October 29, 2019 / 6:11 AM / a month ago

Los mercados de Argentina, inquietos tras regreso del peronismo al poder

Por Nicolás Misculin y Cassandra Garrison

El candidato presidencial argentino Alberto Fernández y su compañera de fórmula, la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, celebran su victoria electoral en Buenos Aires, Argentina, 27 de octubre, 2019. REUTERS/Ricardo Moraes

BUENOS AIRES, 28 oct (Reuters) - Los mercados financieros de Argentina operaron erráticos el lunes tras la victoria de la centroizquierda peronista en los comicios generales del domingo, alimentados por un cóctel mixto de esperanzas de una transición ordenada pero también de incertidumbre sobre las futuras políticas del nuevo Gobierno.

Luego de proclamarse presidente en la primera vuelta electoral, el opositor Alberto Fernández se reunió el lunes con el mandatario saliente Mauricio Macri, el preferido por los mercados, en busca de un diálogo que permita reducir los efectos de una severa crisis económica.

El peso argentino se apreció un 0,65% a 59,50/59,60 por dólar, y en la plaza informal subió un fuerte 2,03% a 72,00/74,00 unidades.

La bolsa de comercio perdió un 3,89%, tras haber registrado un alza del 6,53% al comienzo de la sesión. Los bonos soberanos de Argentina cayeron un 2,2% promedio, en línea con el alza de 123 unidades del riesgo país a 2.268 puntos básicos.

Fernández obtuvo el domingo el 48,10% de los sufragios frente al 40,37% del presidente neoliberal Mauricio Macri, una diferencia menor a la prevista que llevó alguna tranquilidad a los inversores, que esperan que haya una oposición fuerte tras el cambio de Gobierno en diciembre.

“El llamado y la aceptación a un desayuno entre Macri y Fernández para esta mañana, creemos que es un buen comienzo para la transición”, dijo Lucas Gardiner, analista de Portfolio Personal Inversiones. “Esto será un día a día por los poco más de 40 días que nos restan al 10 de diciembre”.

“Mi equipo y yo estamos a disposición para trabajar juntos”, dijo Macri en su cuenta de Twitter. Un portavoz de Fernández dijo a Reuters que la reunión con el mandatario saliente fue “muy cordial”.

Pese a ser considerado un político moderado, el arribo de Fernández a la presidencia es visto con preocupación por los mercados financieros, que temen amplias regulaciones de la economía como las que aplicó su compañera de fórmula, la exmandataria Cristina Fernández de Kirchner.

“Los mercados necesitan un guión preciso de lo que hará Alberto Fernández y aún no sabemos si el presidente electo está en condiciones de proporcionarlo”, señaló en un reporte el economista Eduardo Levy Yeyati.

Pero Alberto Fernández, sin mayoría en la Cámara de Diputados, se verá obligado a negociar sus políticas.

“El próximo Gobierno peronista va a estar muy condicionado, con una oposición que queda fortalecida (...) No es una victoria contundente de Alberto” Fernández, dijo el economista Ariel Coremberg, de la Universidad de Buenos Aires.

FOCOS DE TENSIÓN

Al margen de la notoria recesión de la economía, la incertidumbre política generó en las últimas semanas una fuerte caída de reservas del banco central (BCRA), que las usó mayormente para evitar el derrumbe del peso local.

La reactivación de la economía, el combate a la pobreza y la renegociación de un acuerdo por 57.000 millones de dólares firmado el año pasado -cuando despuntaba la crisis- con el Fondo Monetario Internacional (FMI) serán las prioridades en las que tendrá que enfocarse Fernández cuando asuma el poder en diciembre.

El lunes, la flamante directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, dijo que esperaba poder reunirse con el equipo de Fernández para trabajar juntos en las dificultades que enfrenta Argentina.

Unas horas más tarde, Fernández agradeció a Georgieva su saludo en Twitter y dijo que “los argentinos también esperamos salir lo antes posible de esta crisis para volver a crecer y que eso nos permita cumplir con nuestros compromisos, además de tener una economía sólida que nos beneficie a todos”.

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, también felicitó a Fernández y dijo en un comunicado que su país está listo para trabajar junto al nuevo gobierno para promover la seguridad regional, la prosperidad y el estado de derecho, además de abordar los intereses que ambos países comparten.

La relación con el vecino Brasil, que es el principal socio comercial de Argentina, será otro foco de tensión para Fernández, que mantiene una pésima relación con el presidente de ultraderecha Jair Bolsonaro.

El Gobierno de Bolsonaro había dicho que analizaría el futuro del bloque comercial Mercosur con una victoria de Fernández.

Otros líderes de la región saludaron a Fernández por su triunfo electoral.

El mandatario electo, que logró aunar al peronismo para las elecciones, fue jefe de Gabinete en parte de las gestiones del expresidente Néstor Kirchner (2003-2007) y de su compañera de lista (2007-2015).

CRISIS CAMBIARIA

Para evitar perder más reservas internacionales intentando que el peso no siga cayendo, el BCRA decidió en la madrugada del lunes limitar a solo 200 dólares por persona la compra de divisas desde el límite de 10.000 dólares previo.

Como primera reacción, el peso se apreció el lunes tanto en la plaza formal como en el mercado negro, luego de una baja al inicio de la sesión.

En una conferencia de prensa ofrecida el lunes, el presidente del BCRA, Guido Sandleris, dijo que la restricción cambiaria dispuesta apunta a preservar las reservas de la entidad hasta la asunción del nuevo Gobierno.

“Es crucial dar tranquilidad a la economía”, sostuvo el funcionario, y añadió que “buscamos proteger las reservas”.

El salto que dieron la inflación -que superó el 50% anual-, el desempleo y la pobreza fueron el talón de Aquiles de Macri y de su alianza de centroderecha Juntos por el Cambio, que igualmente conserva un núcleo duro de votantes que ven en él a un impulsor de la transparencia y de las obras públicas.

Fernández es proclive a una mayor intervención estatal para impulsar el mercado doméstico y hacer crecer la actividad, actualmente en contracción. El candidato peronista suele defender la gestión de Kirchner, durante la que la economía creció robustamente con superávit fiscal y reducción de la pobreza.

El peronismo -que ganó también la elección en la provincia clave de Buenos Aires- va a tener mayoría en el Senado, pero no en la Cámara de Diputados.

Información adicional de Joan Santiago López, Maximilian Heath, Gabriel Burin, Hernán Nessi, Horacio Soria, Eliana Raszewski, Walter Bianchi, Jorge Otaola, Marina Lammertyn y Lucila Sigal. Editado por Pablo Garibian

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below