September 16, 2019 / 10:48 AM / a month ago

El líder de Ciudadanos ofrece una salida al limbo político español

MADRID, 16 sep (Reuters) - El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, está considerando la abstención de su partido en una eventual votación de investidura para facilitar que Pedro Sánchez se mantenga como presidente del Gobierno español, aunque bajo una serie de condiciones.

Imagen de archivo del líder de Ciudadanos, Albert Rivera, al comienzo de una reunión de la ejecutiva del partido en Madrid el 29 de abril de 2019, un día después de las elecciones generales. REUTERS/Susana Vera

Sin embargo, una fuente del partido socialista se mofó del último movimiento del líder del tercer partido más votado de España y lo calificó de maniobra electoral.

Los socialistas ganaron las elecciones generales en abril pero sin suficientes escaños para gobernar por su cuenta, lo que ilustra cómo la política de la cuarta economía más grande de la zona euro se ha fragmentado tras la aparición de nuevos partidos.

Sánchez, de 47 años, ejerce actualmente como presidente en funciones, con lo que no puede aprobar grandes leyes por falta de mayoría y los presupuestos generales tendrán que volver a prorrogarse a menos que se resuelva el bloqueo.

Si el fragmentado Congreso de los Diputados no confirma a Sánchez como presidente antes del 23 de septiembre, habrá elecciones generales el 10 de noviembre -las cuartas en cuatro años- sin garantías de que una repetición electoral haga más fácil la formación de un gobierno.

Rivera hizo el lunes un llamamiento a Pablo Casado, el líder conservador del segundo grupo más votado, el Partido Popular (PP), para que se una a él y ofrezca su apoyo a Sánchez con tres condiciones.

Éstas son que el gobierno se comprometa a no subir los impuestos, que vuelva a aplicar de nuevo el artículo 155 de la Constitución en Cataluña si el Gobierno regional rechaza la sentencia del juicio a los líderes del procés, y que rompa el pacto con la izquierda abertxale en Navarra.

“Ofrecemos para España una solución de Estado: desbloquearemos la investidura si Sánchez acepta tres condiciones”, dijo Rivera en declaraciones recogidas por la cuenta de su partido en Twitter.

Sánchez evitó mostrar un acuerdo explícito a la propuesta de Rivera, pero dijo que no había obstáculos reales para su investidura porque sus políticas ya coincidían con las peticiones del líder de la formación naranja.

“YA ESTAMOS EN CAMPAÑA”

Sánchez dijo a periodistas que el gobierno actuaría si los separatistas catalanes hacen algo ilegal, que la carga fiscal de las familias debería aliviarse y que no había ningún pacto con la izquierda nacionalista vasca.

“No hay ningún obstáculo real para que PP y Ciudadanos se abstengan, no se les está pidiendo ningún tipo de apoyo sino simplemente una abstención en tanto y cuanto no hay ninguna mayoría alternativa parlamentaria distinta a un gobierno del partido socialista”, dijo, refiriéndose a otra posible investidura como presidente del gobierno.

Una fuente de alto rango del Partido Socialista dijo a Reuters que Rivera estaba maniobrando de cara una repetición de elecciones. “Ya están haciendo campaña”, dijo la fuente.

Pablo Simón, politólogo de la Universidad Carlos III de Madrid, dijo que la maniobra de Rivera pretendía responsabilizar a Sánchez de un posible regreso a las urnas.

“Es para hacer responsable a Sánchez de la repetición (electoral)”, dijo.

El PP de Casado, que se reunirá esta tarde con Rivera, aún no ha reaccionado oficialmente a la propuesta de este último.

Conscientes del hartazgo de los españoles con las urnas y la escasa capacidad de negociación de sus líderes políticos, los partidos están ansiosos por quitarse la culpa de encima si hay nuevas elecciones. En caso de que se produzca una nueva votación, la abstención podría ser un factor a tener en cuenta.

La propuesta de Rivera fue el lunes una sorpresa porque cualquier oportunidad de llegar a un acuerdo de gobierno en los últimos meses se había centrado en las difíciles conversaciones entre los socialistas y el partido antiausteridad Unidas Podemos, que -según ambas partes- habían llegado a un callejón sin salida.

Las encuestas muestran que tanto Ciudadanos, cuyo líder Rivera había tomado una postura contra Sánchez más dura que el PP del Casado, como Podemos perderían votos en una repetición electoral, mientras que el PP y los socialistas se beneficiarían.

Información de Emma Pinedo, Elena Rodriguez, Belen Carreno, Isla Binnie; Escrito por Ingrid Melander; Editado por Andrew Cawthorne; Traducido por Andrea Ariet en la redacción de Gdańsk

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below