December 23, 2019 / 1:44 PM / a month ago

Un viaje navideño: del olivar al portal de Belén

Un trabajador palestino sostiene una figurita tallada en madera de olivo, para ser vendida durante la temporada de Navidad, en un taller de Belén en la Cisjordania ocupada por Israel, el 17 de diciembre de 2019. Foto tomada el 17 de diciembre de 2019. REUTERS/Raneen Sawafta

BETHLEHEM, West Bank (Reuters) - Al contemplar los complejos belenes en las vitrinas de las tiendas de la pequeña ciudad palestina de Belén, pocos peregrinos navideños se detienen a reflexionar sobre el hecho de que parte de la madera utilizada proviene de olivos más antiguos que los acontecimientos de la milenaria historia que representan.

Los portales tallados en madera lacada son algunos de los recuerdos más populares que compran los turistas que visitan esta población de Cisjordania, que según la tradición cristiana fue el lugar de nacimiento de Jesús.

Cuestan entre 2 y 70.000 dólares, dependiendo del tamaño y la calidad, y se tallan en unos 125 talleres en Belén y sus alrededores, cada uno de los cuales pone su sello distintivo en las figuras de Jesús, María, José, los pastores, los Reyes Magos y los ángeles.

Maher Canawati, consejero delegado de Los Tres Arcos, un negocio familiar cuyos orígenes se remontan al siglo XVI, dice que un banco estadounidense le pagó el año pasado 120.000 dólares por un belén especialmente grande que instaló en su recepción.

La mayoría, según Canawati, se venden por entre 600 y 800 dólares.

Canawati, de 41 años, dice que los olivos pueden tener más de 2.000 años de edad, pero que su sector se enfrenta a fuertes multas si se tala un árbol sano. Las figuras son talladas a partir de ramas cortadas durante la temporada de poda en noviembre y diciembre, dijo.

Y los grandes troncos que se usan para los belenes suelen ser de árboles que han sido desplazados debido a nuevas construcciones u obras viales, y que no han conseguido adaptarse a su nueva ubicación.

“Esperamos dos temporadas para asegurarnos de que están muertos, de que no hay nada verde en ellos, antes de cortarlos”, dijo. “Los olivos son árboles sagrados para nosotros, e intentamos en la medida de lo posible convertir todos los árboles que cortamos... en artefactos eternos”.

Información de Stephen Farrell; traducido por Tomás Cobos en la redacción de Madrid

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below