November 18, 2019 / 12:41 PM / a month ago

ENFOQUE-Ford apuesta por un Mustang eléctrico para pisar el acelerador

DETROIT, 18 nov (Reuters) - El todoterreno eléctrico Mustang Mach E que Ford Motor Co presentó en Los Ángeles el domingo es más que un simple automóvil más para el fabricante de automóviles.

El nuevo coche eléctrico de Ford, el Mustang Mach-E, en una sesión de fotos en un estudio en Warren, EEUU, el 29 de octubre de 2019. REUTERS/Cocinero deebecca

El Mach E se ha convertido en una prueba de alto perfil para una reestructuración que se ha visto empañada por advertencias sobre los beneficios futuros, costosos problemas de calidad y el problemático lanzamiento este año de otro vehículo importante, el Ford Explorer, otro SUV (vehículo utilitario deportivo, por sus siglas en inglés).

Para el consejero delegado Jim Hackett, el ambicioso diseño y el interior futurista del Mach E representan una señal visible y ansiada de la remodelación en el proceso de creación de productos de Ford que el CEO ha tratado de explicar a los analistas escépticos de Wall Street durante los dos últimos años.

Al acelerar la velocidad en el desarrollo de vehículos, reducir las arquitecturas superpuestas de productos de 13 a solo 5 y ampliar las marcas más exitosas de la compañía a nuevos productos, Ford podría recortar 20.000 millones de dólares de un plan de productos a cinco años, 2018-2023, según dijo Hackett a Reuters.

“Esto es lo primero que generamos con esta nueva visión”, dijo Hackett en una entrevista antes de la presentación del Mach E. “Tenemos mucho más por venir”.

Para el presidente de Ford, Bill Ford Jr., el Mustang Mach E reúne dos objetivos antes contradictorios: su deseo de que Ford sea un líder en coches limpios y que el fabricante de automóviles sea neutral en emisiones de dióxido de carbono para 2030, así como su amor personal por el Mustang y el gruñido de su motor V-8.

“Verdaderamente estamos elevando nuestra apuesta con este automóvil”, dijo Ford en una entrevista antes de la presentación de Mach E. El fabricante de automóviles ha dicho que gastará 11.500 millones de dólares desarrollando modelos eléctricos e híbridos para 2022.

El Mach E comenzó con ambiciones humildes.

Originalmente, el SUV era lo que Ted Cannis, director global de electrificación de Ford, llamó un juego de “cumplimiento”: una variante eléctrica de un vehículo de combustión interna con tracción delantera, destinado a generar créditos de emisiones para cumplir con las regulaciones de aire limpio a bajo coste. No había ningún vínculo con la imagen del poderoso Mustang.

Los automóviles eléctricos aburridos eran la norma para Ford y otros fabricantes tradicionales de automóviles. Posteriormente, Tesla Inc lanzó en 2013 su Modelo S, un automóvil eléctrico que parecía un lujoso sedán deportivo europeo con una pantalla gigante en el tablero de instrumentos y funciones de entretenimiento y funcionales que podían actualizarse con actualizaciones inalámbricas de software.

El valor de mercado de Tesla ahora es más alto que el de Ford.

El propio estudio de mercado de Ford mostró que los automóviles eléctricos aburridos fueron un error, dijeron Cannis y otros ejecutivos.

“LA EXPERIENCIA MUSTANG”

Esas dudas llegaron a un punto crítico a mediados de 2017, cuando Hackett, entonces recién nombrado, revisó el diseño del SUV eléctrico con el vicepresidente ejecutivo Jim Farley, quien ha sido propietario de siete de los automóviles empezando con un modelo de 1965 que restauró cuando tenía 14 años.

“No es lo suficientemente bueno”, recuerda Hackett que dijo. Farley estuvo de acuerdo y Hackett dijo: “Lo desechamos”.

El equipo que diseñó el vehículo comenzó de nuevo, utilizando una nueva arquitectura diseñada desde el principio para ser un vehículo eléctrico de batería, en lugar del plan original para utilizar una versión modificada de un vehículo con motor de combustión interna, relatan ejecutivos de Ford.

Las distintivas características de la “cara de tiburón” en la parte delantera y la carrocería del Mustang se adaptaron a una nueva piel, y debajo del suelo Ford diseñó un nuevo paquete de baterías que puede lograr hasta 483 kilómetros de autonomía en la versión de largo alcance.

La remodelación tuvo que lograrse mucho más rápido de lo normal para cumplir con el objetivo de lanzarlo en otoño de 2020.

“Íbamos muy atrasados”, dijo el diseñador de exterior Chris Walter durante una sesión informativa sobre el vehículo antes del debut en Los Ángeles.

El concepto del nuevo software del y la pantalla diagonal de 15,5 pulgadas (39 cm) fueron obra, en solo 90 días, de un grupo de 15 personas que se llamó a sí mismo Team Menlo, en referencia al laboratorio de Thomas Edison en Menlo Park, Nueva Jersey. Un prototipo en papel de la nueva pantalla utilizaba una cápsula de café Keurig vacía para simular una gran perilla de control.

El cambio costó dinero, pero el jefe de desarrollo de productos de Ford, Hau Thai-tang, dijo a Reuters que la arquitectura especializada de vehículos eléctricos debería permitir mejoras de 25% a 30% en la eficiencia de fabricación para ayudar a compensar este coste.

La decisión final sobre el uso del nombre Mustang vino de arriba, y no se produjo fácilmente.

“Estaba totalmente en contra, en principio”, dice Bill Ford, que comenzó a aceptar la idea al ver el estilo y los datos de rendimiento del vehículo.

Ford dice que no dio su aprobación hasta principios de este año después de conducir un prototipo.

“Me pareció una experiencia Mustang”, dijo.

PUNTOS DE INFLEXIÓN

No es la primera vez que los empleados de Ford se plantean reinventar el Mustang y romper con la tradición durante un momento difícil en la historia de la compañía.

El Mustang original lanzado en 1964 derivó de un convencional automóvil compacto Falcon, y rápidamente se convirtió en un éxito, superando ampliamente las proyecciones de la compañía.

A principios de la década de 1990, con la economía en crisis, un pequeño grupo de empleados de Ford se rebeló contra un plan para transformar el Mustang de tracción trasera en un automóvil de tracción delantera desarrollado por el entonces socio de Ford, el fabricante de automóviles japonés Mazda Motor Corp < 7261.T>. Ese proyecto se convirtió en un laboratorio para reducir los costes de ingeniería de los productos al poner representantes de diferentes funciones en el mismo equipo.

El Mach E es otro punto de inflexión, dice Hackett. “La plataforma del proyecto científico para vehículos eléctricos ya no existe”.

Información de Joe White en Detroit Editado por Matthew Lewis; traducido por Tomás Cobos

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below