September 4, 2018 / 8:30 AM / a month ago

Prensa y activistas de Myanmar critican la condena a dos periodistas de Reuters

YANGÓN (Reuters) - Varios medios de comunicación de Myanmar y decenas de grupos de la sociedad civil denunciaron el encarcelamiento de dos periodistas de Reuters durante siete años bajo la Ley de Secretos Oficiales, y dijeron que su condena era un ataque al derecho a la libertad de información.

Un periódico de Myanmar publica la historia de los dos periodistas de Reuters condenados en Yangon, Mianmar, 4 de septiembre de 2018. REUTERS/Ann Wang

Un tribunal declaró culpables a los dos periodistas el lunes en un polémico caso que ha puesto en duda los avances democráticos en la nación del Sudeste Asiático, que fue gobernada por una junta militar hasta el 2011.

Wa Lone, de 32 años, y Kyaw Soe Oo, de 28, estaban investigando el asesinato de aldeanos de la minoría musulmana rohinyá por parte de las fuerzas de seguridad y civiles cuando fueron arrestados en diciembre. Se habían declarado inocentes.

El periódico de propiedad privada 7 Day Daily, uno de los más leídos de Myanmar, mostró un bloque negro en su página principal el martes con un editorial titulado “Un día triste para Myanmar”.

El periódico dijo que las sentencias “terminan con la esperanza de que el Gobierno actual valore y respete la libertad de los medios”, y agregó que el Gobierno se había ganado una reputación de opresión a los medios, como lo habían hecho los gobiernos militares anteriores.

“Todos deben ser conscientes de que la democracia no sobrevivirá en una era oscura de la información”, dijo el periódico.

Myanmar abolió la censura directa de los medios en 2012, como parte de las reformas realizadas antes de las elecciones de 2015, ganadas por el partido de la premio Nobel Aung San Suu Kyi.

No se pudo contactar con el portavoz del gobierno, Zaw Htay, para que comentara el veredicto ni el lunes ni el martes.

El viceministro de Información, Aung Hla Tun, rechazó la sugerencia de que el veredicto fuera un golpe a la libertad de prensa, pero reconoció que algunas leyes “no eran amistosas” con los medios, incluida la Ley de Secretos Oficiales, según la cual los dos periodistas fueron condenados.

“Esta legislación no fue promulgada por este gobierno, la heredamos”, dijo a Reuters. “Estamos tratando de revisar las leyes. Algunas serán abolidas, si es necesario, y otras enmendadas”.

Kyaw Zwa Moe, de la revista online de noticias Irrawaddy, dijo que Suu Kyi y el presidente Win Myint tenían que entender que el caso trataba sobre el derecho del pueblo a saber.

“No hay nada de malo en lo que hicieron estos reporteros de Reuters en particular: como cualquier periodista, simplemente estaban haciendo su trabajo al intentar recopilar información para descubrir la verdad”, escribió Kyaw Zwa Moe, que fue prisionero político durante el régimen militar.

El Myanmar Times, de propiedad privada, mostraba una fotografía de Kyaw Soe Oo en primera página, en blanco y negro, esposado y rodeado por periodistas mientras abandonaba el tribunal, diciendo que el veredicto era un “golpe a la libertad de prensa”.

El periódico estatal Global New Light de Myanmar informó sobre los hechos del veredicto en cuatro párrafos en una página interior. No mencionó ninguna crítica al fallo, pero señaló que la defensa podría apelar.

TRAMPA

La condena de los reporteros se produce en medio de la creciente presión sobre el gobierno por la represión contra los rohinyá en el estado de Rakhine en el oeste de Myanmar. La represión se desató tras ataques de os insurgentes rohinyá contra las fuerzas de seguridad en agosto de 2017.

Una misión de determinación de los hechos enviada por la ONU dijo la semana pasada que las fuerzas armadas de Myanmar llevaron a cabo asesinatos masivos y violaciones colectivas de rohinyá con “intención genocida” y pidieron que se enjuicie a los principales generales. Myanmar rechazó las conclusiones.

Según las agencias de la ONU, más de 700.000 musulmanes rohinyá huyeron a Bangladés desde que se inició la represión.

Los dos reporteros le dijeron a la corte que dos oficiales de policía les entregaron papeles en un restaurante en la ciudad de Yangón momentos antes de que otros oficiales los arrestaran el 12 de diciembre.

Un testigo de la policía declaró que la reunión del restaurante era una trampa para atrapar a los periodistas, que en ese momento estaban informando sobre la masacre de 10 musulmanes rohinyá en el estado de Rakhine. El juez dijo el lunes que el testimonio no había sido corroborado por otros testigos.

Durante las sesiones del juicio, un oficial de policía también le había dicho al tribunal que había quemado notas que hizo en el momento del arresto de los periodistas, pero no explicó por qué. Varios testigos de la fiscalía contradijeron la versión policial de dónde ocurrieron los arrestos. Y un oficial de policía admitió que la información “secreta” supuestamente encontrada en posesión de los reporteros no era en realidad un secreto.

Durante el proceso, Zaw Htay, portavoz del gobierno, apenas ha atendido a peticiones de comentarios al respecto.

Setenta y seis grupos de la sociedad civil dijeron en un mensaje conjunto en Twitter que el juicio “no fue ni libre ni justo y fue completamente manipulado”.

“Lo interpretamos como una ofensiva contra el derecho de acceso a la información y la libertad de los medios, y un gesto opresivo sobre todas las personas afectadas de Myanmar que aspiran a construir una sociedad caracterizada por el estado de derecho, la responsabilidad, la libertad y la justicia”, dijeron los grupos en la declaración en inglés.

La condena de los dos periodistas fue condenada por Naciones Unidas, muchos gobiernos occidentales, incluidos Estados Unidos, Reino Unido y Francia, y organizaciones internacionales.

Varios diplomáticos dijeron que plantearon preguntas sobre la transición de Myanmar hacia la democracia después de casi 50 años de duros gobiernos militares, y sobre el compromiso con los derechos humanos del Gobierno liderado por Suu Kyi.

El ministro de información en la administración semicivil que gobernó hasta la victoria electoral de Suu Kyi dijo que el veredicto dañaría la reputación del gobierno.

“Si arrestas y castigas a los periodistas que están haciendo su trabajo en Rakhine, significa que tienes algo que ocultar”, dijo a Reuters Ye Htut, quien también fue portavoz presidencial en la administración anterior.

Ye Htut, ahora miembro visitante del Instituto de Estudios del Sudeste Asiático en Singapur, dijo que había sido criticado en Myanmar por una publicación en Facebook que comparaba el enjuiciamiento de los periodistas con eventos en la Alemania nazi.

“La gente intentó mirar para otro lado, fingir que no pasaba nada”, dijo.

“Si comienzas a tratar de ocultar una cosa, eso te llevará a otra”.

Información adicional de Simon Lewis y Antoni Slodkowski; traducido por Tomás Cobos en la redacción de Madrid

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below