February 5, 2020 / 7:12 PM / 2 months ago

Para los demócratas, las primarias de Iowa abren una senda de confusión

WASHINGTON, 5 feb - El inicio del proceso de elecciones primarias de los demócratas estadounidenses en Iowa ocupará una página infame en la historia después de un caos tecnológico que provocó que no se conociesen los resultados durante casi un día, lo que privó a los candidatos con mejor desempeño de capitalizar su popularidad ante los medios, al tiempo que permitió a otros cuestionar la legitimidad del resultado.

Imagen de archivo de tres de los candidatos demócratas a las presidenciales de EEUU en 2020, durante un deabe en la Drake University en Desmoines, Iowa, el 14 de enero de 2020. De izquierda a derecha, la senadora Elizabeth Warren, el ex vicepresidente Joe Biden y el senador Bernie Sanders. REUTERS/Shannon Stapleton

Por consiguiente, es discutible el impulso que tendrá el previsible ganador, ya sea Pete Buttigieg o Bernie Sanders, o cualquier otro contendiente, en la siguiente parada, las primarias del 11 de febrero en New Hampshire, estado en el que los candidatos ya están haciendo campaña.

Ahora que se conocen los resultados del 71% de las circunscripciones, así es como los “caucus” o asambleas electorales de Iowa afectaron a los principales candidatos:

BERNIE SANDERS

El senador estadounidense por Vermont era considerado como el candidato que llevaba la delantera en los “caucus” de Iowa y los primeros informes de las circunscripciones no parecían contradecirlo. Pero a Sanders se le negó su momento de coronación el lunes por la noche, ese tipo de constatación que impulsa las narrativas políticas. Cuando finalmente se publicaron los resultados, estos mostraron que Buttigieg era líder en el número de delegados, mientras que Sanders ganaba el voto popular.

Además, los partidarios de Sanders también deben preocuparse de que las estadísticas de participación sugirieron que no había un nuevo aumento de asistentes a las asambleas electorales motivados por su deseo de desbancar al presidente Donald Trump. En lugar de eso, parecía que la participación era similar a la de 2016, y que Sanders y otros candidatos no podían ampliar el electorado del estado.

Aún así, Sanders parte a New Hampshire como favorito y con la posibilidad de emerger como el candidato indiscutible a la Casa Blanca por los demócratas.

JOE BIDEN

Para alguien que se presenta como el candidato más elegible en el campo presidencial demócrata, la cuarta posición es algo casi catastrófico, ya que obligará a Biden a enfrentar una nueva ronda de dudas sobre su viabilidad.

Su campaña debe confiar en que el nubarrón que ha eclipsado los caucus de Iowa también haya oscurecido el impacto de su triste actuación y se está centrando ya en las primarias que se celebrarán a finales de mes en Nevada y Carolina del Sur, donde un electorado con buena presencia de minorías podría mejorar sus perspectivas.

PETE BUTTIGIEG

Buttigieg, el moderado exalcalde de 38 años de South Bend, Indiana, sorprendió a muchos con su fuerte desempeño en Iowa, en parte debido a su amplio atractivo en todo el espectro político del partido y en los diferentes grupos de edad.

En los meses anteriores a las asambleas electorales, Buttigieg había hecho especial hincapié en la campaña de Iowa, donde contaba con una sólida organización.

Ahora el desafío para Buttigieg es utilizar su éxito en Iowa para aumentar su atractivo entre los votantes de minorías. La pobre actuación de Biden en Iowa podría ayudar en ese sentido.

ELIZABETH WARREN

La senadora por Massachusetts consiguió lo que necesitaba, un puesto entre los tres primeros que le permite volver a consolidar su posición como candidata principal. Pero quedó significativamente por detrás de Buttigieg y Sanders, tal vez presagiando un camino tortuoso en New Hampshire y otros estados.

El mayor problema de Warren sigue siendo Sanders. Ella lo sigue a todos los lugares donde es fuerte. Y puede que también haya perdido algunos votantes de clase media-alta a favor de Buttigieg en las zonas residenciales de Iowa.

Con todo, su podio en Iowa significa que Warren puede argumentar con credibilidad sus aspiraciones en New Hampshire.

MIKE BLOOMBERG

Los problemas de Iowa hicieron que la decisión de Bloomberg de evitar el estado resultase profética. El multimillonario exalcalde de Nueva York está vertiendo recursos económicos sin precedentes en los estados del supermartes, que otorgan casi un tercio de los delegados que ayudarán a seleccionar el candidato demócrata a la presidencia de EEUU, y cuanto más confusos sean los resultados de las primeras primarias, más ayudarán a su candidatura.

Aprovechando el caos, Bloomberg dijo el martes que duplicará inmediatamente su ya enorme gasto en anuncios de televisión, al tiempo que ampliará el personal de su campaña a más de 2.100 personas.

Además, las complicaciones de Biden pueden darle a Bloomberg la oportunidad de erigirse como la mejor alternativa demócrata moderada para frenar a Sanders.

DONALD TRUMP

El fiasco de Iowa convirtió a los demócratas en blanco fácil para Trump y los republicanos, que calificaron a sus adversarios de burócratas incompetentes.

En una semana en la que el presidente muy probablemente será absuelto en el juicio político en el Senado y ha podido pregonar sus logros en el discurso del Estado de la Unión, las flaquezas de los demócratas parecían haber asentado los cimientos de Trump para la reelección.

Información de James Oliphant; editado en inglés por Soyoung Kim y Alistair Bell, traducido por Jose Elías Rodríguez en Madrid

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below