October 26, 2019 / 8:52 AM / a month ago

Treinta años después de su caída, el Muro de Berlín sigue dividiendo a los alemanes

LEIPZIG, Germany (Reuters) - Cuando Matthias Rudolph se unió a las protestas políticas en Leipzig en 1989, quería cambiar la República Democrática Alemana comunista. Treinta años después, disfruta de las libertades que trajo la caída del Muro de Berlín, pero tampoco es del todo feliz.

Matthias Rudolph posa frente a la iglesia de San Nicolás durante una entrevista de Reuters en Leipzig, Alemania, el 15 de octubre de 2019. REUTERS/Paul Carrel

Como muchos alemanes en el antiguo Este, Rudolph, de 55 años, lamenta la forma en que se desarrolló la reunificación - “no hubo un nuevo comienzo”- y describe una sociedad dividida hoy en día que él cree que lleva a algunos orientales descontentos hacia el extremismo político.

“No quería acabar con la RDA, sino reformarla”, dijo Rudolph, que fue espiado por un colega y detenido por protestar mientras la Alemania del Este cojeaba en sus últimos meses. “Personalmente, quería una RDA diferente, una RDA más democrática.”

Las protestas de Leipzig se consideran en general como el principio del fin de la RDA. Sin embargo, casi 30 años después de la caída del Muro de Berlín el 9 de noviembre de 1989, sigue existiendo una división psicológica entre el este y el oeste: los orientales todavía sienten que han quedado en segundo lugar.

“No hubo un reajuste”, dijo Rudolph, quien se quejó de que la reunificación fue una oportunidad perdida para rehacer Alemania con una nueva constitución.

“Para los alemanes del oeste, nada cambió más que los códigos postales. Para los alemanes del este, todo cambió”, añadió el empleado de la compañía de energía.

Para la residente de Berlín occidental Angelika Bondick, de 63 años, cuyo piso da al antiguo puesto de control de la calle Bernauer Strasse, la caída del Muro trajo más turistas, pero no una gran agitación. En la época de la RDA, visitaba regularmente a su familia en el Este.

Si el desmantelamiento del Muro marcó el fin de la Guerra Fría, también abrió nuevas rutas para pasear a su perro.

“Es bueno que podamos caminar en la dirección que queramos ahora”, le dijo a Reuters desde su balcón.

El Este ha soportado muchos más trastornos.

El canciller Helmut Kohl, el arquitecto de la reunificación, prometió a los alemanes orientales “paisajes florecientes” en 1990, pero el “Aufschwung Ost” -o recuperación económica oriental- resultó ser mucho más lento y doloroso de lo que él se había imaginado.

Dos millones de personas, especialmente jóvenes y mujeres, han abandonado la región desde la reunificación en 1990 y pocas grandes empresas mundiales se han instalado en ella.

Después de inyecciones de efectivo de 2 billones de euros (2 billones de dólares) a lo largo de tres décadas, la producción económica per cápita del Este sigue siendo tres cuartas partes los niveles de la Alemania occidental. La productividad es menor y el desempleo es 2 puntos porcentuales más alto que en Occidente.

Un informe del gobierno sobre el estado de la unidad alemana del mes pasado citaba una encuesta que mostraba que el 57% de los alemanes orientales se sentían como ciudadanos de segunda clase. Sólo el 38% de los orientales consideraban que la reunificación había sido un éxito, incluido sólo el 20% de los menores de 40 años.

Rudolph dijo que no se siente como un ciudadano de segunda clase.

“Pero también es cierto que siempre tienes que explicarte. Eso tampoco es agradable”, dijo. “Pensé que eso terminaría en unos años, pero no lo fue.”

Ilko-Sascha Kowalczuk, historiador y autor de `The Takeover - how East Germany became part of the Federal Republic’, dijo que el impacto económico de la reunificación perturbó todo el tejido social de Alemania Oriental.

“No hubo un proceso de unificación en igualdad de condiciones, sino más bien un proceso de alineación.... lo que existía en el oeste se practicaba en el este de forma individual”, dijo, añadiendo que algunos orientales ahora sentían que no eran “ciudadanos de pleno derecho”.

“Desde 1990, muchos alemanes del este han estado tratando de ser más alemanes de lo que nunca fueron los alemanes federales - y eso resulta en un nacionalismo abierto y en racismo”, agregó Kowalczuk.

“¡NOSOTROS SOMOS EL PUEBLO!”

El sentido de inferioridad de los alemanes de la parte oriental proporciona un terreno fértil para los partidos extremistas. En el estado oriental de Turingia, que celebra elecciones regionales el domingo, las encuestas muestran que la mayoría de los votantes apoyan al partido de extrema derecha, Alternativa par Alemania (AfD, por sus siglas en alemán) y a la extrema izquierda Linke.

En Turingia y otros dos estados orientales que celebraron elecciones el mes pasado, la AfD ha absorbido consignas que se utilizaron durante las protestas de 1989 que llevaron a la caída del Muro de Berlín, entre ellas “Wir sind das Volk! (¡Nosotros somos el pueblo!).

La AfD, que es mucho más fuerte en el este que en el oeste, está instando a los votantes: “El Este se levanta - ¡completa el cambio!”

Adoptando la palabra “Wende”, utilizada para describir la caída del comunismo de Alemania Oriental, la AfD hace un llamamiento a la “Wende 2.0”, instando efectivamente a los votantes a que eliminen los partidos establecidos en un estilo de juego de “drenar el pantano”.

Christian Hirte, comisario del gobierno para los estados del este, dice: “Tengo la firme convicción de que la inmensa mayoría de los alemanes del este no quieren tener nada que ver con los chiflados de extrema derecha violentos”.

Sin embargo, reconoce que la xenofobia es un problema que perjudica el atractivo de Alemania del Este como lugar de negocios.

“Tenemos que decirles claramente a los ciudadanos: está en nuestro propio interés nacional y regional el ser abiertos”, dijo.

El mensaje no ha llegado a todos.

Un informe del instituto ZEW de principios de este año mostró que la probabilidad de que un solicitante de asilo se convierta en víctima de un delito de odio en Alemania oriental es 10 veces mayor que en el oeste.

Imágenes como los disturbios de extrema derecha del año pasado en Chemnitz -los peores enfrentamientos de este tipo en Alemania en décadas- y el ataque de este mes a una sinagoga en Halle por parte de un extremista de extrema derecha han reforzado la imagen de un este desencantado y radicalizado.

Slideshow (4 Images)

En el último episodio de intimidación de la extrema derecha, la policía dijo esta semana que estaban protegiendo al líder de los conservadores de la canciller Angela Merkel en Turingia después de recibir una amenaza de muerte que finalizaba con un “¡Heil Hitler!

Este tipo de lenguaje es un anatema para Dagmar Simdorn, de 81 años, que creció durante la Segunda Guerra Mundial y luego vivió en la RDA, a sólo unos cientos de metros del Muro de Berlín. Todavía nota diferencias entre los orientales y los occidentales.

“Pero creo que a los jóvenes les va mejor”, dijo. “Es más fácil para ellos. Están creciendo en este tiempo de libertad. No saben nada del Este y del Oeste. Por eso creo que es tan importante recordar a los jóvenes cómo eran las cosas entonces”.

Información adicional de Oliver Denzer; editado por Giles Elgood; traducido por Andrea Ariet en la redacción de Gdansk

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below