March 5, 2020 / 9:39 AM / in 5 months

Tranquilidad y teletrabajo, instrucciones de la banca europea a su plantilla por el virus

4 mar (Reuters) - Los bancos internacionales y las pequeñas empresas de inversión de Europa están instando al personal a trabajar desde su casa y a reducir los viajes, mientras la industria financiera se prepara para los trastornos causados por la propagación del brote de coronavirus.

FOTO DE ARCHIVO: El distrito financiero de Fráncfort, Alemania, el 7 de enero de 2020. REUTERS/Kai Pfaffenbach

Para muchas empresas será un primer experimento con el teletrabajo a gran escala. Mientras muchas oficinas asiáticas comienzan a normalizar estas prácticas laborales para frenar la propagación del virus, hay indicios de que la industria europea también se adaptará.

En Italia, el país europeo con el mayor número de casos de coronavirus conocidos hasta ahora, la mayor entidad bancaria, UniCredit, ha permitido que muchos de sus empleados trabajen desde casa, y menos de un tercio de los trabajadores de su sede de Milán acuden actualmente a la oficina, según una persona con conocimiento del tema.

Los bancos suizos Credit Suisse y UBS se han sumado a otras entidades internacionales imponiendo restricciones a los viajes internacionales para frenar la propagación del virus, según declararon a Reuters personas familiarizadas con la situación, mientras que las entidades francesas Natixis y Societe Generale y la española BBVA también dijeron que habían prohibido que sus empleados se desplazaran a zonas de alto riesgo y habían limitado los viajes a otros lugares.

Aunque la gran mayoría de los casos de coronavirus se han registrado en China, el virus se está extendiendo por todo el mundo y unos 80 países han informado de casos confirmados de una enfermedad similar a la gripe que puede provocar neumonía. Corea del Sur e Irán se han visto especialmente afectados y el número de casos en Europa está aumentando.

Italia ha comunicado 107 muertes relacionadas con el coronavirus hasta el miércoles y más de 3.000 casos confirmados desde que apareció el brote hace 13 días.

Una portavoz del Banco Central Europeo dijo que estaba vigilando los acontecimientos y que estaba en estrecho contacto con los bancos que supervisa en relación con sus planes de continuidad de las actividades.

Por su parte, los reguladores financieros alemanes y británicos dijeron que estaban observando de cerca la preparación de los bancos y otras instituciones.

Según las proyecciones del Gobierno, hasta una quinta parte de la fuerza laboral total del Reino Unido podría faltar al trabajo durante el pico de la epidemia.

Uno de los mayores mercados de seguros de Europa, el londinense Lloyd’s, dijo que tenía “protocolos de comercio de emergencia” para asegurar que el negocio continúe si se limita el acceso a su torre de la City de Londres, incluyendo el fomento de la comunicación electrónica en lugar de la práctica tradicional de hacer tratos de manera presencial.

En 2018, los servicios financieros representaron casi el 7% de la producción económica total de Reino Unido, la mitad de la cual se generó en Londres.

EN BICICLETA

Natixis dijo que su personal de la sala de “trading” en Hong Kong ya estaba equipado para trabajar desde casa y que en breve aplicaría las mismas medidas para su plantilla en Francia.

Empresas más pequeñas han implementado sus propias medidas.

“Hemos dicho que la gente debe viajar fuera de las horas punta o tomar un taxi... o ir en bicicleta”, dijo James Walker, socio director de la firma Solaise Capital Management.

“Nuestro siguiente paso sería que todos trabajen desde casa si (el brote) empeora sustancialmente”, dijo Walker, cuyos 11 empleados están ahora rotando turnos para evitar que todo el equipo enferme al mismo tiempo.

Queda por ver si las medidas temporales conducirán a un cambio a más largo plazo en los hábitos de trabajo en un sector conocido por las largas horas de trabajo en la oficina.

“Todos en nuestras oficinas de Asia han estado poniendo en práctica la rotación desde casa y sus mercados no han funcionado mal”, dijo Mike Kelly de Pinebridge Investments. “Cuando todo esto termine, mucha más gente se dará cuenta de que puede hacer teletrabajo.”

Otros eran más pesimistas.

“En circunstancias extremas, como una prohibición del transporte público o la decisión de las autoridades de cerrar todas las oficinas, realmente nos costaría mucho trabajo operar”, dijo un operador de bonos de un banco italiano. 

“Si ese es el escenario, bueno, el mercado mismo se vendría abajo.”

Información adicional de Maiya Keidan y Huw Jones en Londres, Giulio Piovaccari y Valentina Za en Milán, Oliver Hirt y Michael Shields en Zúrich, Tom Sims, Frank Siebelt y Hans Seidenstuecker en Frankfurt, Maya Nikolaeva en París y Jesús Aguado en Madrid; escrito por John O'Donnell; edición por Kirsten Donovan; traducido por Tomás Cobos

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below