December 1, 2019 / 12:24 PM / 7 days ago

Al menos 14 muertos en un tiroteo en el norte de México

CIUDAD DE MÉXICO, 1 dic (Reuters) - Diez presuntos miembros de un cártel y cuatro policías fueron asesinados durante un tiroteo el sábado en un pueblo mexicano cerca de la frontera con Estados Unidos, días después que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, elevara las tensiones bilaterales al decir que calificaría a las pandillas de terroristas.

FOTO DE ARCHIVO: Un soldado asignado a la Guardia Nacional es fotografiado en un puesto de control como parte de una operación de seguridad en curso por el gobierno federal cerca de la comunidad mormona méxico-americana de La Mora, estado de Sonora, México, el 6 de noviembre de 2019. REUTERS/Jose Luis Gonzalez

El gobierno del norteño estado de Coahuila dijo que la policía estatal se enfrentó al mediodía con un grupo de hombres fuertemente armados que viajaban en camionetas en el pequeño pueblo de Villa Unión, a unos 65 kilómetros al suroeste de la ciudad fronteriza de Piedras Negras.

Frente a las oficinas del alcalde de Villa Unión, el gobernador de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme, dijo a los periodistas que el estado había actuado de manera “decisiva” para hacer frente a los cómplices del cártel. Cuatro policías murieron y seis resultaron heridos, dijo.

La lucha duró más de una hora, durante la cual diez hombres resultaron muertos, tres de ellos por las fuerzas de seguridad en persecución de los miembros de la banda, dijo Riquelme.

Alrededor del mediodía, comenzaron a sonar fuertes disparos en Villa Unión, y se pudo ver un convoy de camionetas armadas que se movían por la ciudad, según los videos publicados por los usuarios en las redes sociales. Otros mostraban columnas de humo que salían de la ciudad.

Reuters no pudo garantizar la veracidad de las imágenes.

Riquelme dijo que las autoridades identificaron 14 vehículos involucrados en el ataque y confiscaron más de una decena de armas. El gobernador dijo que creía que los pistoleros eran miembros del cártel del noreste, que se extiende desde el estado de Tamaulipas hacia el este.

El estallido de violencia ocurrió durante una semana de pruebas para el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien el viernes dijo que no aceptaría ninguna intervención extranjera en México para tratar con bandas criminales violentas después de los comentarios de Trump.

López Obrador dijo que México manejaría el problema, una opinión compartida por Riquelme mientras hablaba con los periodistas.

“No creo que México necesite intervención. Creo que México necesita colaboración y cooperación”, dijo Riquelme, cuyo partido se opone a López Obrador. “Estamos convencidos de que el Estado tiene el poder de vencer a los criminales.”

En una entrevista transmitida el martes, Trump dijo que planeaba designar a los cárteles como organizaciones terroristas, lo que suscita la preocupación de que la medida sirva como preludio a la intención de Estados Unidos de intervenir unilateralmente en México.

El Procurador General de los Estados Unidos, William Barr, visitará México la próxima semana para discutir la cooperación en materia de seguridad.

López Obrador asumió el cargo hace un año con la promesa de pacificar el país después de más de una década de creciente violencia pandillera.

Información de Dave Graham en Ciudad de México; editado por Matthew Lewis y Tom Hogue; traducido por Andrea Ariet en la redacción de Gdansk

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below