May 4, 2020 / 11:19 AM / in a month

En la ciudad del Taj Mahal, la segunda oleada del virus trae señales de advertencia

AGRA, India, 4 may (Reuters) - El 25 de febrero, un día después de que el presidente de Estados Unidos Donald Trump y su esposa Melania posaran para fotos en el exterior del Taj Mahal durante una visita oficial a la India, Sumit Kapoor regresó a su casa, cerca del monumento indio, después de un viaje a Italia.

Niños juegan en el tejado de sus casas mientras se ve el histórico Taj Mahal en el fondo durante un encierro nacional para frenar la propagación del coronavirus, en Agra, India, el 23 de abril de 2020. REUTERS/Adnan Abidi

Kapoor, socio de una empresa que produce zapatos, dio positivo una semana después en el nuevo coronavirus, convirtiéndose en el primer caso confirmado en la ciudad de Agra, al norte de la India, y en el origen del primer gran brote del virus del país.

La ciudad de 1,6 millones de habitantes, famosa por su Taj Mahal con cúpula de mármol del siglo XVII, se movilizó rápidamente. Estableció zonas de contención, examinaron a cientos de miles de residentes y llevó a cabo un amplio rastreo de los contactos. 

A principios de abril, la ciudad creía que había vencido el virus, conteniendo los casos a cifras inferiores a 50, mientras que las nuevas infecciones estallaban en otras ciudades del país. El Gobierno del primer ministro Narendra Modi elogió el “Modelo Agra” como método para la batalla contra el coronavirus.

Ahora, mientras la ciudad y sus hospitales luchan contra una segunda oleada de contagios, Agra es un modelo de un tipo diferente, que ilustra cómo puede volver a estallar el brote de coronavirus incluso después de un rápido confinamiento y sofisticadas medidas de contención.

“Si no se hubiera propagado en los hospitales, habríamos sido capaces de contenerlo”, dijo la principal autoridad local de Agra, el magistrado de distrito Prabhu N. Singh.

Mientras India se enfrenta a alrededor de 42.000 infecciones de coronavirus, el segundo mayor brote en Asia después de China, la trama de Agra ofrece lecciones para las grandes ciudades de India y otros países.

Todo comenzó con un socio de una empresa de zapatos que visitó una feria comercial en Italia.

Después de volver a casa con un vuelo vía Austria, Kapoor, de 44 años, que vive a unos 10 kilómetros del Taj Mahal, se enteró por primera vez de que podía estar infectado el 1 de marzo, cuando su cuñado, que viajó con él, tuvo fiebre y dio positivo en Nueva Delhi. Un agente público llamó a Kapoor al día siguiente y le dijo que se hiciera la prueba en el Hospital del Distrito de Agra.

Dio positivo, al igual que su padre, su madre, su hijo, su esposa y su hermano. Los seis fueron trasladados a un hospital de Nueva Delhi, a unos 200 kilómetros al norte. “Mi hermano y yo teníamos dolor de garganta y los otros cuatro no tenían ningún síntoma”, dijo Kapoor a Reuters. 

Más tarde, un contable de Kapoor en Agra y su esposa también dieron positivo por COVID-19, mientras que otros casos no relacionados empezaron a aparecer por la ciudad.

ZONAS DE CONTENCIÓN Y ALTAVOCES

Singh, el magistrado de distrito, y su equipo intentaron establecer zonas de contención a medida que el virus se propagaba por la ciudad, pero se encontraron con un problema: cómo examinar rápidamente miles de hogares.

El doctor Brajendra Singh Chandel, médico de vigilancia de la Organización Mundial de la Salud en Agra, dijo que sacó “microplanes” de vacunación que habían sido desarrollados para el control de la poliomielitis por la OMS, utilizándolos junto con Google Maps para trazar las zonas objetivo.

Los planes detallados a nivel de hogares, que ayudaron a la India a erradicar la poliomielitis en 2014, han demarcado claramente los puntos de inicio, medio y final para la vigilancia de una zona, explicó Chandel, lo que permite que los equipos puedan trabajar en cualquier barrio de manera eficiente.

“Una vez que nos centramos en la zona, trabajamos utilizando los microplanes contra la poliomielitis”, dijo.

Las autoridades locales identificaron un epicentro para cada grupo de contagio y trazaron zonas de contención de tres kilómetros de ancho a su alrededor. Encuestaron a los residentes de esas zonas, buscando a los que habían estado en contacto con personas que daban positivo en las pruebas del coronavirus o que mostraban síntomas. Cerca de 3.000 trabajadores examinaron unos 165.000 hogares, según una presentación del Gobierno.

Mientras tanto, los epidemiólogos del Servicio de Inteligencia de Epidemias de la India del Gobierno Federal llegaron a Agra para ayudar con la contención, el rastreo de contactos y el análisis de datos, dijo el doctor Anshul Pareek, quien dirige el equipo de respuesta rápida del coronavirus de la ciudad.

A medida que aumentaba el número de casos, las autoridades cerraban los focos de infección —por lo general, grupos de casas o partes de una calle— y acordonaban barrios adyacentes que albergaban hasta 10.000 personas. En una sala de control utilizada para gestionar el tráfico, los agentes vigilaban las cámaras de toda la ciudad para asegurarse de que se aplicaba el confinamiento. Miles de policías fueron desplegados en puntos de acceso y de control. Los altavoces emitían mensajes que decían a los residentes que permanecieran en sus casas.

Se trata de una respuesta diferente a la de otras ciudades indias, muchas de las cuales no lograron aislar a los pacientes ni localizar a sus contactos, lo que permitió que la infección se propagara, según las autoridades sanitarias. Unos confinamientos laxos permitieron a los potenciales portadores atravesar los cordones de contención, según las autoridades. Más de 1.300 personas han muerto a causa del virus en India.

REPUNTE DE CASOS

Agra fue aclamada al parecer que tenía el brote de coronavirus bajo control. El 11 de abril, Lav Agarwal, un alto cargo del Ministerio Federal de Salud de India, presentó a Agra como un ejemplo de cómo estaba trabajando India “para derrotar la pandemia”.

Pero el repunte ya estaba en marcha. A fines de marzo, una reunión del grupo misionero islámico Tablighi Jamaat en Nueva Delhi se había convertido en fuente de cientos de nuevas infecciones en todo el país. Las autoridades federales enviaron a las autoridades de Agra una lista de los asistentes para que los localizaran, dijo Singh.

Agarwal no respondió a las solicitudes de comentarios de Reuters.

El jefe de la policía del distrito, Babloo Kumar, dijo que utilizó las tácticas de investigación de la policía y los datos de los teléfonos celulares para identificar a los miembros de Tablighi Jamaat y sus contactos. En total, 104 personas de este grupo dieron positivo en Agra.

El esfuerzo se vio favorecido por el encierro de todo el país el 25 de marzo, que paralizó todos los transportes públicos, cerró los comercios y mantuvo a los residentes en sus casas.

“Sin el confinamiento, no podríamos haber hecho nada”, dijo Singh.

A principios de abril, un paciente vinculado al grupo Tablighi se presentó en un hospital de Agra y más tarde dio positivo en COVID-19, dijeron las autoridades. La enfermedad se propagó rápidamente entre los pacientes y el personal, que luego infectaron a sus familias y parientes. También aparecieron nuevos casos en otros centros de salud de Agra.

El peor golpe fue en el Hospital Paras, la fuente de al menos 92 casos de coronavirus, dijo Singh. Un miembro del personal infectó a otros 14 en una casa de dos habitaciones, dijo. En otro caso, un paciente del hospital infectó a otros 32 en un pueblo cercano.

El hospital fue clausurado el 6 de abril. A finales del mes pasado, una tabla de seguimiento de los contactos de los pacientes positivos vinculados a la instalación sanitaria todavía estaba en la mesa del despacho de Singh.

Agra tiene ahora alrededor de 600 casos de coronavirus y 14 muertes, según las autoridades locales. A finales de abril, había 39 zonas de brote y se habían realizado 6.848 test (algunas personas fueron sometidas a múltiples pruebas).

Singh dice que confía en que la ciudad derrotará el virus, gracias en parte a su agresivo sistema de rastreo de contactos.

Slideshow (3 Images)

“Lo bueno es que para todos los casos, conocemos la fuente”, dijo.

Aun así, la erradicación del COVID-19 en los abarrotados barrios de Agra seguirá siendo difícil, en particular si no se realizan pruebas a grandes grupos de personas, dijo el doctor Rajib Dasgupta, un epidemiólogo profesor de la Universidad Jawaharlal Nehru de Nueva Delhi.

“Incluso dentro de una zona de contención, durante algún tiempo concebible, no va a desaparecer muy rápidamente”, dijo Dasgupta.

Información de Devjyot Ghoshal, editado por Saurabh Sharma en Lucknow; editado por Euan Rocha; traducido por Michael Susin en la redacción de Gdansk

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below