July 28, 2016 / 12:14 PM / 3 years ago

España reestrena la pantomima política seis meses después

MADRID (Reuters) - Los líderes de las principales fuerzas parlamentarias españolas escenificaron el jueves de nuevo las enormes dificultades para poner fin a unos desencuentros que han llevado al país a operar con gobierno en funciones desde hace seis meses.

Los líderes de las principales fuerzas parlamentarias españolas escenificaron el jueves de nuevo las enormes dificultades para poner fin a unos desencuentros que han llevado al país a operar con gobierno en funciones desde hace seis meses. En la imagen. el rey Felipe (I) junto con el presidente del gobierno en funciones Mariano Rajoy antes de su encuentro en el Palacio de la Zarzuela en Madrid. REUTERS/Angel Diaz/Pool

Tras despachar con el rey para designar un candidato a la presidencia, los líderes de los cuatro partidos con mayor representación coincidieron en descartar unas terceras elecciones, aunque todos apostaron por soluciones fuera de su propio alcance cuando no directamente rechazadas por quienes pueden hacerlas posibles.

Cuando empieza a apretar le necesidad de aprobar unos presupuestos que regulen los gastos del Estado y de aplicar políticas que garanticen el empleo y puedan anclar el crecimiento, el presidente del gobierno en funciones, Mariano Rajoy, aceptó la petición del monarca de tratar de repetir gobierno como formación más votada, aunque reconoció que no dependía exclusivamente de su partido.

“Intentaré formar Gobierno, pero no depende sólo de mí”, dijo poniendo presión sobre el resto de las fuerzas políticas.

Tras reconocer que por el momento no cuenta con apoyos para garantizar un gobierno estable y sólido, anunció negociaciones inmediatas, preferentemente con los partidos “constitucionalistas” para tratar de recabar sus apoyos y “ofrecer cuanto antes una solución que permita mantener la pujanza de nuestra economía”.

En todo caso dijo que si no lograse apoyos de otras fuerzas, intentaría también formar un gobierno en minoría con sus 137 diputados escaños aunque exigiendo unas mínimas garantías más allá de la abstención de al menos 39 diputados.

“Si no consigo los apoyos necesarios, exploraré un gobierno en minoría, sólo con los apoyos del Partido Popular”, dijo, condicionando esta opción a que el resto de los grupos parlamentarios “garanticen una lealtad mínima” y no bloqueen iniciativas consideradas vitales como los compromisos de consolidación fiscal o presupuesto.

MAYORÍA CONSERVADORA

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, dejó claro que quiere jugar un rol de oposición “leal y útil” como segundo partido en la cámara con 85 diputados y apostó a que el Partido Popular pueda convencer a otras fuerzas para formar gobierno y evitar unos terceros comicios.

Sánchez se mostró convencido de que “en las próximas semanas” se encontrará la solución para que haya un gobierno pero, en contra de lo que anticipan algunos analistas, observadores o incluso colegas parlamentarios, dejó claro que la “solución” nunca contará con los 85 diputados de su partido.

Aunque no está en su mano, Sánchez confió en que Rajoy será capaz de abandonar el “continuismo” de sus políticas y “convencer a sus potenciales aliados políticos, entre los que no está el Partido Socialista”, para formar un gobierno.

GOBIERNO EN MINORÍA...

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, por su parte, apostó por que el partido socialista, con el que alcanzó un fallido acuerdo de investidura hace unos meses, acabará absteniéndose para desbloquear la situación.

Rivera dijo que la opción de gobernabilidad más probable es un gobierno del PP con la abstención de los 32 escaños de su formación y los del partido socialista.

“Yo creo que un gobierno en minoría con una oposición responsable es viable”, dijo Rivera, para quien la única alternativa, la de un gobierno de consenso junto con el PP y el PSOE, es altamente improbable. “Como en muchos países de Europa, que un gobierno en minoría llegue a acuerdos, incluso puede ser un espacio de reforma y cambio de actitud y diálogo que quizás sea sano”.

... O CON EL APOYO DE CIUDADANOS

Pablo Iglesias, el líder de la formación antiausteridad Podemos, reconoció que no se dan las circunstancias para tratar de formar un gobierno alternativo de izquierdas y se mostró convencido de que Ciudadanos acabará apoyando un gobierno de Rajoy con la abstención de los socialistas.

“No creo que haya terceras elecciones. Creo que si avanzáramos ante una situación así, Ciudadanos cambiaría su abstención por un voto a favor y creo que eso sería la excusa que necesitaría el Partido Socialista para facilitar un gobierno del Partido Popular”, dijo el representante de Unidos Podemos, tercera fuerza parlamentaria con 71 escaños.

Un hipotético apoyo de Ciudadanos, que hasta ahora niega la mayor al menos para un gobierno presidido por Rajoy, sumaría 169 de los 350 votos de la cámara por lo que necesitarían todavía la abstención o el voto a favor de otros siete diputados, entre los que, según diversos analistas, podrían llegar a figurar los cinco del PNV o uno de Coalición Canaria.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below