December 13, 2019 / 11:57 AM / 4 months ago

A FONDO-La estrategia electoral de Boris Johnson funcionó

13 dic (Reuters) - Era un mensaje directo: “Ejecutar el Brexit”.

El conservador y primer ministro británico, Boris Johnson, en una fotografía el 13 de diciembre de 2019. REUTERS/Toby Melville

El mantra del primer ministro británico Boris Johnson y su Partido Conservador durante la campaña electoral tenía como objetivo aprovechar la frustración de los votantes ante el atolladero parlamentario en torno a la salida británica de la Unión Europea.

Y funcionó.

Más allá de la estrategia tradicional de tratar de arrebatar votantes en los distritos indecisos del Partido Laborista, Johnson quería golpear directamente en el corazón de los laboristas con la esperanza de ganarse el apoyo de personas que nunca habían votado a los conservadores, pero para quienes el Brexit había supuesto una fractura en sus lealtades políticas tradicionales.

Los conservadores obtuvieron una victoria arrolladora, ganando más de 360 de los 650 escaños de la Cámara de los Comunes, la mayoría más amplia del partido desde Margaret Thatcher en la década de los ochenta. El resultado le dio a Johnson su primera victoria en las elecciones generales, pero supuso además un contundente batacazo para su principal contrincante, el líder de la oposición Jeremy Corbyn, cuyo Partido Laborista sufrió una amarga derrota.

Para Johnson, de 55 años de edad, que acababa de entrar en Downing Street este verano después de que su predecesora conservadora dimitiera, la convocatoria de elecciones había sido una apuesta de alto riesgo.

Sin embargo, Johnson consideró necesario convertir la minoría de su partido en la Cámara de los Comunes en una mayoría absoluta para hacer avanzar así la agenda de su Gobierno. En concreto, Reino Unido -la quinta economía más grande del mundo- saldrá de la Unión Europea a finales de enero, lo que supondrá el giro comercial y de política exterior más importante del país desde la segunda guerra mundial.

La campaña de cinco semanas también ha hecho que Johnson se viera cuestionado acerca de lo fiable de sus promesas, después de que no cumpliera su compromiso de llevar a cabo el Brexit a finales de octubre costara lo que costara.

Se enfrentó también a acusaciones de no haber revelado sus estrechos lazos personales con una empresaria estadounidense que había recibido miles de libras en fondos de empresas públicas mientras era alcalde. Jennifer Arcuri dijo públicamente durante la campaña que había tenido “una relación muy especial” con Johnson, quien ha negado haber cometido ningún delito. Un informe de auditoría del Gobierno determinó que la decisión de un departamento ministerial de otorgar una subvención de 100.000 libras (128.000 dólares) a una empresa dirigida por Arcuri era apropiada.

Al principio de la campaña, el plan era centrarse en unos 40 escaños de apoyo tradicionalmente laboristas en el norte y el centro de Inglaterra, según una fuente del partido cercana a la campaña. Johnson lanzó el autobús de combate de la campaña de los conservadores en Middleton, en el noroeste de Inglaterra, un distrito con una exigua mayoría laborista, pero en el que el 62% de los votantes apoyaron el Brexit en 2016.

“La estrategia es atraer a los partidarios del Partido Brexit de todos los colores y específicamente cortejar a los votantes laboristas que votaron a favor de salir de la UE, especialmente en el norte y en las Midlands”, dijo la fuente, en un discurso pronunciado el 29 de octubre, el día en que la Cámara de los Comunes aprobó la celebración de elecciones anticipadas.

“Los temas son el pueblo contra el parlamento, hagamos Brexit y sigamos adelante, y un muy feliz Brexit para todos.”

Las arrolladora victoria de Johnson sorprendió a algunos en el campo de los conservadores. “Me he quedado estupefacto”, dijo un miembro del equipo de campaña de Johnson, que describió la sensación de alivio de que la estrategia de campaña para remachar el mensaje había funcionado.

Los resultados de las elecciones muestran que los conservadores han logrado hacerse con escaños en los distritos que han votado a los laboristas durante generaciones, incluidos lugares como Bishop Auckland y Sedgefield, la circunscripción que ocupaba el ex primer ministro laborista Tony Blair. Sin embargo, el partido de Johnson ha perdido escaños en algunas circunscripciones más proeuropeas, como Putney en Londres.

“Estas elecciones significan que la aplicación del Brexit es ahora la decisión irrefutable, incontestable e indiscutible del pueblo británico”, dijo el viernes por la mañana un eufórico Johnson.

También se dirigió a los que habían votado a los conservadores por primera vez señalando que “puede que solo nos hayan prestado su voto” y “puede que tengan la intención de volver al Partido Laborista la próxima vez”. Añadió: “Nunca daremos por sentado su apoyo”.

MENSAJE CENTRAL

Su apariencia a menudo estrambótica, con su característico pelo rubio despeinado, está en claro contraste con la disciplina y la implacable perseverancia que demostró para llegar donde está.

Johnson, cuyo nombre completo es Alexander Boris de Pfeffel Johnson, asumió el cargo en julio tras ganar unas primarias en el Partido Conservador organizadas tras la dimisión de la ex primera ministra Theresa May, que no logró el apoyo del Parlamento a un acuerdo de divorcio que había negociado con la UE.

El nuevo primer ministro y su equipo llegaron a la conclusión de que la única manera de cambiar la aritmética en la Cámara de los Comunes era forzar unas nuevas elecciones. Pero Johnson necesitaba un frente unido, algo que no resultaba fácil para un partido en el que la cuestión de Europa ha provocado luchas internas y ha desempeñado un papel en la caída de los cuatro primeros ministros conservadores anteriores.

Durante sus primeras semanas en el cargo, realizó una de las mayores purgas de ministros del gabinete en la historia moderna británica y expulsó de su partido a 21 diputados conservadores que habían votado en contra del primer ministro en votaciones sobre el Brexit, incluido el nieto de Winston Churchill.

“No era un farol, y ellos fueron deliberadamente ignorantes si no estaban de acuerdo”, dijo un alto asesor del primer ministro en ese momento, refiriéndose a un mensaje de Johnson a los diputados en el sentido de que esperaba lealtad.

La campaña electoral comenzó oficialmente a principios de noviembre y Johnson intentó convencer a los votantes de que su partido era el único que podía superar el laberinto de los políticos de Westminster para permitir que el país pasara página.

La campaña se centró en gran medida en los mensajes básicos relacionados con el Brexit y fue relativamente ligera en cuanto a los detalles de las propuestas políticas, según dijeron varios miembros de su equipo de campaña. “El objetivo de esta campaña era que fuera centrada, que no se desviara”, dijo uno de los miembros de su equipo. “Todo se trata de los mensajes que se transmiten.”

El equipo de Johnson recibió un gran empujón cuando el Partido del Brexit, liderado por el veterano euroescéptico Nigel Farage al principio de la campaña, dijo que sus candidatos no lucharían por 317 escaños conservadores para evitar dividir el voto de los partidarios del Brexit.

Por su parte, los laboristas presentaron una posición ambigua sobre el Brexit para unir al partido, también dividido en torno a Europa.

El líder laborista Corbyn optó por la alternativa de negociar un nuevo acuerdo para abandonar la UE, seguido de un segundo referéndum, una postura impopular entre los votantes a favor del Brexit del partido e incluso entre algunos miembros de su propio equipo.

Por lo demás, trató de centrar la agenda de la campaña en un manifiesto que incluía nacionalizaciones y gasto en servicios públicos como el Servicio Nacional de Salud, que el Partido Laborista creó en 1948 y que proporciona atención médica gratuita universal.

“CUENTO DE HADAS”

La propuesta de Johnson incluía la promesa de reducir la inmigración y de que el Brexit liberaría fondos que, de otro modo, el Reino Unido pagaría a la UE y que podrían ser redirigidos al gasto en servicios públicos, incluido el Servicio Nacional de Salud (NHS, por sus siglas en inglés).

Una promesa era añadir 50.000 enfermeros más pero, bajo el escrutinio de la oposición y los medios de comunicación, el primer ministro reconoció que 19.000 ya trabajaban en el NHS, y que en realidad se trataba de retener a trabajadores que podrían haber salido.

Durante una visita el 13 de octubre a la ciudad norteña de Doncaster, una mujer le acusó de vender ficciones al prometer un futuro prometedor para Reino Unido fuera de la UE y ser parte de un Gobierno que había hecho recortes en los servicios públicos.

“Tiene la desfachatez de venir aquí y decirnos que la austeridad ha terminado y que todo está bien ahora, que vamos a dejar la UE y todo va a salir bien”, dijo la mujer al primer ministro durante una visita a Doncaster. “Es solo un cuento de hadas.”

Su respuesta fue que su Gobierno estaba invirtiendo en la zona.

Algunos votantes dijeron que iban a apoyarle en las urnas pese a no tener confianza en él.

“Es difícil creer lo que están diciendo después de lo que hemos tenido recientemente”, dijo Tim Turner, de 41 años, directivo de la empresa textil John Smedley, durante una visita de Johnson a una fábrica de la compañía en Derbyshire, en el centro de Inglaterra, el 5 de diciembre, cuestionando su afirmación sobre los 50.000 enfermeros.

“Creo que es el que más posibilidades tiene, otra cosa es que le crea o no”, dijo. Turner dijo que había votado antes por otros partidos, incluido el laborista, pero que votaría por Johnson en estas elecciones.

Johnson ha dicho en repetidas ocasiones que cualquier incumplimiento de lo prometido debe ser atribuido al Parlamento, no a él. “La cuestión que tiene ante sí el país es que después de tres años y medio los políticos de todos los partidos están muy mal valorados porque se han negado a avanzar y a cumplir con el mandato del pueblo”, dijo durante la campaña electoral.

Johnson ha dicho en repetidas ocasiones que cualquier incumplimiento de lo prometido debe ser atribuido al Parlamento, no a él. “La cuestión que tiene ante sí el país es que después de tres años y medio los políticos de todos los partidos están muy mal valorados porque se han negado a avanzar y a cumplir con el mandato del pueblo”, dijo durante la campaña electoral.

RIESGOS

Los estrategas conservadores consideraron que la popularidad personal de Johnson y su probada capacidad de traspasar las fronteras de los partidos son un activo electoral clave. El carismático político contribuyó a dirigir la exitosa campaña del Brexit en el referéndum de 2016 y es el único conservador que ha sido alcalde de Londres.

Por el contrario, encuestas recientes han clasificado al líder laborista Jeremy Corbyn como el líder de la oposición menos popular en décadas.

Sin embargo, el equipo de Johnson también sabía que el primer ministro, conocido por sus elocuentes expresiones y su tendencia a salirse del guión, era un posible riesgo. Durante la campaña, su equipo trató de minimizar el riesgo de encuentros poco favorecedores con ciudadanos y con algunos entrevistadores de la televisión, según una fuente de la campaña.

Muchas de sus interacciones con los votantes fueron en circunscripciones ocupadas por los conservadores, mientras que en los distritos laboristas tradicionales el primer ministro visitaba a menudo empresas con directivos afines u organizaba mítines en lugares en los que se podía ver a los asistentes.

En los últimos días de la campaña, Johnson recorrió distritos del norte y centro de Inglaterra, regiones en las que el Partido Laborista ha tenido tradicionalmente un fuerte arraigo.

El martes, en una fábrica del productor británico de maquinaria de construcción JCB cerca de Uttoxeter, en el centro de Inglaterra, Johnson condujo una excavadora con la frase “Ejecutar el Brexit” atravesando un muro con la palabra “BLOQUEO”.

Información de Elizabeth Piper; traducido por Tomás Cobos en la redacción de Madrid

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below