February 20, 2020 / 10:47 AM / a month ago

Con un agujero como el Brexit en las cuentas, los líderes de la UE no están de acuerdo con el presupuesto

BRUSELAS, 20 feb (Reuters) - Los líderes de la Unión Europea iniciaron el jueves las negociaciones por el presupuesto para el período 2021-2027 de la UE, que deberá llenar un hueco de 75.000 millones de euros (81.000 millones de dólares) dejado por la partida de Reino Unido, justo cuando se enfrentan a costosos desafíos como el de alcanzar la neutralidad en emisiones de dióxido de carbono en 2050.

Una escultura con el símbolo del euro se muestra frente al Parlamento Europeo en Bruselas, Bélgica, el 2 de mayo de 2018. REUTERS/Francois Lenoir/Archivos

El presupuesto es la expresión más tangible de las áreas clave en las que los miembros de la UE centrarán sus esfuerzos durante los próximos siete años y de su voluntad de dar un paso adelante, sin embargo, las divisiones eran evidentes incluso antes de que comenzara la ronda de negociaciones de dos días de duración.

El bloque de los 27 Estados miembros quiere gastar más en clima, migración, digitalización y seguridad, pero los contribuyentes netos se niegan a pagar más, y los beneficiarios quieren conservar el apoyo que reciben en agricultura y desarrollo.

“Espero que hagamos progresos considerables... Es una tarea complicada y ciertamente hay que superar grandes diferencias”, dijo la canciller alemana Angela Merkel a los periodistas al encaminarse hacia las negociaciones.

El punto de partida de las negociaciones será el 1,074% del producto nacional bruto (PNB) del bloque, o 1,09 billones de euros.

Aunque es sólo una fracción de los presupuestos nacionales de los Estados miembros, algunos lo consideran demasiado y otros muy poco, lo que hace más probable que los líderes se acerquen a un compromiso intermedio en los próximos dos días en lugar de cerrar un acuerdo completo.

“Sería inaceptable que Europa compensara la salida de los británicos reduciendo sus propios recursos”, dijo el presidente francés Emmanuel Macron. “Me tomaré el tiempo necesario para llegar a un acuerdo ambicioso. Esto podría tomar varias horas, varias noches, varios días.”

Las conversaciones exponen las diferentes prioridades de los países del norte y del sur, del este y del oeste, y de las economías más desarrolladas y menos avanzadas.

“Un tercio (del presupuesto) se sigue destinando a la agricultura, un tercio para la cohesión. No puedo suscribir esta propuesta. La propuesta simplemente no es buena”, dijo el primer ministro holandés Mark Rutte, cuyo país es uno de los contribuyentes netos que quieren limitar el tamaño global del presupuesto al 1,0% del PIB.

Para enfatizar que su posición es firme, Rutte dijo que traía una biografía del compositor Frederic Chopin que planeaba leer en la cumbre ya que no tenía nada que negociar.

Pero aquellos que quieren preservar el status quo fueron igualmente inflexibles.

“Las nuevas áreas de gasto, como la investigación o la migración, la defensa o la innovación son áreas políticas importantes, pero no pueden ser a expensas de la cohesión y la política agrícola común”, dijo el primer ministro polaco Mateusz Morawiecki.

DIVIDIDOS

El presupuesto de la UE recibe dinero de los aranceles aduaneros sobre los bienes que entran en su mercado único, una parte del IVA, de las multas antimonopolio impuestas por la UE a las empresas y de las contribuciones nacionales.

En contrapartida, invierte dinero en subvenciones para los agricultores de la UE, en la equiparación de los niveles de vida en todo el bloque, en la gestión de las fronteras, en investigación, en seguridad y en diversos programas de ayuda a entidades no pertenecientes a la UE.

Algunos de los contribuyentes netos (como los “cuatro austeros”: Países Bajos, Austria, Suecia y Dinamarca) quieren limitar el presupuesto al 1,00% del PNB. Alemania, el mayor contribuyente, está dispuesta a aceptar un poco más, pero el 1,07% es demasiado alto para Berlín.

La Comisión Europea ha propuesto un 1,1% y el Parlamento Europeo, que votará el presupuesto, quiere un 1,3%.

“Está muy claro que los estados miembros tiene posiciones muy alejadas. Nos parece bien ser contribuyentes netos, pero no podemos aceptar un aumento drástico en nuestras tarifas - eso está fuera de discusión”, dijo el primer ministro sueco Stefan Lofven a los periodistas.

El primer ministro italiano Giuseppe Conte llega a la cumbre de líderes de la Unión Europea dominada por Brexit, en Bruselas, Bélgica, el 17 de octubre de 2019. REUTERS/Francois Lenoir/Archivos

Para ayudar a llenar el vacío económico del Brexit, la Comisión también ha propuesto la eliminación de los descuentos en las contribuciones presupuestarias que muchos de los contribuyentes netos disfrutan ahora. Pero los contribuyentes netos se niegan a aceptar el fin de los beneficios.

La UE también está considerando otras fuentes de ingresos, con los líderes están divididos ante un impuesto sobre los residuos plásticos o el reparto de los beneficios por el comercio de las emisiones de CO2.

Los representantes advierten que de no alcanzarse un acuerdo para finales de año, el bloque tendrá que congelar la mayoría de sus proyectos a partir de 2021.

Información de Jan Strupczewski, Sabine Siebold, Gabriela Baczynska, Michel Rose, Philip Blenkinsop, Francesco Guarascio, Kate Abnett, Marine Strauss, John Chalmers; escrito por Jan Strupczewski y Gabriela Baczynska; editado por Hugh Lawson y Frances Kerry, traducido por Darío Fernández y Laura Hijón en la redacción de Gdansk

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below