May 31, 2018 / 9:32 AM / 5 months ago

Sánchez ofrece a Rajoy una dimisión in extremis para evitar la moción de censura

MADRID (Reuters) - Pedro Sánchez pidió el jueves al presidente del Gobierno Mariano Rajoy hasta en seis ocasiones que dimita para ahorrarse la que sería la primera moción de censura que prospera en la historia de la democracia con la que el líder de los socialistas aspira a sustituir en la jefatura del Ejecutivo al líder conservador.

El líder de los socialistas españoles Pedro Sánchez pronuncia un discurso durante la moción de censura en el Congreso en Madrid, 31 de mayo de 2018. REUTERS/Sergio Pérez

“Dimita y está sesión de censura habrá terminado aquí y ahora”, dijo el jueves Sánchez en el Congreso durante su primera intervención del debate de la moción como candidato a la presidencia. “Su soledad constituye el epitafio de un tiempo político que ha terminado”.

“¿Por qué tengo que dimitir yo, que de momento tengo la confianza de la mayoría de los ciudadanos y de esta Cámara, cuando usted no tiene ni la de los ciudadanos ni la de esta Cámara? (...) ¿No le parece que lo razonable es que dimita cuando pierda alguna de ellas?”, dijo Rajoy.

Ante la posibilidad de que finalmente Sánchez consiga el viernes los 92 votos que separan a su grupo de la mayoría para tumbar al gobierno de Rajoy, se especula con una hipotética dimisión de Rajoy, que sería todavía técnicamente posible antes de la votación del viernes pese a que la vicepresidenta negó esta misma mañana que vaya a producirse.

La eventual renuncia dejaría al gobierno en funciones y activaría el mecanismo de una nueva investidura para la que el Rey debería iniciar una ronda de contactos con el propósito de evaluar las alternativas de posibles candidatos o, en caso contrario, acabar convocando elecciones.

Aunque algunos medios especulan incluso con que el Ejecutivo todavía podría convocar elecciones anticipadas, la Constitución española es muy clara en este punto: “La propuesta de disolución no podrá presentarse cuando esté en trámite una moción de censura”.

En la primera sesión de la moción los socialistas basaron su propuesta casi exclusivamente en la corrupción que acosa al partido en el gobierno mientras que Rajoy acusó a la formación socialista de querer tomar el poder sin pasar por las urnas en un momento en el que los sondeos son desfavorables para el PSOE e incluso sitúan a Ciudadanos como la fuerza más votada.

“Pedro Sánchez sabe que en las urnas no ganará nunca” dijo Rajoy tras calificar la moción de “atropellada y mal encarada” y agitar el fantasma de los mercados. “Nada es gratis, todo tiene un precio”, dijo en relación al fuerte descenso de la bolsa española y el aumento de la prima de riesgo.

El PSOE, por su parte, pidió al resto de la Cámara no “regalar la impunidad”: “Los españoles no podemos tolerar la corrupción y la indecencia como si fuera algo normal, no podemos normalizar la corrupción”.

En su intervención como candidato a la presidencia en sustitución de Rajoy, Sánchez se comprometió a gobernar respetando los presupuestos generales que el PP acaba de pasar en el Congreso.

Rajoy respondió criticando la “incoherencia” de que Sánchez esté dispuesto a ser presidente con los presupuestos del gobierno del PP que se negó a apoyar y aprovechó su réplica al PSOE advirtiendo al resto de las formaciones parlamentarias que tengan en cuenta las consecuencias de “lo que van a votar”.

Entre aplausos de su grupo, Rajoy abandonó en solitario su escaño después de algo más de cuatro horas de debate y antes de que la presidenta de la Cámara suspendiese la sesión hasta las tres de la tarde.

CATALUÑA Y EL PNV

Aunque la oposición en bloque quiere la salida de Rajoy después de que el tribunal condenase la semana pasada a título lucrativo al PP en una sentencia que puso de manifiesto la existencia de una caja B en el partido gobernante y una compleja trama de corrupción, los intereses políticos y las tensiones con una Cataluña todavía intervenida dificultan las convergencias.

El PSOE, que ya cuenta con el apoyo de la formación de izquierdas Podemos y la negativa de los liberales de Ciudadanos, necesita el voto favorable de varios partidos catalanes, canarios y vascos, que han dado indicaciones de su posible apoyo a la propuesta.

El PNV, partido que hace unos días permitió por segunda vez al gobierno de Rajoy sacar adelante su proyecto de cuentas públicas, ha ido modulando su discurso del “no” al “puede” y muchos ya dan por hecho que finalmente apoyaría la propuesta de Sánchez al no poder justificar ante sus bases ser el responsable de que Rajoy se mantuviese en el poder.

Consciente de la dificultad matemática del reto, en su discurso ante la Cámara Sánchez evitó enfrentamientos con los grupos independentistas catalanes al comprometerse a recuperar “la normalidad institucional” en la región y retomar el diálogo con sus representantes sin mencionar el apoyo socialista a Rajoy en la intervención de las instituciones catalanas.

Rajoy, por su parte, hizo un repaso a las recientes descalificaciones de Sánchez a Podemos y a los nacionalistas catalanes y le acusó de una estrategia “basada en las tres D: Desmantelamiento, demagogia y despilfarro”, diciendo que su intención era “convocar elecciones en cuanto las encuestas mejoren, que puede ser nunca”.

El líder de los socialistas -que sería el primer presidente de la democracia sin escaño de diputado-, hizo un guiño también al decisivo PNV al agradecer a la formación vasca sus esfuerzos pasados y presentes para mitigar las tensiones entre el estado central y el catalán.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below