March 9, 2020 / 11:45 AM / 21 days ago

COLUMNA-El virus, un catalizador para un cambio de paradigma fiscal

LONDRES, 9 mar (Reuters) - Muchos inversores están perplejos ante la reticencia de los Gobiernos a aprovechar unos costes de endeudamiento casi nulos para aumentar las inversiones con el fin de reactivar el crecimiento, la inflación e incluso la lucha contra el cambio climático. La crisis del coronavirus puede acabar por fin con el bloqueo.

Oficiales de policía con máscaras protectoras someten a las personas a controles en la principal estación de trenes de Milán, siguiendo un decreto del Gobierno que ha cerrado grandes áreas en el norte del país, para contener la propagación del coronavirus, en Milán, Italia 9 de marzo de 2020. REUTERS/Flavio Lo Scalzo

El virus, que se está propagando rápidamente, amenaza con estancar la actividad económica mundial. Los bancos centrales están reaccionando, pero no tienen mucho margen para apoyar la economía. Con la inflación todavía aletargada y en declive, resulta desconcertante que los Estados no tomen más dinero prestado para estimular la actividad e invertir en infraestructuras futuras.

Mike Kelly, jefe de inversiones multiactivos de Pinebridge Investments, que mueve 100.000 millones de dólares, compara esta reticencia del gobierno con un niño que se congela bajo el aro de baloncesto, mientras los padres de ambos equipos gritan: “¡Tira ya, Johnny!”.

Para Kelly, el siguiente paso que deberían dar los Gobiernos es obvio, aunque no inevitable. Considera que Berlín, Washington y Londres tendrán que utilizar la expansión presupuestaria con fórmulas que vayan más allá del dinero para combatir el virus del COVID-19, porque las medidas específicas no serán suficientes. 

“Estés o no a favor, parece un baile lento al son del MMT”, dice Kelly, en referencia a las siglas en inglés de la Teoría Monetaria Moderna, que argumenta que los Estados pueden pedir prestado cantidades casi ilimitadas de dinero sin llevar a la inflación, siempre y cuando sea en su propia moneda.  

Hasta ahora, las respuestas de políticas fiscales han sido en su mayoría específicas, para combatir el virus o compensar el daño a las empresas más afectadas. Estados Unidos ha destinado casi 8.000 millones de dólares de fondos adicionales, por ejemplo, e Italia, el país más afectado de Europa, está gastando la misma cantidad.

El asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, dijo el viernes que era demasiado pronto para determinar la magnitud de la eventual desaceleración, y que no estaban contemplando grandes planes de inyecciones presupuestarias.

¿POR QUÉ LAS DUDAS?

Hay algunas buenas razones para la inquietud de los Gobiernos. El incremento del gasto tiene un potencial inflacionario, y los críticos temen que la política impida a los Gobiernos revertir la tendencia de gasto rápidamente si la inflación se dispara.

Europa tiene también un escenario diferente al de Estados Unidos, debido a las normas de la zona euro y a la obstinada negativa de Alemania a aumentar el déficit ante el temor al rápido envejecimiento demográfico. En el Reino Unido, el director de un influyente centro de estudios, el Institute for Fiscal Studies, dijo que el Gobierno británico no debería cambiar las normas presupuestarias para permitirse tomar más dinero prestado.

Sin embargo, ante un crecimiento inferior al previsto desde la crisis financiera, a la que ya se culpó de la frustración de los votantes y de los trastornos políticos de los últimos años, el nuevo bache económico eleva las expectativas. Algunos economistas, entre ellos los de Nomura, dicen que en escenarios severos -como una posible segunda oleada de infecciones por el virus en China-, el crecimiento mundial para 2020 podría caer a menos de la mitad de las estimaciones anteriores.

El Foro Económico Mundial alude a estudios que estiman que las pandemias de gripe causarán un promedio anual de pérdidas del 0,7% del PIB mundial, o unos 570.000 millones de dólares, en los próximos decenios, similar a un calentamiento global descontrolado.

DINERO GRATIS

Es barato para los Estados pedir prestado. La rentabilidad de la deuda pública a 10 años del Tesoro de Estados Unidos cayó por debajo del 1% por primera vez esta semana. Un índice que mide los costes de préstamos de bonos soberanos y de empresas a plazos similares, el Bloomberg-Barclays Multiverse, cayó a un mínimo histórico del 1,2%.

Pocos en los mercados financieros ven el aumento de la inflación como el problema central para los Gobiernos en los próximos años. El precio de los mercados de deuda a largo plazo indica ahora que los bancos centrales no alcanzarán los objetivos de inflación del 2% durante décadas. Las revisiones en curso del marco de la Fed y el BCE podrían incluso permitir que la inflación se dispare durante un período que refleje los años previos de objetivos no alcanzados.

Washington puede ir en dirección de un consenso entre los dos grandes partidos sobre la flexibilización fiscal. Es algo que China y Japón han aplicado desde hace muchos años. El susto del virus puede actuar como catalizador en Europa, también.

Los recientes comentarios de los políticos alemanes muestran que los conservadores de la canciller Angela Merkel están ahora divididos sobre si Berlín debe aprobar un paquete de estímulo fiscal.

El jueves, responsables de la Unión Europea dijeron que concederían a los Gobiernos todo el margen fiscal que necesiten para tratar individualmente el impacto del coronavirus y podrían aplicar medidas de estímulo de forma más concertada si la economía se ve gravemente afectada.

Con cada día que pasa, la canasta debe dar menos miedo a los dirigentes económicos.

(El autor es columnista de Reuters. Las opiniones vertidas en esta columna son responsabilidad exclusiva suya)

Escrito por Mike Dolan Twitter: @reutersMikeD; Editado por Paritosh Bansal y Edward Tobin, traducido por Tomás Cobos

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below