la violencia en la capital debido a los conflictos políticos. Wamba viajó a Turquía, donde pasó meses juntando dinero para pagarle a un traficante para hacer el difícil viaje en bote hacia Grecia.

Wamba y varios de sus compañeros de viaje fueron rescatados por la guardia costera griega. El joven fue llevado al campo de migrantes más grande de Grecia, Moria, según periodistas de Reuters que lo vieron llegar.

Una vez allí, omitió muchas comidas para practicar durante siete horas al día. También contó que a menudo recorría unos 20 kilómetros para encontrar una cancha de baloncesto donde poder practicar.

Desde junio, el jugador de 2 metros, cuyo nombre completo es Christ Wamba Bouassou Joachim Mossai Fidele, entrena con la camiseta amarilla de Aris, donde ocupa las posiciones de escolta y alero. Como no tiene un estatus legal en Grecia, tiene prohibido representar al equipo.

De vuelta en su pequeña habitación, Wamba sueña con la posibilidad de algún día llegar a la NBA. “Intento ser el mejor. Tal vez algún día en el futuro también hablen de mí”, comentó.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below