October 1, 2019 / 7:14 AM / 2 months ago

China saca músculo militar para celebrar los 70 años de la República Popular

PEKÍN, 1 oct (Reuters) - China celebró su creciente poder y confianza con un despliegue masivo de material militar y un desfile de tropas en Pekín el martes, bajo la supervisión del presidente Xi Jinping, quien prometió un desarrollo pacífico en el 70º aniversario del nacimiento de la China comunista.

El evento es el más importante del año para el país, y con él China busca proyectar su seguridad frente a los crecientes desafíos, incluyendo casi cuatro meses de protestas antigubernamentales en Hong Kong y una guerra comercial con Estados Unidos que está minando su economía.

Xi, vestido con un traje gris pizarra al estilo “Mao” y acompañado por sus predecesores Hu Jintao y Jiang Zemin, dijo que China seguirá una estrategia de apertura mutuamente beneficiosa.

Los militares del país deben salvaguardar con determinación la soberanía, la seguridad y los intereses de desarrollo de China, y defender firmemente la paz mundial, dijo Xi a una multitud escogida en la plaza de Tiananmen, en comentarios transmitidos en directo por la televisión estatal.

“Ninguna fuerza puede hacer tambalear el estatus de China, ni impedir que el pueblo y la nación china avancen”, dijo Xi desde la Puerta de la Paz Celestial, donde Mao Zedong proclamó la fundación de la República Popular China en este día de 1949.

China debe mantener una prosperidad y estabilidad duraderas en Hong Kong y Macao, promover el desarrollo pacífico de las relaciones con el autogobierno de Taiwán y “seguir luchando por la reunificación completa de la madre patria”, añadió.

Xi, cuyo programa de modernización militar ha causado nerviosismo en toda la región, inspeccionó fila tras fila de material militar y pasó revista a las tropas.

Subido a una limusina negra de techo abierto, Xi gritó: “¡Hola, camaradas, camaradas trabajadores!”

Las filas masivas de soldados le gritaron: “¡Seguir al Partido! Luchar para ganar! ¡Forjar una conducta ejemplar!”

De vuelta al escenario, Xi observó cómo pasaban líneas masivas de tanques, drones y misiles.

Entre las armas que se exhibieron figuraban los misiles balísticos intercontinentales DF-41, la columna vertebral de la capacidad nuclear de disuasión de China, que puede transportar varias cabezas nucleares y llegar hasta Estados Unidos.

Después del desfile militar, bailarines y carrozas alabaron la historia de China, los logros y las regiones pasadas, junto con grandes retratos de los líderes anteriores de China y del propio Xi, que recibieron un fuerte aplauso.

Los trastornos de las últimas siete décadas —incluidos el Gran Salto Adelante, la Revolución Cultural y la sangrienta represión de los manifestantes pro-democracia en la Plaza de Tiananmen en 1989— no fueron mencionados.

Plaza de Tiananmen, con una carroza que muestra una imagen del presidente chino Xi Jinping, durante el desfile que conmemora el 70º aniversario de la República Popular China, en su Día Nacional en Pekín, China, el 1 de octubre de 2019. REUTERS/Thomas Peter

A CAL Y CANTO

El desfile de más de dos horas de duración de 15.000 soldados, 70 elaboradas carrozas y 100.000 civiles fue un momento de orgullo para muchos ciudadanos chinos, que vieron el espectáculo por todo el país en la televisión.

“No estoy tan familiarizado con los militares, pero me sorprendieron. Se me puso la piel de gallina”, dijo Meng Yichen, estudiante de Shanghái.

“Me encantaban las tropas femeninas. No había visto muchas antes, así que ver tantas esta vez fue un gran paso adelante”.

Un punto culminante para muchos chinos fue la aparición del policía de Hong Kong Lau Chak-kei ondeando una bandera china entre la multitud. Lau es considerado un héroe en China después de que apuntara con una escopeta cargada de balas de goma a cientos de manifestantes que asediaban una comisaría de policía de Hong Kong en la noche del 30 de julio.

Lau era el martes el cuarto tema más buscado en la red social china Weibo, similar a Twitter.

Xi sigue siendo ampliamente popular en China por su agresiva campaña contra la corrupción y por impulsar a la vanguardia de la política mundial la que es ahora la segunda economía más grande del mundo.

Pero se enfrenta a retos cada vez mayores, especialmente en Hong Kong, que se ha visto sacudido por las protestas que exigen una mayor democracia. La antigua colonia británica estaba cerrada el martes a cal y canto, con barricadas en el centro de la ciudad, tiendas cerradas y una fuerte presencia de la policía antidisturbios. Carrie Lam, líder de Hong Kong, se encuentra en Pekín para las celebraciones del aniversario.

Otro desafío es Taiwán, una democracia con poco interés en ser administrada por Pekín que celebra elecciones presidenciales en enero.

Taiwán condenó el martes la “dictadura” de China, diciendo que el país era una amenaza para la paz.

También hay minorías inquietas en el Tíbet y en la región musulmana de Xinjiang, donde China se ha enfrentado al oprobio internacional por detener a hasta un millón de uigures étnicos en lo que China llama un plan de desradicalización.

Otro de los problemas a los que se enfrenta China hizo acto de presencia en el desfile, ya que la ceremonia tuvo lugar bajo un cielo encapotado por la polución en Pekín, a pesar de los esfuerzos de toda la región para reducir las emisiones antes del aniversario.

La capital ha estado sometida a estrictas medidas de seguridad, y la policía ha dicho a los residentes cuyas casas dan a la ruta del desfile que no miren por las ventanas.

A los residentes chinos de a pie no se les permitió asistir al desfile, que se limitó a una multitud cuidadosamente controlada.

En una calle principal que conduce al centro de Pekín, a varios kilómetros de la Plaza de Tiananmen, se congregaban multitudes que estiraban el cuello para tratar de ver cualquier detalle.

Slideshow (7 Images)

Un barrendero instó a un transeúnte a ir a casa y ver el desfile por televisión.

“No puedes llegar caminando a la plaza de Tiananmen. Esto es todo lo cerca que puedes llegar”, dijo.

Información de Ben Blanchard; información adicional de Michael Martina, Ryan Woo, Yawen Chen y Tony Munroe, redacción de Shanghái, y Twinnie Siu en Hong Kong; traducido por Tomás Cobos en la redacción de Madrid

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below