March 13, 2019 / 4:41 PM / 5 months ago

El partido de extrema derecha Vox centra la atención en el juicio al procés

MADRID (Reuters) - El partido político de extrema derecha Vox tiene un papel activo en el juicio a los líderes separatistas catalanes en España, aprovechando la oportunidad de sacar rédito político con su ferviente oposición al movimiento independentista.

En la imagen de archivo, el secretario general de Vox, Javier Ortega Smith (I), habla durante el juicio a los líderes separatisstas catalanes en Madrid, el 13 de marzo de 2019 en una captura de vídeo. Spanish Supreme Court Pool via REUTERS

Los acusados en el caso han rechazado contestar a sus preguntas durante el juicio y uno de los testigos incluso tuvo que abandonar la sala tras negarse a responder.

Bajo la legislación española cualquiera puede personarse en una causa penal como acusación popular y participar en el juicio.

Vox, la última de una serie de formaciones en irrumpir en el cada vez más fragmentado panorama político español en los últimos años, ha hecho uso de esta peculiaridad para tener un papel protagonista en el juicio televisado a los líderes separatistas por su fallido intento independentista en 2017.

En el juicio hay 12 acusados por cargos que ellos niegan y que van desde la rebelión hasta la malversación de fondos.

Los líderes independentistas, de los cuales nueve están en prisión sin posibilidad de fianza desde finales de 2017 o principios de 2018, fueron detenidos después de que las autoridades autonómicas de Cataluña organizasen un referéndum considerado ilegal por los tribunales españoles, seguido de una declaración de independencia en octubre de 2017.

Vox, cuya plataforma se centra en el nacionalismo español y se opone con fuerza a cualquier concesión a las regiones, irrumpió en el panorama político doméstico tras obtener varios escaños regionales en las elecciones andaluzas de diciembre de 2018.

Alimentado por el rechazo a los inmigrantes, el alto paro y el impulso independentista en Cataluña, el de Vox fue el primer éxito electoral de un partido de extrema derecha en España desde la vuelta a la democracia tras la muerte del dictador Francisco Franco en la década de 1970.

El juicio, que se celebra en Madrid, ofrece a Vox un escaparate para buscar el voto de los españoles descontentos con el impulso independentista, un tema que enarbolan los tres partidos de derecha de cara a las próximas elecciones generales en España previstas para el 28 de abril.

“El tema del independentismo actúa como motor para Vox y creo tiene un buen capital al ser la acusación popular”, dijo Xavier Casals, un historiador nacido en Barcelona y especialista en la extrema derecha española.

“Visualmente es el ‘castigador’, el que ha conseguido que los independentistas sean juzgados por su actuación en el movimiento de separación”, añadió.

Muchos en el juicio no están contentos con esto.

“Por dignidad democrática y antifascista me niego a contestar y a reconocer y ser interrogado por Vox”, dijo el testigo Antonio Baños, ex parlamentario catalán por el independentista CUP, antes de abandonar la sala del juicio el 27 de febrero.

Es obligatorio que los testigos contesten a las preguntas en el juicio, y Baños y otra ex diputada regional de la CUP fueron sancionados con una multa de 2.500 euros y el riesgo de ser acusados por desobediencia si mantienen su rechazo a contestar a preguntas de los abogados de Vox.

Al contrario que los testigos, los acusados pueden rechazar las preguntas y ninguno de ellos ha aceptado ser interrogado por Vox.

La alcaldesa de Barcelona, la izquierdista Ada Colau, citada como testigo, aceptó sus preguntas, pero expresó su desaprobación en la sala.

“Estoy dispuesta a responder todas la preguntas por respeto a esta sala .. Pero necesito trasladar al tribunal mi incomodidad profunda por tener que responder a un grupo de extrema derecha”, dijo.

INTERÉS PÚBLICO

El mismo Vox insiste en que está ahí para defender el interés público y que su papel en el juicio no es político.

Pero fuera de la sala sigue insistiendo en el problema catalán y se presenta a sí mismo como garante de la unidad de España.

“Hay que ponerle coto al secesionismo, que nos quiere enfrentar, que nos quiere dividir”, dijo el secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, la semana pasada en una conferencia sobre Cataluña en el Parlamento Europeo, en Bruselas. Él es uno de los dos abogados de Vox en el juicio al denominado ‘procés’ en Madrid.

Vox, que también aboga por políticas antifeministas y contrarias a la inmigración, espera lograr escaños en las elecciones de abril, que serían los primeros a escala nacional para una formación de extrema derecha en España en casi 40 años.

No está garantizado que el juicio, que durará meses hasta su finalización y seguirá adelante mientras los ciudadanos acuden a las urnas, le dé votos a Vox.

El conservador Partido Popular, que se ha escorado más a la derecha tras el auge de Vox, y el centrista Ciudadanos también han puesto entre sus prioridades políticas la unidad de España y la línea dura contra el independentismo catalán.

“Hay una sobreconcentración de partidos en este campo de juego, parece haber una pugna por ver cuál es el más español de todos”, dijo Beatriz Acha, profesora de la Universidad Pública de Navarra y experta en partidos de extrema derecha en Europa Occidental.

El asunto está ayudando a que Vox sea conocido por el gran público antes de las elecciones. Los sondeos de opinión muestran que podría obtener hasta uno de cada ocho escaños, pero los sondeos varían enormemente.

Escrito por Jose Elías Rodríguez e Ingrid Melander, editado por Angus MacSwan. Traducido por Rodrigo de Miguel en la Redacción de Madrid

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below