November 28, 2019 / 5:24 PM / 14 days ago

Inversores piden a las cuatro grandes auditoras un mayor escrutinio del cambio climático

LONDRES, 28 nov (Reuters) - Inversores europeos que gestionan activos por valor de más de 1 billón de libras (1,2 billones de euros) están presionando a los cuatro principales grupos de auditoría del mundo para que tomen medidas urgentes sobre los riesgos relacionados con el clima, advirtiendo que si no lo hacen podrían causar más daño que la crisis financiera.

Natasha Landell-Mills, directora de administración de la gestora de activos Sarasin & Partners, posa en su oficina de Londres, el 28 de noviembre de 2019. REUTERS/Peter Nicholls

Los argumentos a favor de una auditoría más rigurosa se han visto reforzados por las declaraciones públicas de reguladores y organismos de control contable que han puesto de relieve los riesgos potencialmente sistémicos que podría plantear el cambio climático.

En una carta enviada en enero a las llamadas “Big Four” -EY, Deloitte, KPMG y PwC-, estos inversores manifestaron su preocupación por el hecho de que el cambio climático fuera “ignorado” en la contabilidad y las auditorías. La carta fue vista por Reuters y su contenido se hace público por primera vez.

“Lo más importante es que no queremos otra crisis financiera, y esto podría ser mucho peor”, dijo Natasha Landell-Mills, directora de administración de la gestora de activos Sarasin & Partners, que encabeza la campaña de 29 inversores.

Los auditores no están dando suficiente peso a una transición potencialmente rápida hacia un futuro con bajas emisiones de carbono a medida que los gobiernos implementan el Acuerdo de París de 2015 para frenar el cambio climático, dijeron.

Los inversores dijeron que habían decidido publicar la carta mientras se preparaban para ampliar su campaña escribiendo directamente a los comités de auditoría de las principales empresas de petróleo y gas para exigir que también adoptaran un enfoque más sólido frente al riesgo climático.

Quieren que los auditores cuestionen los supuestos sobre los precios a largo plazo del petróleo y el gas, que son la base de la rentabilidad para los accionistas.

“Esta vez, necesitamos que nuestros auditores se pongan al frente y den la voz de alarma cuando los ejecutivos no reflejen las pérdidas o responsabilidades previsibles”, dijo Landell-Mills a Reuters.

El Consejo de Normas Internacionales de Contabilidad (IASB, por sus siglas en inglés) dijo el jueves que sus normas de contabilidad internacional NIIF abordan cuestiones relacionadas con el riesgo del cambio climático, incluso si no se abordan de manera explícita.

“Esperamos que los directivos informen sobre temas ambientales y sociales en la medida necesaria para que los usuarios primarios de los estados financieros formen su propia evaluación de las perspectivas a largo plazo de la compañía y la administración de la empresa”, dijo Nick Anderson, miembro del consejo del IASB.

EY dijo que estaba “comprometida a asegurar que la profesión de auditoría pueda continuar sirviendo a las necesidades cambiantes de los inversores, las empresas y el interés público”.

Un portavoz de Deloitte dijo que reconocía que el cambio climático suponía un riesgo significativo para sus clientes y que lo tenía en cuenta como un reto para la auditoría.

KPMG ni PwC no respondieron a solicitudes de comentarios enviadas por correo electrónico.

Información adicional de Huw Jones; traducido por Jose Elías Rodríguez en la redacción de Madrid

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below