August 21, 2018 / 1:37 PM / 2 months ago

Los checos recuerdan la invasión soviética 50 años después de la "Primavera de Praga"

PRAGA (Reuters) - Hace medio siglo, los tanques soviéticos entraron en Praga para aplastar las reformas democráticas del Gobierno comunista checoslovaco, dando paso a una sangrienta ocupación cuyas lecciones muchos checos temen hayan sido olvidadas.

En la imagen, un hombre mira una imagen que conmemora el 50 aniversario de la invasión liderada por los soviéticos en la antigua Checoslovaquia, en una calle en Liberec, República Checa, el 21 de agosto de 2018. REUTERS/David W Cerny

El aniversario, conmemorado con ceremonias, exposiciones y películas sobre la ‘Primavera de Praga’ y su brutal represión que comenzó el 21 de agosto de 1968, llega en un momento de renovada influencia del Partido Comunista checo, marginado durante mucho tiempo en la política nacional.

Destacados políticos de la Unión Europea dijeron que el aniversario también ponía de relieve la necesidad de defender la libertad y la democracia hoy en día en un continente que se enfrenta a una nueva ola de autoritarismo en Europa del Este, así como a una Rusia más enérgica.

“El 21 de agosto (de 1968) fue un puñetazo en la cara”, dijo Vladimir Hanzel, recordando la violencia del día en que 200.000 tropas del Pacto de Varsovia -en su mayoría soviéticas pero también polacas, húngaras y búlgaras-, descendieron sobre su país.

Hanzel, entonces un estudiante de 17 años, dijo que se dirigió al centro de Praga en contra del consejo de su madre y vio a las tropas extranjeras destrozar el Museo Nacional con disparos de ametralladora, confundiendo el ornamentado edificio con oficinas del Gobierno.

En medio de la confusión general, mientras las tropas no entendían los nombres de las calles checas, describió cómo ciudadanos de Praga levantaron barricadas con tranvías y otros vehículos, lo que llevó a que los soldados abrieran fuego, matando e hiriendo a decenas.

Los líderes comunistas de Moscú habían ordenado la invasión para poner fin a las reformas del Partido Comunista Checoslovaco que relajaban las restricciones de viaje y la censura. Esto había permitido una mayor libertad de los medios y dejado al régimen abierto a acusaciones de corrupción.

La inesperada invasión llevó al final de la política de “Socialismo con rostro humano” del líder comunista checo Alexander Dubcek y a dos décadas más de gobierno totalitario, hasta que unas protestas masivas pacíficas en 1989 finalmente derrocaron al régimen comunista.

Información de Robert Muller, Escrito por Jason Hovet; Editado por Gareth Jones; Traducido por Blanca Rodríguez

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below