January 19, 2020 / 9:10 AM / 7 months ago

"Iba por mi garganta": Los cazadores luchan contra las serpientes invasoras en Florida

OCHOPEE, FLORIDA, 17 ene (Reuters) - La vida de Thomas Aycock pasó ante sus ojos una noche en los Everglades cuando una pitón birmana de casi 4 metros se le enroscó en un brazo y una pierna. Aycock, que estaba tratando de meter la serpiente en una bolsa, todavía recuerda como sintió su cola en la espalda.

Empleados de la Comisión de Conservación de Pesca y Vida Silvestre de Florida meten una pitón birmana invasora en un saco en el Parque Nacional de los Everglades, Florida, EEUU, el 23 de junio de 2019. FWC/Alicia Wellman/Manual a través de REUTERS

“Sabía lo que hacía, iba por mi garganta”, dijo este mayor de la Guardia Nacional del Ejército de Florida, de 54 años, que logró zafarse de la serpiente en el verano de 2018. “Me dije a mí mismo: ‘Esto no puede acabar así’”.

El susto no le ha impedido regresar una y otra vez al extenso pantano, dedicando casi cada momento libre a buscar más serpientes entre la espesa vegetación y los juncos, de la misma forma que hizo durante esta entrevista.

El Gobierno anima a los cazadores a capturar o matar las serpientes gigantes e invasoras, originarias del sur de Asia, que están arrasando con la vida silvestre local. Docenas de cazadores están recorriendo los Everglades durante los 10 días del Python Bowl de Florida, que finaliza el lunes. Armados con sacos y con largos ganchos de metal semejantes a atizadores de chimenea, muchos cazadores atrapan a las serpientes y las llevan con vida.

Aquellos que atrapen las pitones más largas y pesadas ganarán 2.000 dólares en metálico. Otros premios incluyen vehículos todoterreno.

Aycock y sus compañeros de caza pasan días y noches arrastrándose lentamente a través del entramado de diques de los Everglades a pie, en bicicleta y en todoterreno, en busca del brillo de un ojo o del reflejo de las escamas marrones y negras.

Halladas por primera vez en los Everglades alrededor del año 2000, las serpientes fueron introducidas por dueños de mascotas y posiblemente por una instalación de investigación de serpientes que fue destruida cuando el huracán Andrew golpeó la región en 1992.

Estos enormes reptiles, algunos de los cuales miden más de 5,5 m y pesan más de 45 kg, han causado estragos en el frágil ecosistema. Un estudio, realizado en 2012 por el Servicio Geológico de los Estados Unidos en el Parque Nacional de los Everglades, encontró que la población de mapaches se había reducido en un 99%, la de zarigüeyas en un 98% y la de linces en un 87%. Incluso se han encontrado con serpientes gigantes tratando de comerse a los caimanes.

Agencias como el Distrito de Administración del Agua del Sur de Florida y la Comisión de Conservación de Pesca y Vida Silvestre de Florida han lanzado programas de eliminación de pitones en los últimos años, ofreciendo a los cazadores salarios por hora y bonos dependiendo del tamaño y el peso.

Según un estudio realizado en 2019, los cazadores de pitones contratados han entregado unas 1.900 serpientes desde que se lanzó el programa en marzo del 2017.

El éxito ha sido duramente combatido. A pesar de su tamaño y cantidad, que se estima en cientos de miles, Aycock dijo que puede tardar una media de ocho horas en encontrar una serpiente.

CENTENARES CAPTURADAS

Desde el inicio del programa hasta mediados de 2018, según los datos más recientes disponibles, los cazadores que trabajaron para ambas agencias pasaron 14.000 horas en la zona y capturaron 1.186 serpientes. Algunas hembras más grandes han sido encontradas portando hasta 100 huevos.

“Estamos buscando retirarlas de las zonas con colonias de aves, de áreas ecológicas frágiles, así que, independientemente de la población de serpientes, sabemos que cada una que es retirada, marca una diferencia”, dijo Kristen Sommers, la líder de la sección de gestión de impacto en la fauna del estado.

Sin embargo, a Aycock le fue imposible encontrar una el miércoles por la noche. Una temperatura más fresca hizo que estos animales de sangre fría permaneciesen ocultas y fuera de la vista.

“La retirada de cada pitón de este ecosistema sirve para la restauración del mismo”, dijo Aycock. “Nos lo pasamos bien aquí, pero también es una misión que nos tomamos en serio y en la que estamos dispuestos a trabajar”.

Editado por Scott Malone y David Gregorio, traducido por Michael Susin en la redacción de Gdansk

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below