May 31, 2018 / 3:37 PM / 6 months ago

El Congreso español muestra a Rajoy la puerta de salida

MADRID (Reuters) - La corrupción en el seno del PP consiguió el jueves poner de acuerdo a la mayoría del segmentado Congreso nacional para respaldar la que sería la primera moción de censura exitosa de la democracia que forzará al presidente Mariano Rajoy a abandonar el gobierno dos años antes de que finalice su mandato.

El presidente del Gobierno español Mariano Rajoy junto a la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría durante el debate de la moción de censura en el Congreso de los Diputados en Madrid, 31 de mayo 2018. REUTERS/Sergio Pérez

El PSOE, promotor de la moción y candidato a sustituir al PP en el gobierno, basó su ofensiva casi exclusivamente en la corrupción que acosa al partido en el gobierno y consiguió los apoyos para sacarla adelante con el respaldo en el último momento del Partido Nacionalista Vasco (PNV) y de los partidos independentistas catalanes, pese a arrastrar un largo enfrentamiento por el apoyo de los socialistas a la intervención todavía activa de la región.

Rajoy, que durante la mañana defendió su gestión y atacó duramente las ambiciones del PSOE por gobernar de espaldas a las urnas, no asistió a la reunión vespertina de la Cámara, de la que se había marchado emotivamente por la mañana entre ovaciones de su grupo tras un discurso que sonó a despedida.

Aunque la oposición en bloque coincidía en querer la salida de Rajoy después de una sentencia que puso de manifiesto la existencia de una caja B en el partido que preside y una compleja trama de corrupción, los intereses políticos y/o electorales y las tensiones con Cataluña habían dificultado la convergencia.

Sin embargo, en unos casos por el deseo de acabar con el gobierno de Rajoy y en otros quizás por el temor a salir retratado como responsable de mantenerlo en pie, la mayoría de las fuerzas se pusieron finalmente de acuerdo y el viernes podrían votar su expulsión, aun a costa de permitir un gobierno presidido por el líder del PSOE, Pedro Sánchez, cuyo partido solo cuenta con 84 de los 350 escaños en el Congreso.

El PNV, que hace unos días permitió por segunda vez que saque adelante su proyecto de cuentas públicas el gobierno al que va a contribuir a destituir, también argumentó que la corrupción fue lo que finalmente le hizo apoyar con sus cinco diputados la iniciativa de los socialistas.

La formación nacionalista aprovechó para advertir veladamente al PP, con mayoría en el Senado, sobre la “irresponsabilidad” que supondría que la Cámara Alta rechazase en su último tramo de tramitación los presupuestos que Sánchez ya ha dicho que utilizaría.

Ciudadanos, el partido a la que algunos sondeos sitúan como favorita para unas nuevas elecciones y enemiga natural del PNV por su carácter unionista y partidario de retirar condiciones especiales a las regiones, defendió su idea de consensuar unas elecciones anticipadas.

Pese a quedarse sola con el PP y tres diputados regionales fieles en contra de Sánchez, el líder de la formación, Albert Rivera, reconoció la coincidencia en que la legislatura del PP está muerta “por la corrupción”.

LA DIMISIÓN QUE NIEGA SU MINISTRA

Rajoy, conocido por ser un experto en el arte de “esperar y ver”, todavía podría teóricamente presentar su dimisión antes de que el viernes se inicie la votación de la moción que, en caso de prosperar, daría por “investido de la confianza de la Cámara” a Sánchez.

El mandatario, que esta mañana no quiso responder hasta a cinco invitaciones de Sánchez a dimitir, evitaría al líder socialista acceder a ser investido presidente y permitiría que el gobierno del PP, sin él al frente, se mantuviera en funciones hasta que el Rey designase un posible candidato a la investidura o, en caso de no conseguir consensos, convocase nuevas elecciones.

“Rajoy no va a dimitir”, dijo en una comparecencia la ministra de Defensa y secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal.

El fantasma de la incertidumbre volvía a sobrevolar sobre el panorama nacional en espera de comprobar cómo gestionan los socialistas - según los sondeos descendiendo en intención de voto, al igual que el partido gobernante - las instituciones con 50 diputados menos que el PP pese a apoyarse en sus presupuestos.

Varios de los grupos que apoyan la moción- algunos “desde la discrepancia” - recordaron al PSOE que está muy lejos de la mayoría y que tendrá que sentarse a negociar.

Teóricamente, el gobierno provisional del PSOE podría extender el mandato hasta los dos años que le quedan a la legislatura aunque, en función de su capacidad de consenso, podría verse obligado también a convocar elecciones anticipadas.

La bolsa española, que durante la mañana llegó a subir casi un uno por ciento, cayó en el mismo porcentaje tras conocerse las garantías para sacar adelante la moción de censura.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below