December 13, 2019 / 7:16 AM / 6 months ago

La arrolladora victoria electoral de Johnson allana el camino del Brexit

LONDRES, 13 dic (Reuters) - El primer ministro Boris Johnson obtuvo una rotunda victoria electoral en las elecciones del jueves que le permitirá poner fin a tres años de parálisis política y sacar a Reino Unido de la Unión Europea en cuestión de semanas.

El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, con su perro Dilyn, después de votar en las elecciones generales en Londres, Reino unido, el 12 de diciembre de 2019. REUTERS/Henry Nicholls

El Brexit representa la mayor aventura política y económica del país desde la segunda guerra mundial, apartando a la quinta economía más grande del mundo del amplio bloque comercial y poniendo a prueba la unidad del Reino Unido.

Para Johnson, que se había enfrentado al estancamiento en el Parlamento y centró su campaña en la promesa de ejecutar el Brexit, la victoria supone una vindicación.

“El pueblo de este país nos ha dado esta noche un mandato increíble y enorme”, dijo a activistas en la sede del Partido Conservador, según una grabación publicada por Buzzfeed.

“Nos han dado este mandato, por supuesto, porque quieren que hagamos una cosa, que todos ustedes saben, quieren que hagamos el Brexit”.

Casi medio siglo después de la entrada de Reino Unido en la UE, Johnson se enfrenta al reto de alcanzar nuevos acuerdos comerciales internacionales, preservando la posición de Londres como una de las principales capitales financieras mundiales y manteniendo unido al Reino Unido.

Este último objetivo parecía complicarse a medida que iban llegando los resultados de las elecciones, ya que Escocia votó a favor de un partido nacionalista que quiere un referéndum sobre la independencia, y los nacionalistas irlandeses obtuvieron un buen resultado en Irlanda del Norte.

Los conservadores han logrado un cambio sísmico en Inglaterra, al obtener un gran número de escaños en el llamado Muro Rojo del opositor Partido Laborista, un bastión tradicional de la clase obrera que antes era hostil al partido de Johnson.

El Brexit, que ha hecho añicos las antiguas lealtades a los partidos y ha dividido al Reino Unido, ha sido la causa del cambio. En el Muro Rojo, la mayoría de los votantes se mostraron a favor de abandonar la Unión Europea y rechazaron la postura ambigua del líder laborista Jeremy Corbyn sobre el tema.

Un ejemplo de este viraje es la toma de Sedgefield por parte de los conservadores, una población que en su día estuvo en manos del ex primer ministro Tony Blair, el líder más exitoso del Partido Laborista.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se apresuró a felicitar a Johnson.

“Reino Unido y Estados Unidos serán ahora libres de firmar un nuevo acuerdo comercial enorme después del BREXIT. Este acuerdo tiene el potencial de ser mucho más grande y lucrativo que cualquier acuerdo que se pueda hacer con la UE”, escribió Trump en Twitter.

FRACASO LABORISTA

Educado en la escuela de élite más importante del país y conocido por su retórica grandilocuente, Johnson, de 55 años de edad, puede ahora sacar a Reino Unido de la UE para el 31 de enero, la fecha límite actual, pero se enfrentará a la compleja tarea de negociar la futura relación de su país con el bloque.

Es posible que Johnson, una figura polarizadora al que muchos opositores consideran un charlatán populista que hace promesas poco realistas, tenga dificultades para reconciliar a una nación dividida.

Sin embargo, la aplastante victoria de su partido representa el fracaso definitivo de los detractores del Brexit, que intentaron frustrar el referéndum de 2016 mediante complejas maniobras legislativas y no pudieron transformar las enormes protestas callejeras contra el Brexit en una estrategia política coherente.

Cuando se había completado casi la totalidad de los 650 escaños parlamentarios, los conservadores habían ganado 361, su mayor victoria electoral desde el triunfo de Margaret Thatcher en 1987.

El Partido Laborista, dirigido desde 2015 por el veterano socialista Corbyn, sólo obtuvo 203 escaños, el peor resultado del partido desde 1935.

La oferta de Corbyn de una agenda radical no le permitió ganarse a los votantes, mientras que su posición ambigua sobre el Brexit enfadó y confundió a muchos, especialmente en las áreas del Muro Rojo, donde grandes mayorías votaron a favor del Brexit en el 2016.

Corbyn dijo que dimitiría como líder laborista después de un período de reflexión.

La libra esterlina se disparó e iba camino de una de las mayores ganancias diarias en las últimas dos décadas. La libra registró máximos de 19 meses atrás contra el dólar y sus niveles más altos contra el euro desde poco después del referéndum de Brexit de 2016.

Después del 31 de enero, Reino Unido entrará en un período de transición durante el cual negociará una nueva relación con la UE.

Esto puede durar hasta finales de diciembre de 2022 con las normas actuales, pero los conservadores se han comprometido a no ampliar la transición más allá de finales de 2020.

ESCOCIA RECHAZA AL BREXIT Y JOHNSON

Una gran mayoría podría permitir a Johnson ampliar las conversaciones comerciales más allá de 2020 porque puede desautorizar a la facción dura del European Research Group (ERG) del partido.

“Cuanto mayor sea la mayoría conservadora, menos influencia tendrán el ERG y los euroescépticos”, dijo el líder del Partido Brexit, Nigel Farage, cuya campaña contra la UE desempeñó un papel importante a la hora de persuadir al ex primer ministro conservador David Cameron para que convocara el referéndum de 2016.

“Se llamará Brexit, pero en realidad no lo será”, dijo Farage.

Johnson recibió la ayuda del partido de Farage, que retiró a cientos de candidatos para evitar que se dividiera el voto a favor del Brexit. El Partido del Brexit ha arrebatado a un número significativo de votantes del Partido Laborista.

El Partido Laborista se enfrenta ahora a una guerra interna entre los socialistas que lo controlan y los moderados que exigirán recuperar el control.

“Obviamente es una noche muy decepcionante para el Partido Laborista”, dijo Corbyn tras ser reelegido en su propio escaño electoral en el norte de Londres. Dijo que no sería candidato del partido en los comicios futuros.

Algunos cariacontecidos candidatos del Partido Laborista dijeron que el liderazgo de Corbyn había jugado un papel importante en la derrota.

“Debería haberse ido hace muchos, muchos, muchos, muchos meses”, dijo Ruth Smeeth, del Partido Laborista, que perdió su escaño en Stoke-on-Trent.

Los Liberales Demócratas, detractores del Brexit, lograron solo 11 escaños, un resultado devastador. La líder del partido, Jo Swinson, perdió su escaño frente al Partido Nacional Escocés (SNP, por sus siglas en inglés) y dimitió de su cargo.

El SNP, que se opone al Brexit, obtuvo 48 de los 59 escaños de Escocia en el parlamento nacional. Ahora exigirá un segundo referéndum de independencia, después de perder una consulta en 2014.

La primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon, líder del SNP, dijo que Johnson no tenía un mandato para sacar a Escocia de la UE.

“Boris Johnson puede tener el mandato de sacar a Inglaterra de la Unión Europea, pero no tiene el mandato de sacar a Escocia de la Unión Europea”, dijo Sturgeon.

Información de Alistair Smout, Elizabeth Piper, David Milliken, Kate Holton, Kylie MacLellan, Andy Bruce, Paul Sandle, William James, Michael Urquhart, Tommy Reggiori Wilkes, Costas Pitas y Andy MacAskill en London y Michel Rose en Bruselas; escrito por Guy Faulconbridge y Michael Holden; editado por William Maclean y Giles Elgood; traducido por Tomás Cobos en la redacción de Madrid

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below